Clara Simal: la madre de Mar

La maratoniana (embarazada de siete meses y medio) sigue corriendo cada día y defiende los beneficios de hacerlo.
Alberto Hernández
Clara Simal: la madre de Mar
La atleta y futura madre Clara Simal | soycorredor.es

Acaban de concluir los 10 km de Rivas, un divertido sube y baja por el asfalto de la población madrileña. En el Estadio Cerro del Telégrafo, inicio y fin de la aventura, una mujer joven trota por el interior de la pista de atletismo, procurando que el césped mitigue sus pisadas. No está enfriando, no ha participado. Vino para animar al padre de su futura hija, Mar, a la que le quedan un par de meses para conocerles.

Mientras él se acicala ante los preparativos de la ceremonia de premiación (la cosa se dio bien), ella gira y gira a un ritmo sostenido, asombrosamente ligero a pesar de su abultado abdomen y la precaución con la que negocia cada zancada. Los devotos locales del asfalto la reconocen sin dificultad. Clara Simal, campeona de España de maratón en 2017, a lo suyo. El objetivo es un cuarto de hora, pues ha entrado en una fase en la que el cuerpo no permite demasiados excesos: “Fue un cambio muy brusco de sensaciones cuando llegué a los 6 meses y medio, me vi obligada a reducir drásticamente el volumen. Hacía media hora mucho más lenta, a seis el mil, y cada semana quitaba minutos, ahora mismo voy casi a siete por kilómetro y solo corro 10-15 minutos minutos”.

También hacía dos días de series, pocas y lentas, recuperando mucho. Por ejemplo, 6 x 500 m a dos minutos recuperando dos o tres minutos".

Antes, tras los resultados satisfactorios de la ecografía de las 12 semanas, la integrante de la A.D. Marathon, corría todos los días. “Correr, solo correr. La bici y la elíptica la utilicé durante los tres primeros meses, porque tenía un poco de riesgo y lo aconsejable era hacer cosas sin impacto”, cuenta la medallista de bronce por equipos en el pasado Campeonato de Europa de maratón, antes de entrar en detalles: “Corría una hora diaria hasta los seis meses y medio. Empecé a un ritmo de cinco el mil. Normalmente yo ruedo a cuatro poco, es decir, embarazada lo hacía un minuto más despacio”. Uno puede sobreentender que sus entrenos se circunscribían al ámbito de la carrera continua, pero no. Titubea algo a la hora de confesar, por el qué dirán, que “también hacía dos días de series, pocas y lentas, recuperando mucho. Por ejemplo, 6 x 500 m a dos minutos recuperando dos o tres minutos”.

Clara Simal: la madre de Mar

Clara Simal durante un entrenamiento de gimnasio | soycorredor.es

Puede que a espíritus más tradicionales, de mantita y sofá, les altere los esquemas. Ella es consciente, no son pocos los sorprendidos ante su decisión. Pero de imprudente tiene poco. A los 32 años, arquitecta en una empresa de ingeniería, con miles de suelas pulidas en la carretera, confía en su experiencia casi tanto como en su instinto: “Mi médico es de la Seguridad Social y sabe que he corrido toda la vida y puedo seguir haciéndolo. Aunque no tiene conocimientos de atletismo de alto nivel, veía que en cada revisión el bebé estaba sano y yo también. Ponía mucho énfasis en que no me fatigase y yo misma me controlaba mucho esa sensación. La matrona también está de acuerdo y el control al que estoy sometida es exhaustivo, me siento muy segura. No lo hice a la ligera, he estudiado multitud de artículos de prestigiosos médicos deportivos. Uno de ellos, por ejemplo, decía que se podía rodar y hacer series siempre que fueses por debajo del 80% de tu máximo; para asegurar no pasaba del 60%”.

