Bragado: "Doha es una oportunidad para poder despedirme en Tokio"

Veintiséis años después de su primera experiencia en los Mundiales, cuando se proclamó campeón mundial en Stuttgart'93, el marchador madrileño se propone utilizar su experiencia número 13 en el torneo como trampolín hacia unos nuevos Juegos Olímpicos.

EFE

l español Jesús Ángel García Bragado | EFE
l español Jesús Ángel García Bragado | EFE

Jesús Ángel García Bragado, de 49 años, el "abuelo" de la selección española que competirá, del 27 de septiembre al 6 de octubre, en los Mundiales de atletismo de Doha, afronta sus decimoterceros campeonatos del mundo como "una oportunidad de llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020", en los que pondría fin a su larga carrera deportiva.

Veintiséis años después de su primera experiencia en los Mundiales, cuando se proclamó campeón mundial en Stuttgart 1993, el marchador madrileño se propone utilizar su experiencia número 13 en el torneo como trampolín hacia unos nuevos Juegos Olímpicos, que para él serían los octavos. En Río 2016 ya batió el récord histórico de participaciones de un atleta, con 7.

A Catar voy sabiendo que tengo una oportunidad de ir a los Juegos Olímpicos de Tokio y llegar al final de este largo viaje que ha sido mi carrera deportiva.

"Este nuevo campeonato lo afronto como oportunidad para ir a los Juegos de Tokio, que es donde he decidido poner fin a mi carrera deportiva. Cuando terminé en Río 2016 no tenía tan claro dejar de competir, pero ahora sí: me gustaría llegar a Tokio para hacer allí mi última competición de 50 km y me imagino que mi última prueba a todos los niveles", declaró a EFE García Bragado, recién llegado a Doha con la primera expedición española.

"No acudo a Catar pensando en que llevo 13 Mundiales", advirtió, "sino en que tengo una oportunidad de ir a los Juegos Olímpicos de Tokio y llegar al final de este largo viaje que ha sido mi carrera deportiva". Cumplirá los 50 diecinueve días después de competir en Doha.

García Bragado arribó este domingo a Doha en el primer contingente del equipo español y de inmediato se puso a trabajar. "Salimos por la noche a entrenar y la verdad es que hace calor, pero habiendo estado aquí en agosto, parece que un poquito menos".

Las expectativas personales de todos los que venimos aquí son buenas, aunque luego hay que encontrarse bien el día D a la hora H.

"De todas formas -subrayó- las condiciones van a ser duras porque nunca se había competido ni de noche ni con tanto calor. Por mucho que afloje esta semana, la temperatura va a ser bastante alta". En tales condiciones, anticipa, "habrá que ser prudente y ver con qué ánimo salen los más arriesgados".

"Es una prueba que va a durar cerca de cuatro horas, por las condiciones en que vamos a competir. Todos nos hemos preparado lo mejor posible, con muchas concentraciones y mucha previsión. Tanto los maratonianos como los marchadores venimos con una buena preparación para competir en un lugar tan poco habitual".

García Bragado se muestra, en principio, optimista: "Las expectativas personales de todos los que venimos aquí son buenas, aunque luego hay que encontrarse bien el día D a la hora H. Habrá que ver cómo se van dando las circunstancias porque igual de aquí a una semana cambia el tiempo".

La prueba de 50 km marcha, con salida conjunta de hombres y mujeres, se disputará el próximo sábado, 28 de septiembre, a las 23.30 horas locales (22.30 CET, 20.30 GMT).