Para qué sirve el rodillo de espuma o foam roller

Los efectos de utilizar el foam roller van mucho más allá del músculo que masajeamos, se beneficia también el sistema nervioso. Pero, ojo, con cuidado.

Linda Sansegundo

Para qué sirve el rodillo de espuma o foam roller
Para qué sirve el rodillo de espuma o foam roller

El foam roller no deja ser un sencillo rodillo de espuma sobre el que, con la ayuda de nuestro propio peso corporal, podemos realizar liberación miofascial. Hay rodillos de muchos tipos pero habitualmente cuentan con protuberancias para ayudarnos a que el masaje sea más profundo que si la superficie fuese lisa.

Su efecto va mucho más allá del músculo que masajeamos, se beneficia también el sistema nervioso produciendo adaptaciones que van más allá de los factores mecánicos producidos por el simple hecho de tumbarnos encima de un rodillo.

A pesar de su popularidad debes tener en cuenta que no es una varita mágica, hay que usarlo con cabeza ya que el el uso incorrecto puede causar daño muscular. La presión que ejerces con el mismo nunca debe producir dolor y recuerda que tu propio peso es el encargado de hacerla, así que está en tu mano controlar que el masaje no sea molesto.

Beneficios del foam roller

  • Preparar el músculo para el esfuerzo

El foam roller no solo podemos usarlo para recuperarnos de una sesión a otra, o aliviar dolores musculares, también es un buen elemento para introducir en el calentamiento, de manera suave. Nos ayuda a activar nuestro cuerpo.

  • Alivia la tensión muscular

Libera al cuerpo de contracturas leves y adherencias, lo que nos previene de contracturas fuertes. Controla tú misma la presión que ejerces en la zona liberando de manera gradual la tensión.

Es una herramienta fantástica para aliviar los puntos gatillo.

  • Activa la circulación de la sangre

Activar la circulación de la sangre nos beneficiará a la hora de mejorar la circulación de desechos para provocar su eliminación

  • Mejora tu rango de movimiento

También es muy útil para ayudarnos a estirar, para elongar nuestros músculos ya que así podrá tener una amplitud de movimiento mucho mayor.

  • Previene lesiones

El beneficio más importante, sin duda. Esta herramienta te ayudará a que la recuperación de tus músculos sea mucho más rápida y que estés listo para tu siguiente entrenamiento.

En definitiva, activa y recupera la musculatura.

¿Cómo utilizar el foam roller?

  • A una intensidad suave

Pasarte el rodillo de espuma de forma agresiva puede hacerte sentir bien, pero cuidado porque puede anular tu sensación de dolor. Cuando esto sucede, es quizá por utilizar demasiada presión o por incidir demasiado tiempo en un músculo en particular.

Como pasa con casi todo, el hecho de que te duela no significa que sea más eficaz, es mejor trabajar poco el tejido que hacerlo en exceso. Asegúrate de evitar las zonas óseas.

  • Combínalo con estiramientos

Para recuperarte después de entrenar comienza haciendo rodar de forma ligera el rodillo de espuma en una zona durante 30 segundos, a continuación, estira suavemente el área durante 10 segundos. Puedes repetir este ciclo hasta tres veces en cada área del cuerpo.

  • Para recuperar, no para tratar lesiones

¡Es casi la recomendación más importante! Si te pasas el foam roll por un área lesionada puedes agravar el tejido muscular dañado, sobre todo en los primeros días después de la lesión.