7 errores que estás cometiendo con el protector solar

¿Sabes cuándo y cómo aplicarte el protector solar cuando sales a correr? ¿Conoces el significado de SPF? ¿Eres consciente de que algunos medicamentos son fotosensibilizantes?
Nerea Ruano -
7 errores que estás cometiendo con el protector solar
5 errores que estás cometiendo con el protector solar

Estar concienciado y fotoprotegerse bien es clave para prevenir el daño solar, ya sea verano o invierno, el sol nos acompaña siempre con sus efectos positivos. Pero no debemos olvidarnos de que una exposición prolongada y sin la protección adecuada puede dañar seriamente nuestra salud.

“Uno de los errores más comunes es pensar que la protección solar sirve para prevenir manchas o el envejecimiento y casi es el menor de los peligros. La exposición prolongada al sol puede producir daños en el ADN de las células de la piel; y estas malformaciones del ADN son las que realmente producen los melanomas que es un tipo de cáncer muy peligroso. Insisto, un melanoma no es una manchita, es un tipo de cáncer que puede producir hasta metástasis”, nos aclara Gracia de la Maza, especialista en estética facial.

ERRORES COMUNES AL USAR PROTECTOR SOLAR

Cuando se trata de protegernos del sol, todavía existen muchos falsos mitos que nos confunden y pueden tener graves efectos sobre nuestra salud.

Por no hablar de que hay muchos corredores que no se aplican crema solar con excusas de todo tipo... ¡con el sol no se juega!

1. No aplicarte la protección solar porque no luce el sol

Tendemos a pensar que solo necesitamos protección UV cuando está soleado, pero la radiación está omnipresente durante todo el año, incluso a la sombra o cuando está nublado. Se estima que, alrededor del 80% de la radiación ultravioleta penetra a través de las nubes, por lo que utilizar una protección solar adecuada es imprescindible.

Incluso si empiezas a oscuras por la mañana temprano, tienes que pensar que probablemente cuando estés terminando ya habrá aparecido el sol.

“Se suele ser consciente de que uno debe protegerse de los rayos UVA y UVB pero realmente también debes protegerte de la luz visible y de los infrarrojos.

"Incluso los rayos UVA que generan los monitores de los ordenadores también pueden pigmentar”, afirma Gracia.

2. Aplicarte un SPF insuficiente

El Factor de Protección Solar SPF, según sus siglas en inglés), es el sistema ideado por la Agencia de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA), universalmente aceptado, e indica el tiempo durante el que un protector solara aumenta la capacidad de defensa natural del cuerpo frente al enrojecimiento de la piel previo a la quemadura.

Todavía hay personas que creen que un factor de protección solar (SPF) 15 es más que suficiente, esto es un gran error si vas a salir a correr varios kilómetros. “El factor de protección depende de cada persona pero para salir a entrenar yo recomiendo el 50 o 50+”, aclara Gracia.

“En los últimos años se ha desatado una locura con el factor de protección. Por ejemplo, el SPF 100 no existe. Las máximas son 30, 50 y 50+. Pero ten en cuenta que nunca una crema protege al 100%”, nos cuenta Gracia.

Por eso también debemos combinar la crema solar con protecciones físicas como la gorras, viseras y, muy importante, las gafas de sol. Protegen tus ojos y la piel de alrededor de cánceres y cataratas.

Publicidad

3. Fijarte solo en el SPF

Es importante pero no el único índice a tener en cuenta. Y es que el factor de protección indica la protección de la quemadura solar producida por los rayos UVB, pero no por los rayos UVA.

Para estar seguro de que el fotoprotector que estás usando te blinda también contra los efectos a largo plazo apuesta siempre por las fórmulas de amplio espectro (capaces de filtrar todo tipo de radiación).

Gracia de la Maza nos explica brevemente la diferencia en los diferentes tipos de crema protectora solar, “en el mercado existen protectores físicos y químicos. Los físicos son minerales, actúan como barrera, no son absorbidos por la piel pero dejan la piel blanca, son más antiestéticos. Los químicos absorben la radiación pero se pueden degradar con mayor facilidad y al absorberse por la piel pueden causar alergias. Lo ideal son las cremas que combinan ambos".

4. Aplicarte insuficiente crema solar

Recuerda que la crema solar es solo la mitad de la batalla, debes usarla correctamente para conseguir toda la protección que necesitas. Ponte la cantidad suficiente, sé generoso, no una capa fina casi inexistente.

Y sí, los sprays son una buena alternativa, pero no puedes simplemente rociarlo, debes extenderte la crema solar asegurándote de que no te dejas ningún espacio sin ella.

Lo mejor es aplicar la fotoprotección sin ropa y delante de un espejo, de esta manera evitarás dejarte zonas sin cubrir.

5. Utilizar la misma crema para la cara y el cuerpo

“Deben ser diferentes por la sencilla razón de que la cara es una piel mucho más fina”, nos recomienda Gracia.

La piel de nuestra cara no es la misma que la de nuestro cuerpo, suele ser más sensible y más fácil de irritar. Los productos de protección faciales son más delicados y menos grasos.

Publicidad

6. Olvidarte de algunas zonas del cuerpo

“No olvides áreas menos comunes como el cuero cabelludo, el escote, el cuello, las orejas, los labios, la frente, la nuca y el dorso de las manos”, insiste Gracia.

En los hombres con poco pelo, muchos cánceres de piel aparecen primero en el cuero cabelludo. Es un lugar particularmente peligroso, porque los pelos que aún quedan pueden ocultarlos y es probable que no te mires a menudo la parte superior de la cabeza.

7. No tener en cuenta los medicamentos que estás tomando

Los medicamentos hacen que se produzca una fotosensibilización de la piel. Seguro que has oído más de una vez que los anticonceptivos pueden producir manchas y que cuando hay cambios hormonales también, y en esos momentos hay que tener muchísimas más precauciones con el sol.

Pero también lo son los antisthamínicos y los antidepresivos. Hay muchos medicamentos más como la cortisona, pero ya de menor uso común.

ALTERNATIVA: PROTECCIÓN SOLAR ORAL

Una mancha es un desorden de la producción de melanina y ésta es una sustancia imprescindible que utiliza el organismo como protección solar. El problema es que cuando hay alteraciones como mucha cantidad de radiación solar acumulada, se está tomando algún medicamento o influye un factor hormonal, la melanina deja de trabajar eficientemente y se producen las manchas”, nos cuenta Gracia.

La producción de melanina la produce una hormona que se llama tirosina, y las protecciones solares orales lo que hacen es actuar a nivel de la tirosina para que regule la producción de melanina.

“Soy fan de las protecciones orales para personas que realmente están muy expuestas al sol; si eres corredor, y tus horarios solo te permiten entrenar en las horas centrales del día, debes considerarlo”, nos apunta.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La prueba supera los 800 inscritos de los 1.100 previstos...

Así son las Spire 3 de 361º, unas zapatillas que aportan máximo confort y con una gra...

Las Super Cross y las Storm Viper tendrán edición especial para los 20 kilómetros de ...

La Vongo v4 es, posiblemente, zapatilla de estabilidad más completa que existe...

Un GPS muy compacto para no perderse mientras disfrutas de tu deporte favorito....

Conoce la zapatilla que se adapta a la ciudad como ninguna otra....