¿En qué consisten los ejercicios con peso corporal?

Como su propio nombre indica, los ejercicios con peso corporal te permiten trabajar la fuerza sin más material que tu propio cuerpo.

Noelia Hontoria

Las flexiones son un ejemplo de ejercicio con peso corporal.
Las flexiones son un ejemplo de ejercicio con peso corporal.

Cuando hablamos de ejercicios de fuerza, lo normal es que la primera imagen que aparezca en nuestra cabeza sea la de una persona levantando pesas. Sin embargo, quizás te guste saber que también puedes trabajarla sin ayuda de ningún material, utilizando solo el peso de tu propio cuerpo. Esto es lo que se conoce como ejercicios con peso corporal.

Claves de los ejercicios con peso corporal

Como su propio nombre indica, la principal característica de los ejercicios con peso corporal es que no necesitan ningún apoyo o material adicional más allá de tu cuerpo. Gracias a esto, puedes realizarlos en cualquier momento o lugar, ahorrando además tiempo y dinero.

Este tipo de ejercicios están especialmente enfocados a trabajar la fuerza y la musculatura. No obstante, también puedes disfrutar de otros beneficios como, por ejemplo, el desarrollo del trabajo neurológico y motriz, un menor estrés para las articulaciones, la prevención de lesiones, la combinación de diferentes aptitudes, la mejora del equilibrio y la flexibilidad o la capacidad para quemar grasa más rápidamente, entre otros.

Antes de comenzar, recuerda que el calentamiento dinámico es importante para poner a tono el cuerpo, calentar los músculos, aumentar la frecuencia cardíaca y favorecer el torrente sanguíneo.

¿En qué consisten los ejercicios con peso corporal?

La plancha es uno de los ejercicios con peso corporal más completos

Una vez que ya estés a tono, puedes comenzar con los ejercicios con peso corporal. ¿Cuáles son los más habituales y fáciles de hacer? Aunque su impacto en la musculatura es similar al de otras modalidades más potentes.

  • Sentadillas: ¿Quién no ha hecho alguna vez unas sentadillas? Este ejercicio consiste en mantener la espalda recta y bajar el cuerpo de manera que las rodillas formen un ángulo de 90 grados y los glúteos queden a su altura. Puedes hacer repeticiones de subir y bajar el tronco o mantener la posición durante unos segundos para endurecer la zona gracias al peso corporal.

  • Flexiones: Otro clásico que seguro has practicado en más de una ocasión y que a partir de ahora reconocerás como un ejercicio con peso corporal son las flexiones. Para llevarlas a cabo, debes colocarte tumbado bocabajo en el suelo, apoyado sobre las puntas de los dedos de los pies (o sobre las rodillas si eres principiante), y subir el tronco únicamente con la fuerza de los brazos, manteniendo las palmas de las manos apoyadas en el suelo.

  • Plancha: Una variante de las flexiones es la plancha. Al igual que el anterior, colócate tumbado bocabajo en el suelo, con el único apoyo de las palmas de las manos y las puntas de los dedos de los pies. Mantén la posición todo el tiempo que puedas. Este es un ejercicio muy completo con el que trabajas un buen número de músculos y que, aunque a priori parece fácil, cuando lo practiques verás que requiere un gran nivel de intensidad.

Las flexiones de tríceps, las dominadas, el burpee, las zancadas, el crunch o el mountain climber son otros ejemplos de ejercicios con peso corporal.