Alberto Hernández

Corre para que el sueño de la razón no produzca monstruos. Escribe y habla de correr porque de algo hay que comer...y comer le gusta casi tanto como coleccionar zancadas. No tiene trabajo desde hace 20 años; solo se levanta y acude a una redacción para juntarse con otros personajes de similar catadura.