Cómo disminuir el impacto de la contaminación mientras corres

4 medidas sencillas para mejorar tu salud como corredor.
Equipo C -
Cómo disminuir el impacto de la contaminación mientras corres
Un corredor en la Carretera de les Aigües en Barcelona | soycorredor.es

Puede que muchos de vosotros recordéis las declaraciones de uno de los mejores corredores de la historia, Haile Gebrselassie, que en una rueda de prensa anunció su ausencia del maratón de los Juegos Olímpicos de 2008 con una frase rotunda: “No quiero suicidarme en Pekín. Correr en esa ciudad, con los niveles de contaminación que hay, sería muy perjudicial para la salud. No se puede competir en esas condiciones”.

Si bien es cierto que no podemos comparar la calidad del aire de Pekín con la de España, las palabras del etíope regresan a nuestra memoria en una época en la que la preocupación por la salud en las grandes ciudades ha motivado que en muchas de ellas se activen protocolos de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno, que van desde las limitaciones de velocidad a las de la circulación de determinados vehículos por zonas protegidas, como es el caso, por ejemplo, de Madrid Central, que es una zona de bajas emisiones que comenzó a funcionar el 30 de noviembre de 2018 y que, según los expertos municipales “favorece al peatón, la bicicleta y el transporte público, que gana en protagonismo y espacio también con la reforma de calles como Gran Vía o Atocha. El distrito Centro se convierte así en un pulmón para la ciudad en pleno corazón de Madrid”.

Con el tema de la calidad del aire en plena efervescencia en muchos núcleos urbanos, el RACC y la compañía aseguradora Zurich han elaborado un estudio que analiza el impacto de la contaminación en las personas que practican deporte al aire libre, especialmente la carrera a pie, y que mide las diferencias de concentración de contaminantes en función del día, hora y lugar, con el objetivo de aportar información útil al corredor para planificar sus entrenamientos.

Para evaluar la calidad del aire, el estudio ha medido la presencia de los elementos contaminantes más frecuentes en las ciudades y que más afectan a la salud de las personas: el dióxido de nitrógeno (NO2) y las partículas en suspensión (PM2,5 y PM10).

Las mediciones se han efectuado en cuatro puntos calientes, por donde más corredores se ejercitan, de las cinco ciudades estudiadas (Barcelona, Madrid, Sevilla, San Sebastián y Málaga).

Resultados de la calidad del aire

No se han detectado concentraciones de contaminantes que generen alarma en ninguna de las ciudades o que desaconsejen la práctica de deporte al aire libre.

Consecuencias para nuestra salud

Una calidad del aire deficiente tiene consecuencias negativas en la salud y en la calidad de vida de las personas. Sin embargo, los estudios científicos indican que la salud no empeora por el hecho de practicar deporte en lugares con una mala calidad del aire. Al contrario, la actividad física en entornos abiertos se considera muy positiva, ya que una vida sedentaria es mucho más perjudicial que la exposición a elementos contaminantes.

¿Estamos bien informados?

Los ciudadanos no disponen de una red de medición que facilite información a pequeña escala, calle por calle, aunque en una misma ciudad puede haber patrones distintos de contaminación en función de la hora del día y de la ubicación. Tampoco existen plataformas o APPs de running que ofrezcan información detallada de la calidad del aire y que recomienden, en tiempo real, las calles más adecuadas para hacer deporte.

Recomendaciones para corredores

Entre las recomendaciones del estudio de Zurich y el RACC se encuentran las siguientes:

  • Planificar los entrenamientos. En la medida que sea posible, programar los entrenamientos priorizando: primero, los lugares de la ciudad con menos afluencia de tráfico; segundo, los días festivos; tercero, los días laborables al mediodía o por la tarde/noche, en función de la presencia de tráfico. (Nota de la redacción: durante los meses de verano habría que evitar correr en las horas centrales del día)
  • Alejarse de la calzada o de las fuentes emisoras de contaminantes (vehículos motorizados, polvo, maquinaria de calefacción y de generación de electricidad, actividades metalúrgicas y térmicas…). Distanciarse un metro de las fuentes emisoras de contaminantes puede reducir un 15% la exposición y practicar deporte en vías sin tráfico podría reducir un 60% la exposición.
  • Continuar con los hábitos de entrenamiento que exige la práctica del deporte, ya que los beneficios de correr son superiores al impacto negativo de respirar aire contaminado. Una vida sedentaria sí que tiene un impacto muy negativo para la salud a largo plazo.
  • Respirar por la nariz, que actúa como filtro natural, es mejor que hacerlo por la boca.
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La campeona del mundo 2018 se suma a la carrera de los volcanes...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Mucho más agarre para este clásico del trail running de Asics....

Conoce la zapatilla que se adapta a la ciudad como ninguna otra....

Perfecta adaptación, firme y rápida para hacer los kilómetros que quieras es el resul...

La zapatilla casi perfecta de New Balance. Analizamos al detalle las Fresh Foam Beaco...