Motivación para tu primera carrera de 5k

Aún no sabes cómo... pero te han convencido, ¡ya estás inscrita a tu primer 5k! Has empezado a correr pero, a veces, es normal que te falta motivación.

Linda Sansegundo

Motivación para tu primera carrera de 5k
Motivación para tu primera carrera de 5k

Cada una tenemos diferentes razones para correr, por lo que es importante aprovechar esa razón particular por la que empezaste a correr. ¿Por qué has decidido correr un 5k? Haz una lista de esas razones, que algunas solo tú sabes, por las que empezaste a entrenar; no hay mayor motivación que esa.

La motivación es sin duda la clave del éxito y un problema al que muchas principiantes se enfrentan.

Una vez que tengas hecha tu lista, ponla en un lugar donde lo veas cada día como el espejo del baño o el frigorífico de la cocina. Tener un recordatorio diario de nuestros objetivos, manteniéndolos visibles físicamente ayuda a que lo tengamos en la mente.

Cuando estás tratando de cambiar un comportamiento o adquiriendo un hábito es fácil distraerse y perder el foco entre todas las demás exigencias diarias que tenemos.

CONSEJOS PARA MANTENER TU MOTIVACIÓN

  • Cuenta con un entrenador que te diseñe un plan a tu medida

Comienza tu entrenamiento según sea tu nivel físico en este momento. Confía en un entrenador cualificado que, una vez valorada tu forma física actual y disponibilidad horaria, te prepare u plan de entrenos personalizado.

Cumple sus indicaciones y consúltale cualquier duda que te pueda surgir. No caigas en el error de entrenar cada día al límite de tus posibilidades, corres el riesgo de lesionarte y perder el ánimo, que puede llevarte al fracaso.

  • Encuentra tu momento, agéndalo y no te lo saltes

Aunque habrás leído y escuchado muchas veces que lo mejor es realizar el ejercicio a primera hora de la mañana, si es posible, porque así después no habrá excusa posible o quehacer que se interponga en el camino; analiza tu agenda e incluye en el entrenamiento en el hueco que mejor te venga.

Agéndalo y no lo muevas bajo ningún concepto.

Y, de todas maneras, piénsalo, correr por la mañana es una gran sensación y un excelente comienzo para el día.

  • Márcate pequeños objetivos

Habla con tu entrenador para irte poniendo pequeños objetivos en los entrenamientos, conseguir metas te hará sentirte mejor y seguir peleando cada día cuando te cueste un poquito más.

Mide tu frecuencia cardíaca en reposo, la presión arterial, el peso, el porcentaje de grasa corporal, y / o mediciones de la circunferencia de tu cintura para ayudarte a hacer un seguimiento de tu transformación, junto con el seguimiento de tu kilometraje.

Ver el cambio nos puede ayudar a mantener la ilusión. Tu frecuencia cardíaca en reposo y la presión arterial deben ser inferior cuando tu nivel de condición física mejore. Comprobar tu peso, el porcentaje de grasa corporal, y / o la circunferencia de la cintura también pueden proporcionar la motivación necesaria.

En tu diario de entrenamiento, ten en cuenta cómo te queda la ropa y cómo varía tu energía durante el día. ¿Estás durmiendo mejor? ¡Ten en cuenta incluso los cambios más sutiles!

A su vez, el día de la prueba, divide la carrera en segmentos más pequeños, ir consiguiendo objetivos pequeños te mantendrá en constante motivación.