Los corredores hacemos cosas raras....

Nos untamos de vaselina, nos cubrimos los pezones con esparadrapo y nos vestimos con bolsas de la basura antes de una carrera. Llegan los trucos más especiales para prevenir los problemas cuando corres.
Redacción Corredor -
Los corredores hacemos cosas raras....
Corredores en el Maratón de Berlín de 2018 | Jordi Anguera

Claro está que, aunque todo esto le parezca extraño a los no iniciados, cada cosa tiene su razón de ser. Y lo mismo se puede decir de estos remedios caseros. A los no corredores les resultarán extraños, pero cuando veas lo bien que tratan, o previenen, lo males más frecuentes de los corredores, no te importará lo que opinen los demás.

1. Aceite de Oliva. No sólo sirve para cocinar y aliñar la ensalada. Cuando la temperatura exterior baja de los cinco grados el día de una carrera, una fina capa de aceite de oliva(que no tiene porqué ser virgen, ni de primera presión en frío, ni nada…) aplicada sobre la piel expuesta a la intemperie te puede ayudar a limitar la sensación de frío actuando como una capa de aislamiento natural que protegerá tus piernas, brazos y cara de los elementos.

2. Vaselina. En la semana que precede a tu próximo maratón, embadurna tus pies de vaselina cada noche antes de acostarte, y ponte unos calcetines por encima. La vaselina reblandecerá los callos y la piel dura de tus pies. Para que cuando te toque correr el maratón, la piel de tus pies estará tan suave e hidratada que será difícil que puedan formase ampollas mientras corres.

3. Bebida carbonatada sin gas. Cuando el estadounidense Frank Shorter ganó el maratón en los Juegos Olímpicos de 1972, su bebida era Coca Cola sin gas diluida. Aunque no es una bebida tan sofisticada como las bebidas isotónicas modernas, el refresco de cola es casi igual de eficaz. Cuando se diluye a partes iguales en agua contiene una concentración de carbohidratos de seis por ciento, más o menos lo mismo que una bebida energética tradicional.

4. Aceite del árbol de té. Maravilloso para los granitos, y para el pie de atleta. Si sufres este último, empapa una bola de algodón de aceite de árbol de té y aplícalo sobre la zona afectada. Mantenlo en posición con la ayuda de un trozo de esparadrapo y ponte un calcetín por encima. (Aviso, ten cuidado si tienes la piel sensible ya que al ser antiséptico es muy ácido y puede crear una reacción).

5. Ajo. Si el último consejo no te ha funcionado pasa a probar con el ajo. Echa varios dientes machacados en una palangana con un poco de alcohol puro. Mete tus pies en la palangana para que actué y te haga olvidar el picazón y el escozor del pie de atleta.

6. Agua tónica. Si sufres de calambres en las piernas, especialmente si estos ocurren por la noche, bebe 250 ml. de agua tónica al día. La quinina que se le añadió originariamente a el agua tónica para protegerse de la malaria también ayuda a reducir la frecuencia y la intensidad.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Sabios consejos del soriano dos veces campeón del mundo de maratón

Te recomendamos

A partir de este viernes 15 y hasta el 30 de noviembre. El sorteo será el 9 de diciem...

Te enseñamos todo lo que tienes que saber sobre el esguince de tobillo, una de las le...

Muchos corredores populares terminan haciendo series simplemente porque han oído habl...

La contaminación en las grandes ciudades es un hecho que afecta a toda la población, ...

Hace dos años Hannah Gavios se dañó la columna vertebral huyendo de un intento de vio...

Porque es clave lo que el corredor ingiere antes y durante para conseguir unos 42 km ...