Cuatro claves para afrontar tu próximo 10 k

"Si fuera fácil, no sería tan divertido, y todo el mundo lo conseguiría. Pero tú estás preparada, así que... confía", nos alienta la atleta internacional Marta Galimany.
Marta Galimany -
Cuatro claves para afrontar tu próximo 10 k
Marta Galimany | Fotografía: Carlos Paredes

1. Ponte en manos de un/a entrenador/a cualificado/a

Un buen entrenador que analizará tu caso en particular, te ayudará a marcar objetivos adecuados para ti y a planificar tus entrenamientos de manera progresiva, para que puedas disfrutar de todo el proceso y conseguir resultados basados en una mejora constante.

2. Disfruta del camino

La constancia es la clave para no dejar de mejorar. Para tener constancia debes disfrutar de los entrenamientos. Para disfrutar de los entrenamientos estos no deben ser demasiado exigentes. Si te cuesta… es que vas demasiado rápido. Si se te hace pesado… es que es demasiado largo. Si te parece aburrido… es que siempre haces lo mismo.

Para conseguir una mejora constante necesitas centrarte en disfrutar del proceso, si lo consigues, los resultados llegan solos.

3. Busca la buena suerte

No pretendas tener suerte en la competición sin habértela buscado primero. La buena suerte se crea, no aparece por casualidad.

Antes de competir en el 10 k tienes que crear las circunstancias adecuadas para que tu marca objetivo sea posible. Esto se consigue en los entrenamientos, por supuesto, pero también en la alimentación, el descanso, la prevención de lesiones… Escucha a los expertos, déjate asesorar por los mejores y hazles caso.

Si trabajas correctamente en todos los sentidos, estarás creando las circunstancias adecuadas para conseguir tu objetivo. Si no sabes de qué te estoy hablando, léete el libro “La Buena Suerte” de Fernando Trias de Bes y Àlex Rovira i Celma.

Publicidad

4. Confía

Has estado entrenando bien, siguiendo las pautas marcadas por un/a entrenador/a cualificado/a, a quien has hecho caso en todo. Has disfrutado del camino, saboreando cada entreno, cada pequeña mejora, incluso has disfrutado los días que menos te lo esperabas porque no has dejado de sumar. Te has cuidado y has creado las circunstancias adecuadas para tener buena suerte en el 10k. El día de la competición ha llegado y has conseguido que las posibilidades de fracaso sean muy bajas, ¡enhorabuena!

Sólo te falta confiar en ti misma, creer.

En carrera, el primer kilómetro te va a salir unos 5-10” más rápido del ritmo previsto, es inevitable, se sale rápido para conseguir una buena posición en carrera, las energías están íntegras y el disparo de salida te acelera más de lo que toca. No pasa nada, ya sabes que esto pasa.

A partir de aquí, coge el ritmo crucero que te has marcado, sin recuperar los segundos ganados en el primer kilómetro. Son tuyos y los tienes en el bolsillo. Mantenlos de margen para el final, un colchón que te puede venir bien si se hace más duro de la cuenta.

Sé constante, mantén en el ritmo, cree en ti misma y no pienses demasiado. Cuando llegues al kilómetro 7 esto se va a poner difícil. Llega el momento de la verdad. Aquí ya sólo depende de ti y de tu cabeza, de lo que estés dispuesto/a a sufrir para conseguir el objetivo.

Si fuera fácil, no sería tan divertido, y todo el mundo lo conseguiría. Pero tú estás preparada, así que... confía.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Aprendamos a tratar y prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior, una de la...

La condropatía rotuliana es una patología recurrente en el mundo del running....

La nueva colección de Salomon se adapta a tus necesidades...

La Noosa es el modelo más famoso del triatlón ...

New Balance actualiza su tecnología para que sea más ligera y con más rebote....

El pulsómetro Suunto 5 reaparece con nuevos colores para adaptarse a todos los gustos...