Cuál es la huella de carbono de tus zapatillas

Etiquetar zapatillas como productos 'verdes' podría ser una buena iniciativa para reducir la huella de carbono

La utilización de plásticos ya existentes reduce la huella de carbono
La utilización de plásticos ya existentes reduce la huella de carbono

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Como ya sabrás, la fabricación de materiales plásticos y sintéticos genera CO2, no solo los tubos de escape de coches, camiones o el tráfico aéreo. Esto también afecta a lo que llevamos puesto en los pies para correr, desgraciadamente. Las estadísticas dicen que la industria del calzado emite unos 700 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, cada año. Eso equivale al uso de energía de 80.775.444 hogares en un año.

Un par de zapatillas en nuestros días genera entre 11.3 y 16.7 kilogramos de dióxido de carbono.

Si miramos un poco más cerca, a nuestros pies, se traduce en que un solo par de zapatillas para correr hechas de materiales sintéticos dejan una huella de carbono de entre 11.3 y 16.7 kg de CO2. Hasta los años 60 del siglo pasado, aproximadamente, las zapatillas se hacían con materiales naturales y a mano, pero eso ahora es absolutamente inviable debido a la masificación de este producto que tanto demandamos y que resulta muy lucrativo para las marcas.

Cualquier producto plástico creado hoy, incluyendo el poliéster, puede ser desechado y ser un problema mañana. Muchas de las grandes empresas están cambiando algunos procesos ya, como adidas, que desde 2012 han impulsado proyectos como Parley para afrontar el problema de los residuos plásticos e incluirlos en el proceso de fabricación de nuestros productos. Esas prendas que realizan en colaboración con Parley están fabricada con los residuos que plásticos que se recogen de los océanos. Según anunció el pasado año la compañía, producirán 11 millones de pares de zapatillas con residuos plásticos marinos reciclados. Su gran objetivo es que para el 2024, todos sus productos sean fabricados sin poliéster virgen. Todo reciclado.

Adidas y Allbirds también se acaban de unir para desarrollar un plan común y eliminar la huella de carbono de sus productos, y ya están en acción. Primero, miden las emisiones de todo, desde sus materias primas hasta el final de su vida útil. Después reducen su impacto incorporando elementos como materiales naturales y reciclados. Y finalmente, compensan la pequeña parte que queda de las emisiones de carbono, haciendo de Allbirds un negocio completamente libre de carbono. Aunque su objetivo es aún más grande: no emitir carbono desde el inicio. Creen que puede existir un futuro sostenible, pero solo si nos hacemos todas las partes responsables.

El mar está plagado de botellas y residuos plásticos, una lacra en la huella de carbono
El mar está plagado de botellas y residuos plásticos, una lacra en la huella de carbono

Hay que reemplazar los materiales sintéticos por materiales renovables siempre que se pueda. También se debe de hacer un seguimiento de la energía utilizada en toda la fabricación, e incluso en la producción de productos naturales como el algodón, que requiere un gasto de agua muy elevado. No hay que olvidar el uso y el consumo. La energía de la lavadora también entra en la ecuación (una zapatilla puede pasar mucho tiempo sin ser lavada), y cuándo dejamos de utilizar una zapatilla o una prenda para comprar otra nueva son pequeñas acciones que si se suman los millones de productos deportivos que se fabrican, hace que el impacto siga hacia arriba o descienda esa huella de carbono.

Patagonia lo tiene claro, y anima a reparar en vez de comprar continuamente prendas nuevas. Con una zapatilla de correr es mucho más difícil porque se desgasta y pierde propiedades técnicas, pero al igual que buscamos un coche que gaste y contamine poco, podríamos hacer algo similar con las zapatillas y la ropa, comprando las que muestren que se han hecho con plásticos reciclados para reducir el impacto. No sería una mala solución que las grandes marcas empezasen a etiquetar sus zapatillas más ecológicas. Sería un buen punto a tener en cuenta a la hora de elegir una u otra con las mismas características de amortiguación, por ejemplo. 

 

Adidas ya tiene sus mascarillas deportivas

Relacionado

Adidas ya tiene sus mascarillas deportivas

adidas 4DFWD

Relacionado

NOVEDAD | adidas 4DFWD

Los mejores vídeos