Las claves para cambiar de vida y salir a correr

Llenamos el día de obligaciones y, a veces, por causas ajenas a nuestra voluntad y a otras por falta de ella, hacer ejercicio se convierte en algo de lo que todos los días te acuerdas pero que casi ninguno llevas a cabo.
Ane Martín -
Las claves para cambiar de vida y salir a correr
Las claves para cambiar de vida y salir a correr

Con la llegada del buen tiempo, el cambio de hora y la "operación bikini" a la vuelta de la esquina... llega también el momento de los buenos propósitos. La lista es larga y variada y entre ellos, correr se ha hecho un hueco.

“He pensado que hoy voy a salir a correr, igual que ayer y antes de ayer… que también lo pensé”. Además de se ser un chiste malo, es una gran verdad. Llenamos el día de obligaciones y hacer ejercicio se convierte en algo de lo que todos los días te acuerdas pero que casi ninguno llevas a cabo.

Te dejamos algunos consejos para poder compaginar todo de la mejor manera:

  • Organízate: siéntate con tu agenda el domingo y establece los días que puedes entrenar esa semana y los horarios donde te vendrá mejor antes de que los espacios en blanco se llenen de otras prioridades.

  • Madruga: escuchar el despertador cuando aún no están las calles puestas es muy duro y la pereza es casi imposible de evitar, pero todo es cuestión de coger el hábito, así no habrá citas que se interpongan. Total, tendrás el mismo sueño pero mucha más alegría.

  • Todo preparado: si vas a madrugar es imprescindible que dejes tu ropa lista la noche anterior. Incluso afloja los cordones para que sea sencillo ponerte las zapatillas.

  • ¿Y si vas a trabajar corriendo? Mientras todos los demás se han quedado parados en un atasco tú aprovechas para hacer tu entrenamiento. Si tienes dónde cambiarte al llegar es una forma perfecta de sacar tu tiempo para entrenar y empezar el día con energía.

Publicidad
  • Piensa en la calidad, no en la cantidad: encontrar tiempo para una carrera de 20 minutos es fácil, solo debes aprovechar cada minuto para que sea realmente beneficiosa. Alterna un minuto un poco más rápido que tu ritmo normal con recuperaciones de un minuto. Calienta de dos a cuatro minutos y lo mismo para volver a la calma después. Algo es algo, y es mejor que nada.

  • Aprovecha las clases de tus hijos de natación o los partidos de fútbol para entrenar tú. Así podrás hacer deporte mientras ellos también lo hacen.

  • Establece metas a corto plazo: fija una cada dos semanas, y que sea específica. Por ejemplo, una meta puede ser correr tres veces a la semana durante las próximas dos semanas. A continuación, establece otra, y así sucesivamente.

  • Todas tenemos un mal día... o varios: reduce tu entrenamiento si es necesario, pero no tires la toalla porque un día no hayas conseguido sacar tiempo. Entrena, aunque sea poco, 15 minutos o incluso 10. Si no pierdes el hábito podrás reanudar una rutina más intensa cuando estés mejor.

  • Sé flexible: si las circunstancias cambian, no pongas excusas. Si una reunión sorpresa hace que no puedas correr a la hora de comer, intenta hacerlo después del trabajo. Si realmente quieres entrenar, encontrarás tiempo.

  • Disfrútalo: divertirte con una carrera aumenta en gran medida la probabilidad de que quieras encontrar tiempo para la siguiente. Entrenar una nueva ruta o a un ritmo distinto te ayudará a que no caigas en la rutina. Si por lo general entrenas en asfalto, cambia y entrena por el parque y corre a través de los árboles. La variedad es la sal de la vida.

Publicidad
Te recomendamos

Con un nuevo look y nuevas características de rendimiento, la versátil y polifacética...

Más amortiguación en cada paso...

Descubre una de las zapatillas con más amortiguación del mercado...

Así son las Spire 3 de 361º, unas zapatillas que aportan máximo confort y con una gra...

La zapatillas más polivalente de New Balance...

El calcetín alto compresivo cada vez más de moda...