En ese afán por hacer las cosas de manera correcta “me apunté a Pilates, porque los médicos recomiendan hacer una actividad que refuerce el suelo pélvico para luego tener menos problemas al retomar la actividad normal, no solo la de atleta de élite, aunque siendo maratoniana es casi obligatorio para evitar muchas lesiones”. Lo de compensar rodajes e intervalos estaba más que interiorizado desde el comienzo del proceso: “No dejé de ir al gimnasio tres días a la semana. Hago trabajo general para mantener el tono muscular. Brazos, piernas, abdominales… Hay mucho miedo con los abdominales, y es cierto que no se pueden hacer todos, pero en Pilates te enseñan cuáles son los adecuados, en las clases específicas para embarazadas tienen total conocimiento”. ¿Y en cuanto al hierro manejado? “Levanto el mismo peso que antes de estar embarazada. Por ejemplo, hago sentadillas con 35 kilos -siempre he levantado muy poco- o prensa con 60, pero solo cuatro series de 15 repeticiones, cuando antes podía hacer ocho de 30… Me tiraba una hora en el gimnasio y ahora hago 20 minutos, como mucho media hora”.

Clara Simal: la madre de Mar

Clara Simal durante un entrenamiento de gimnasio | soycorredor.es

Hoy, con la criatura a punto de debutar, mantiene una rutina consistente en una hora de aeróbico (sumando la carrera a pie con la elíptica y la bici), 20-30 minutos de gimnasio y Pilates (solo una hora a la semana): “En principio daré a luz el uno de enero y mi idea es dejar de correr justo un mes antes. Llevo pulsómetro y veo que cada vez se me dispara más el pulso. A lo mejor a siete minutos el kilómetros subo a 160, como si estuviera haciendo series antes de estar embarazada. Ahora hago todas las sesiones de carrera sobre césped artificial, alrededor de la pista del INEF. Es totalmente llano y no hay riesgo de sufrir un tropiezo, pero hasta los seis meses y medio corría por la Casa de Campo”.

Quiero regresar a mi máximo nivel, volver a participar en un gran campeonato internacional y mejorar mi marca en maratón, 2:33:10".

Pueden imaginarse que, cuando Mar ya esté entre sus brazos, el objetivo no será ni mucho menos conservador: “Quiero regresar a mi máximo nivel, volver a participar en un gran campeonato internacional y mejorar mi marca en maratón, 2:33:10. He leído mucho sobre eso también, cómo las mujeres mejoran su rendimiento después de haber dado a luz; la plusmarquista mundial de maratón, Brigid Kosgei, sin ir más lejos. Pero también en otras distancias mucho más cortas… ahí tenemos a la campeona del mundo de 100 metros, Shelly Anne Fraser-Pryce”.

Todo lo relatado remite a una pasión, por supuesto, aunque la razón principal no hay que buscarla en el atletismo, si no en la salud, monda y lironda. “Me encuentro mejor, ágil, ligera, no impedida, ni pesada ni cansada… no hay color respecto a otras embarazadas que no pueden con su cuerpo y están como si hubiesen caído enfermas. Puedo hacer vida normal perfectamente. Controlo el peso y por lo tanto estoy más sana; hay estudios que demuestran que esto previene la obesidad en el bebé. Además, mantenerse activa durante la gestación, en principio asegura una recuperación más rápida post parto y, salvo que tengas complicaciones, un parto más fácil. Y no hay indicios de parto prematuro por hacer ejercicio, no se ha podido demostrar que el parto se adelante con respecto a mujeres sedentarias”, concluye, aunque seguro consciente de que, si Mar cambiase el ritmo y se adelantase tan solo un día, nacería en San Silvestre, lo que sería el punto y seguido a una metáfora preciosa.

Clara Simal: la madre de Mar

Clara Simal y su pareja Fran España | soycorredor.es
Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

¿Por qué amamos con tanta intensidad una prueba tan destructiva?

Te recomendamos

Aprendamos a tratar y prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior, una de la...

Es el aire que respiramos (y en el que entrenamos). Si te preocupa el medio ambiente,...

Saucony estrena tecnología de amortiguación con la Triumph ...

La Storm Viper II de Joma viste tus pies con los motivos más alegres de Ibiza...

Asics rehace la Nimbus para que todo sea más suave y lujoso....

Más protección y confort para blindar al corredor durante la época de frío con el tej...