Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares

Así nos fue corriendo con el sonido por conducción ósea.
Maikel Gómez -
Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares
Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares

¿Qué accesorios suele llevar siempre un corredor? Dejando de lado lo imprescindible (zapatillas, calcetines, pantalón y camiseta) y exceptuando el reloj GPS o el móvil, el podio lo coparían probablemente las gafas de sol (muy necesarias para correr relajado y sin forzar el gesto), la gorra (básica en épocas de calor) y los auriculares para reproducir música o emisiones de podcast. ¿Y si pudiéramos combinar las gafas y la música todo en uno? Mystic Volt es un dispositivo que nace con esa idea, la de olvidarte de los auriculares y recibir la música a través de las gafas. Con una particularidad: a diferencia de modelos como las Oakley Radar Pace, que incorporan una especie de auricular en la patilla que se inserta en la oreja, las Mystic Volt transmiten el sonido mediante conducción ósea, es decir, va por el hueso hasta el nervio del oído.

¿QUÉ ES LA CONDUCCIÓN ÓSEA?

La tecnología de conducción ósea hace que el sonido se propague a través de los huesos del cráneo e históricamente ha sido empleada en el sector médico (para individuos con problemas de audición). En el caso de las Mystic Volt, el emisor de vibraciones va colocado en cada una de las patillas, a medio camino entre el ojo y la oreja, y emite la vibración que recoge el cerebro. Las técnicas médicas comenzaron en 1923 con el Osophone.

Las Mystic Volt aprovechan la conducción ósea para que el usuario pueda escuchar mientras hace su actividad deportiva sin necesidad de tener que aislarse del entorno. En el caso de ciclistas, por ejemplo, supone una sanción de hasta 200€ para aquellos que estén escuchando música con sus auriculares mientras montan en bicicleta por vías públicas.

ASÍ SON LAS MYSTIC VOLT

Lo primero que notamos al recibir las gafas para poder realizar la prueba de producto es que las Mystic Volt están más posicionadas como un producto urbano que deportivo. Incluyen una funda rígida que a primera vista puede parecer algo más grande de lo habitual, pero dentro, además del par de gafas, inorpora el manual de instrucciones, el cable de carga USB, un par de lentes intercambiables, una pequeña bolsa que sirve como gamuza y una pegatina con el claim Feel Freedom (siente la libertad, su eslogan). Aquí puedes ver un ejemplo de qué contiene la caja:

A primera vista las gafas son robustas, con un estilo que recuerda a las míticas Wayfarer de RayBan, así que es difícil compararlas con modelos más deportivos. El peso en nuesta báscula es de 45 gramos, que a primera vista supera el de las típicas gafas de competición (yo uso para correr unas Styrpe Martín Fiz de unos 26 gramos y he de reconocer que lo noté al principio, pero claro, mis gafas no tienen sensor Bluetooth ni auriculares...) En primera puesta son cómodas y cubren bastante amplitud con la lente, no notando que me entra brillo por los laterales de la cara.

Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares

Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares

CORRIENDO CON ELLAS

Tras realizar una carga rutinaria a través de la patilla derecha con el cable USB incorporado, de unos 50 centímetros de longitud, emparejé las gafas con mi teléfono móvil sin mayor problema. El procedimiento es el habitual: encender el dispositivo y pulsar un botón durante unos segundos para activar la búsqueda de dispositivos Bluetooth, lo que se indica a través de unos pitidos (no hay "voz en off"). Es curioso porque, con las gafas puestas, no eres consciente de que lo estás escuchando a través del cráneo (todavía).

Al empezar a reproducir música comienza la magia. Si nunca has probado un aparato de conducción ósea, como creo que somos mayoría, al principio te sientes un poco raro, porque "oyes" sin necesidad del oído. Se mezcla el sonido ambiente con lo que estás escuchando, así que te toca decirle al cerebro que la situación es la normal.

Las gafas permiten subir y bajar el volumen desde la patilla derecha (con un sistema de botones en la parte inferior) y tienen un sensor táctil a mitad de la patilla izquierda (zona exterior) que puedes tocar con el dedo índice de tu mano izquierda. Te permiten hacer pausa (con un toque) y cambiar de canción (deslizando adelante o atrás con el dedo). Si te entra una llamada puedes contestarla con un toque en la zona táctil, o rechazarla deslizando el dedo. Además te permite activar Siri o Google Assistant si dejas el dedo pulsado durante unos 3 segundos. Yo, a decir verdad, soy algo torpe y manazas y a veces no consigo acertar con la zona táctil a la primera, y tampoco soy muy fino a la hora de cambiar de canción, qué le voy a hacer...

Las llamadas se escuchan con la suficente nitidez, tanto para el que las lleva puestas como para la persona que te llama por teléfono. Puedes mantener una conversación sin mayor problema, salvo que vayas a un ritmo que te impida hablar, claro...

Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares

Mystic Wear: las gafas de sol con música sin auriculares

¿Y CÓMO SUENAN?

Este es el principal punto a tener en cuenta a la hora de decantarse por un modelo de gafas con conducción ósea. Lo primero: el sonido no llega por el oído, eso hay que tenerlo muy, muy claro. La experiencia no va a ser inmersiva, ni aislante, ni tan llena de matices como unos auriculares in-ear como los que existen en el mercado. Eso quiere decir que algunos matices de la producción musical se pueden perder, lamentablemente.

Por otra parte, si estás acostumbrado a escuchar podcasts o audiolibros puede que notes que "pierdes" algo de nitidez o de ganancia, no olvides que lo que te llega por el hueso va mezclado con el sonido ambiente. En alguna ocasión me costó entender al 100% mi podcast favorito, que es Aquí Hay Dragones, todo sea dicho. Por último hay que tener en cuenta que la vibración ósea es exactamente eso, vibración, así que notarás una especie de "cosquillas" en el cráneo, no es molesto, pero has de saber que eso va a ocurrir. Y de alguna manera ese pequeño sonido es perceptible por gente que tengas cerca, aunque a pequeña escala: es decir, los que tengas a tu lado pueden saber si estás oyendo heavy-metal o música clásica...

La carga de la batería se realiza en un par de horas y declaran una autonomía de 5 horas. Hasta el momento he realizado varios rodajes durante una semana con ellas y no he tenido necesidad de cargarlas.

¿CUÁNTO CUESTAN LAS MYSTIC VOLT?

El precio de las gafas Mystic Volt es de 139€ a través de su página web. Se trata, en definitiva, de un producto bastante novedoso y con una tecnología no muy explotada hasta el momento por los usuarios. Existen modelos de auriculares de conducción ósea en el mercado cercanos a los 100€, en este caso añadirías una cantidad por tener el 2 en 1 (gafas + auriculares de conducción ósea).

Las Mystic Volt están disponibles en cuatro colores (azul, gris, negro y granate) en su página web.

También te puede interesar

Un auricular con conexión bluetooth pensado específicamente para deportistas. Sometemos a los Jaybird Run a nuestra particular review.

Que sean inalámbricos, resistentes al sudor y que pesen poco, estas son algunas de las características de los mejores auriculares para correr.

Te recomendamos

Llega a su quinta generación mejorando su rendimiento y con nuevas tecnologías...

Más amortiguación en cada paso...

Descubre una de las zapatillas con más amortiguación del mercado...

Así son las Spire 3 de 361º, unas zapatillas que aportan máximo confort y con una gra...

La zapatillas más polivalente de New Balance...

El calcetín alto compresivo cada vez más de moda...