El primero de los mortales

Yago Rojo, que finalizó noveno en el Campeonato de España de Cross, cuenta cómo es competir contra un grupo de "privilegiados".

Yago Rojo después de finalizar noveno en el Campeonato de España de Cross | Sportmedia
Yago Rojo después de finalizar noveno en el Campeonato de España de Cross | Sportmedia

El Campeonato de España de Cross en categoría masculina tuvo ayer un claro protagonista: Carlos Mayo. El zaragozano, ante su público, se echó la carrera a las espaldas y firmó una actuación soberbia para hacerse con su primer título nacional de campo a través. Sin embargo, y aunque la realización de la retransmisión de televisión no lo ofreciera, unos metros por detrás de la cabalgada de Mayo y de los a la postre medalla Abadía y Oumaiz, se estaba librando una tremanda batalla por las plazas de honor en el top ten.

Uno de los atletas que luchaba en esas posiciones, quizá el más desconocido para el público, era el madrileño Yago Rojo. Nacido en 1995, este auténtico 'currante' del atletismo acumula en los últimos años actuaciones soberbias en los nacionales de cross, siempre cerca de las medallas. Pero como él mismo cuenta en el texto que os ofrecemos a continuación, "lo de ayer es otra cosa. Fue un auténtico privilegio competir contra atletas de este tipo".

El primero de los mortales

Yago Rojo en el Campeonato de España de Cross | Sportmedia

EL PRIMERO DE LOS MORTALES

Por Yago Rojo

Sabía que mi triunfo ayer en Zaragoza era ser el primero del resto. El primero de los mortales. Y creo que debo irme muy contento a casa con el noveno puesto que conseguí. Me gustaría creer que puedo pelear con ellos 'de tú a tú', pero la realidad es otra de momento. Los que entraron delante de mí, a día de hoy, juegan en otra liga.

Después de mi séptimo puesto hace dos semanas en el Campeonato de España de Clubes en Soria y con la ausencia de los cinco o seis máximos favoritos al triunfo en le nacional individual, entrar entre los 12 primeros ayer era el máximo objetivo. Y esperar a que alguno de delante fallara.

Haber sido sexto en 2018 y séptimo en 2019 me obligaba, como mínimo, a intentar repetirlo. Así planteé la carrera. Valiente desde el primer kilómetro con el grupo cabecero hasta que Carlos Mayo, Toni Abadía y Ouassim Oumaiz pusieron otra marcha. A partir de ahí me mantuve en el segundo grupo y supe que tocaba sufrir (o disfrutar).

Porque encontrarme en ese pequeño grupo pelando con Dani Mateo (décimo del mundo en maratón), Adel Mechaal (subcampeón de Europa de la disciplina y campeón de Europa de 3.000m), Chiki Pérez (27:59 en 10km y bronce dos años consecutivos de este campeonato), Fernando Carro (plusmarquista español de 3.000m obstáculos y plata en el último europeo de la distancia), Ayad Lamdassen (tres veces campeón de España de cross) y Mario Mola (tres veces campeón del mundo de triatlón) ha sido un auténtico privilegio. Encontrarme con todos estos fuera de serie creo que ha hecho sacar mi mejor versión.

Por eso creo que tengo que estar más que satisfecho. Hacer la mejor carrera de la temporada (y una de las mejores de mi vida) en un lugar así y con unos rivales así es algo que me hace muy feliz. Un resultado que, además, llega después de un año en el que las cosas parecían haberse torcido pero que finalmente ha acabado como siempre había soñado.

El primero de los mortales

Yago Rojo en el Campeonato de España de Cross | Sportmedia