La consulta de Hernán: ¿Puedo correr varios maratones al año?

Hernán Silván da consejos para correr éxitosamente una maratón.
Hernán Silván -
La consulta de Hernán: ¿Puedo correr varios maratones al año?
Los consejos de Hernán Silván: Varios maratones al año

Correr varios maratones al año

¿Qué repercusión tiene en nuestro cuerpo la disputa de más de dos maratones en un mismo año?

Aún se discute cuánto tiempo necesita el músculo para restablecer su funcionalidad y para reestructurarse anatómicamente tras una prueba de marcado desgaste fibrilar. Se sabe que una rotura muscular por accidente o sobrecarga puntual puede resolverse tras un período de sangrado espontáneo de tres semanas. En este tiempo se forma una fibrosis con material muscular que puede considerarse válida para, pasadas unsa semanas tras la recuperación, hacer ejercicio más intenso.

También sabemos que tres semanas después de correr un maratón, el corredor experimentado disfruta de una “luna de miel” fisiológica y puede disputar carreras cortas de diez o doce kilómetros con gran rendimiento.

Es una súper-compensación bien estudiada en atletas profesionales. Pero no tanto en atletas populares, en los que el afán por terminar tres o cuatro maratones en un año ha derivado, en muchos casos, en fatigas metabólicas que se hacen crónicas y los sumergen en años de bajo rendimiento. De hecho, si observamos a los profesionales, veremos que corren dos maratones al año y solo en una de ellas pueden hacer una gran marca.

Esto podría deberse a que sus músculos y articulaciones no rinden igual cuando hace poco tiempo que soportaron otra carrera de maratón. Las pruebas de más de treinta kilómetros que nos hayan hecho cambiar de sustrato metabólico (hidratos a grasa y grasa a proteínas, durante los diez o doce últimos kilómetros) pasan factura fisiológica durante meses. Y en personas de más de treinta y cinco años todo se agrava por la pérdida de asimilación y recuperación del esfuerzo, respecto a un joven de veinte.

No hay datos definitivos, pero, por precaución, no deberíamos invitar indiscriminadamente a nuestros lectores a que se lancen a correr varias maratones al año, pues esto requiere cierta juventud y mucho entrenamiento. ¿Excepciones? Las hay como en otras cosas de la vida. Pero yo haría una pregunta “con truco” a los entendidos: ¿Aún corre aquel taxista romano que disputaba, hace años, un maratón al mes?.

Correr sin agua

¿Se puede correr una media maratón sin beber agua?

Claro que sí. Pero hay que cumplir unas condiciones previas. La primera es el correcto nivel de hidratación diario. Si bebes bastante agua cada día, llegarás a la prueba bien hidratado. En segundo lugar, si la dieta contiene suficientes hidratos de carbono en relación a las proteínas, tendrás una reserva energética que hará que gastes menos agua en la prueba. Tercero, en los días previos debes ser muy escrupuloso con lo anteriormente dicho.

Cuarto, la humedad relativa del aire y la temperatura del lugar donde se dispute la prueba no deben ser muy altas. Quinto, debes ser una persona cuya sudoración no sea excesiva por algún motivo de salud concreto. Y en sexto y último lugar, es importante saber que si sientes sed durante la disputa de la prueba, tienes que beber algo, pues ésta aparece mucho después de que nuestro cuerpo necesite agua con cierta urgencia.

Pulsómetro

¿Por qué hay gente que sostiene que no es bueno competir con pulsómetro?

No es que sea bueno o malo. Cuando un niño no sabe nadar, es bueno que lleve manguitos u otro tipo de flotador. Pero es ridículo que se los ponga si se mantiene perfectamente a flote. Por la misma razón un corredor muy novato, al no poder precisar su ritmo, está excusado de utilizar un artilugio al que, personalmente, considero más propio del personal médico-deportivo que de los corredores.

Si tienes experiencia, puedes determinar si vas fuerte o lento. Y, en todo caso, para las dudas está el cronómetro. El ritmo al que se debe competir es una cuestión de sentido común. Y un pulsímetro no te lo dará, más bien te lo impondrá. Así nunca lo aprenderás. Ya digo: como los manguitos.

Algún día tendrás que dejarlos. Igualmente, podría resultar agobiante para el corredor la cinta comprimiendo la caja torácica y, también, los pitidos para los que van al lado. La protección cardíaca, el ajuste aeróbico más fino y la mejor planificación de tus objetivos las da el entrenamiento bien dirigido… pero no por un reloj más o menos sofisticado, sino por un buen técnico.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La campeona del mundo 2018 se suma a la carrera de los volcanes...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Mucho más agarre para este clásico del trail running de Asics....

Conoce la zapatilla que se adapta a la ciudad como ninguna otra....

Perfecta adaptación, firme y rápida para hacer los kilómetros que quieras es el resul...

La zapatilla casi perfecta de New Balance. Analizamos al detalle las Fresh Foam Beaco...