Correr en la cinta del gimnasio no es tan mala opción

A las seis de la tarde es de noche, algunos días, el frío, la lluvia o ambos son insoportables... dale una oportunidad a la cinta del gimnasio.
Linda Sansegundo -
Correr en la cinta del gimnasio no es tan mala opción
Correr en la cinta del gimnasio no es tan mala opción

El invierno es muy largo y entre semana es muy probable que las horas en las que puedes salir a entrenar, ya sea muy temprano o a partir de media tarde, no quede ni un atisbo de sol y sea totalmente de noche... Si corres sola y por caminos poco transitados, elimina correr al aire libre como una posible opción. Si además se une que las condiciones meteorológicas son muy desfavorables, viento frío, lluvia o ambos, dale una oportunidad a la cinta del gimnasio.

Es aburrido, lo sabemos, pero podrás correr que al final es lo que buscamos.

¿POR QUÉ CORRER EN CINTA SI NO PODEMOS HACERLO FUERA?

La cinta de correr permite que te centres en el propósito del entrenamiento sin ningún riesgo, es una opción fácil y cómoda realmente.

Gastarás mucha más energía en los días de clima complicado, y la cinta te permitirá invertir tu energía en lo que verdaderamente importa: la distancia, la velocidad, el tiempo y demás detalles. Además, tu cuerpo se recuperará más fácilmente de un entrenamiento en buenas condiciones que de uno al aire libre con mal tiempo.

Seamos realistas y siempre buquemos un plan B, el uso de la cinta del gimnasio reduce tu riesgo de perder entrenamientos debido a problemas climáticos y a la oscuridad. Puedes entrenar en cualquier momento, no tienes que preocuparse de encontrar un camino seguro o esquivar los coches en la oscuridad.

PUEDES HACER UN ENTRENAMIENTO VARIADO

No es tan monótono ni aburrido como pueda paracer a priori, debido a que se puede ajustar la inclinación de las cintas de correr, adapta el entrenamiento que tenías ese día en el plan o incluso simular los altibajos exactos de la carrera que estás entrenando.

Si vas a hacer series, debes tener en cuenta que la velocidad debe ser un 5% mayor por cada 1% de pendiente que añadas.

Algunas cintas incluso permiten pre-cargar perfiles reales y ajustar automáticamente la inclinación.

Publicidad

Como te comentamos en este artículo, incrementando la pendiente en tan sólo un 1% se conseguirá una mayor implicación de la musculatura posterior con un gasto energético algo mayor.

Este pequeño incremento de la pendiente va a igualar las demandas mecánicas y energéticas de la cinta con respecto al exterior, de esta forma, evitaremos en gran medidas descompensaciones y alteraciones en nuestra mecánica de carrera, aunque lógicamente nunca igualaremos a la realidad y las demandas que realiza sobre el terreno nuestro sistema muscular.

NO TE CONFÍES, LA PERCEPCIÓN, QUE NO EL ESFUERZO, PUEDE SER MAYOR

Que sudes más cuando corres en la cinta no es un indicio de que te estés esforzando más que si hicieras el mismo entrenamiento al aire libre. El hecho de estar en un sitio cerrado y haber menor ventilación puede provocar un aumento de la percepción del esfuerzo y la frecuencia cardíaca.

La monotonía de los paisajes al no disponer de estímulos visuales así como el hecho de que la longitud de la zancada pueda ser más corta y realices más zancadas en menos tiempo, puede también incrementar también esa percepción de tu esfuerzo y que los entrenamientos se te hagan más largos.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La adidas Ultraboost 20 será la que le acompañará en los entrenamientos más duros....

La solución la tienen las prendas X-Bionic Twyce 4.0 y EFFEKTOR 4.0...

Aprendamos a tratar y prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior, una de la...

Es el aire que respiramos (y en el que entrenamos). Si te preocupa el medio ambiente,...

Saucony estrena tecnología de amortiguación con la Triumph ...

Asics rehace la Nimbus para que todo sea más suave y lujoso....