Los brazos también corren

Los brazos tienen vital importancia en el gesto general de la carrera, menos que el tren inferior, pero son necesarios e imprescindibles.

Linda Sansegundo

Los brazos también corren
Los brazos también corren

Las corredoras tenemos tendencia a hacer kilómetros y olvidarnos de todo lo demás… y luego nos lamentamos de no ganar velocidad o de que no nos "luce" nada el entrenamiento... y es que no solo se corre con las piernas. La fuerza en el tren superior es fundamental para ganar potencia, mejorar nuestra técnica y por lo tanto prevenir lesiones y un paso más allá, mejorar nuestras marcas.

Afortunadamente, casi todas estamos ya mentalizadas sobre la importancia de entrenar el core y, poco a poco, el suelo pélvico... pero hacer ejercicios de brazos, hombros y espalda tanto en casa, con gomas, como en el gimnasio, ya es otra cosa. Hay muchos músculos aparte de los de las piernas que no dejan de trabajar mientras corremos y debemos fortalecerlos y estirarlos de la misma manera que hacemos con las piernas.

Ten presente que fortalecer los brazos es especialmente importante para nosotras, independientemente de la distancia y velocidad, ya que habitualmente suele ser una parte del cuerpo que tenemos débil, poco trabajada y, por tanto, sin fuerza.

Trabajando tus brazos, hombros y espalda mejorarás la fuerza de tus músculos y desarrollarás una buena postura, lo que mejorará hasta tu respiración.

El movimiento de brazos es un factor imprescindible en el buen correr: conduce tu cuerpo hacia delante y mantiene la cadencia y el ritmo.

Los brazos permiten impulsar más y mejor, proporcionan equilibrio y estabilidad, ayudan a correr más rápido, mejoran la técnica de carrera y son necesarios para fortalecer y potenciar las piernas y el tronco. Intervienen en cualquier ejercicio complementario para la carrera y, sobre todo, en la propia carrera. Hay un hecho curioso, y es que por la cadencia en el movimiento de los brazos se puede saber si un corredor va forzado o suelto, sobre todo en competición.

La importancia de los brazos dependerá de la velocidad a la que te desplaces, es decir, cuánto más rápida sea la carrera más incidencia tendrán los brazos como impulsores y estabilizadores.

En las carreras de montaña la importancia del braceo es más elevada que en otras disciplinas. Por ejemplo, en la fase de subida con el ascenso de fuertes pendientes, los brazos cumplen una labor básica en el impulso, facilitando de este modo la progresión cuando más nos cuesta correr.

¿Es bueno correr con pesas en las manos para fortalecer?

La realidad es que no es muy recomendable, todo lo que sea correr con pesos extras en las extremidades (superiores e inferiores) provoca un posible deterioro de la técnica que ocasionará una peor economía de carrera y seguramente no nos de los resultados esperados en el trabajo de la fuerza de brazos.

Lo ideal es trabajar los brazos de forma específica en el gimnasio, con ejercicios analíticos o más funcionales para insistir de verdad en esta parte del cuerpo.