Vigila tus niveles de hierro

¿Te sientes excesivamente fatigada? ¿Te falta el aire al respirar? No lo dejes pasar, son los principales síntomas de la anemia del corredor cuando los niveles de hierro son bajos.

Julia Niño

Vigila tus niveles de hierro
Vigila tus niveles de hierro

El hierro es uno de los minerales clave para las corredoras, ya que es un mineral vital para la producción de hemoglobina, la proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno que respiramos hasta los tejidos y el dióxido de carbono desde los tejidos hasta los pulmones que lo eliminan. Es decir, el hierro es vida.

Además, este mineral ayuda a mantener el sistema inmunitario en buen estado y a tener unas buenas defensas, aumentando la resistencia a las enfermedades.

En corredoras con una dieta inadecuada o elevados volúmenes de entrenamiento, puede presentarse la deficiencia de hierro y, con ello, la temida anemia. Ésta afecta negativamente al rendimiento deportivo y a la calidad de vida, siendo las mujeres deportistas una de las poblaciones que más desarrolla este déficit debido a sus demandas de hierro durante la menstruación y el embarazo.

El hierro lo encontramos en muy pocas cantidades en nuestro organismo, por lo que la mejor forma de aportarlo al cuerpo es a través de la alimentación.

Síntomas de la deficiencia de hierro

La mejor forma de determinar si estás padeciendo de déficit de hierro o anemia es a través de un análisis de un sangre, debes hacerla con cierta periodicidad para tener un buen control, consúltalo con tu médico.

Solo para que tengas una orientación, en la analítica no solo debemos mirar la cantidad de hierro reflejada, además debemos fijarnos en otros indicadores clave: hemoglobina, hematocrito, el total de la capacidad de fijación del hierro y la ferritina.

Cuando existe una deficiencia de hierro, la cantidad de éste es bajo, la capacidad total de fijación del hierro (TIBC) es alta y la ferritina es baja. En estado de anemia, la hemoglobina y los hematocrito son bajos.

Un nivel de ferritina inferior a 30 ng/ml en mujeres puede ser suficiente para reducir el rendimiento deportivo.

Los principales síntomas cuando los niveles de hierro son bajos son la fatiga y una ligera falta de aire al respirar, junto con otros síntomas como dolores de cabeza y un deterioro del rendimiento intelectual.

Aunque cuidado, no siempre que experimentes estas sensaciones estarás ante una anemia, ya que al correr necesitamos una respiración más intensa y frecuente, y después de los entrenamientos y competiciones el cansancio suele ser mayor, e incluso de "no poder con nuestro cuerpo", que el habitual.

Justamente, aquí radica la dificultad en la detección de este problema en muchas corredoras, cuesta diferenciar el agotamiento de un duro entrenamiento con la falta de hierro.

¿Cómo evitar una bajada de hierro?

Para mantener nuestros niveles de hierro debemos llevar una dieta equilibrada donde prestemos especial atención a los alimentos ricos en este mineral tan indispensable para nosotras.

El tratamiento de un déficit de hierro requerirá una suplementación pautada por tu médico y este tratamiento debe combinarse con una dieta que incluya alimentos ricos en hierro y que favorezca la absorción de este mineral.

Por último, recuerda que si crees que padeces de déficit de hierro, evita consumir café, la leche o té con comidas ricas en hierro, ya que el calcio inhibe su absorción. Por el contrario, la vitamina C aumentará la absorción del hierro.