¿Sufres insomnio? No está sola

¿Sabes cuánto necesitas dormir? ¿Deberías dormir ocho horas, o puedes arreglártelas con menos? ¿Te acuestas y te lleva horas conciliar el sueño? ¿O te duermes y a las cuatro de la mañana tienes los ojos abiertos como un búho?
Ane Martín -
¿Sufres insomnio? No está sola
¿Sufres insomnio? No está sola

No nos engañemos, algunas personas realmente pueden estar al 100% habiendo dormido 4 horas, pero si lo convierten en un hábito regular tendrá consecuencias negativas en su salud.

Dormir es una necesidad más que un placer y debemos convencernos de ello.

Nos autoexigimos demadiado, cargamos nuestro día de quehaceres y obligaciones, centrifugamos nuestra cabeza al contacto con la almohada... y le robamos hora al sueño consciente o inconscientemente.

Las personas que con regularidad escatiman en el sueño comienzan a mostrar signos de resistencia a la insulina, una alteración en la forma en que el cuerpo procesa la glucosa en busca de energía que puede obstaculizar nuestro rendimiento y, finalmente, acercarnos a la diabetes.

En lo relativo a cuánto es "suficiente", es algo muy personal pero la mayoría de los médicos están de acuerdo en que dormir menos de seis horas regularmente pone en riesgo la salud. ¿Te salen los números?

CANTIDAD VERSUS CALIDAD

La cantidad es solo un aspecto del sueño, también debemos tener en cuenta la calidad, o lo que es lo mismo, la cantidad de sueño reparador profundo que tenemos cada noche.

Independientemente de cuánto tiempo pases en la cama, las interrupciones como la apnea del sueño, donde dejas de respirar temporalmente durante la noche, pueden interferir con el sueño.

Publicidad

Tómate tu tiempo para analizar los siguientes parámetros cotidianos que hacemos sin darnos cuenta y toma medidas, dormir no es un juego y mucho menos de débiles como nos hacen creer algunos absurdos mantras.

¿Pasas sueño durante el día?

La somnolencia es un síntoma bastante específico de que no has dormido lo suficiente. Suena bastante sencillo, pero a menudo lo confundimos con fatiga, esa sensación de cansancio y de baja energía que puede tener una amplia gama de causas (incluido el duro entrenamiento). Además, a menudo es difícil mantener una perspectiva objetiva sobre los hábitos de sueño.

Pregúntate a ti misma, a tu pareja, a tus amigos y a tu familia, qué posibilidades hay de que te duermas en situaciones cotidianas como ver la televisión, mientras viaja en coche, a mitad de una conversación poco interesante, en una reunión… Cuantas más veces respondan "muchas", mayores serán las probabilidades de que necesites dormir más.

Mide tu sueño

Como corredora tienes una gran ventaja, si comienzas a sufrir en entrenamientos o carreras antes de lo que deberías, es una señal de advertencia temprana de que tu cuerpo no está rindiendo al máximo, y es posible que necesites dormir más.

Anota estos detalles en tu cuaderno de entrenamiento para intentar descubrir si el sueño es el causante. Además de hechos básicos como la distancia y el tiempo, anota la cantidad de horas que dormiste la noche anterior, reflejando la hora en que te acuestas y la hora en que te despiertas.

También, es probable, que necesites más cuando estás entrenando para una carrera larga como un maratón. Además, aunque no nos guste verlo, todo el mundo tiende a necesitar un poco menos a medida que envejece.

Publicidad

Corta y resetea

¿No puedes cambiar los ritmos adquiridos? Hay otra forma de descubrir tu ritual nocturno ideal, haz una estrategia y mídelo. Corta tu sueño temporalmente a propósito y vete añadiendo progresivamente más hasta que te encuentres bien. No es fácil, pero funciona.

Para probarlo, cuenta cinco horas desde el momento en que debes despertarte. Esa es tu nueva hora de dormir. Acuéstate y luego levántate cuando suene la alarma, sin trampa ni siestas.

Después de unos días, notarás que no tienes problemas para conciliar el sueño a la hora señalada, pero comenzarás a sentir sueño durante el día. Cuando esto ocurra, acuéstate 15 minutos antes y mira si puedes pasar el día sin dormirte. Repite según sea necesario hasta que alcances el equilibrio correcto.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La adidas Ultraboost 20 será la que le acompañará en los entrenamientos más duros....

La solución la tienen las prendas X-Bionic Twyce 4.0 y EFFEKTOR 4.0...

Aprendamos a tratar y prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior, una de la...

Es el aire que respiramos (y en el que entrenamos). Si te preocupa el medio ambiente,...

Saucony estrena tecnología de amortiguación con la Triumph ...

Asics rehace la Nimbus para que todo sea más suave y lujoso....