Las 15 claves para disfrutar del Maratón de Nueva York

Este domingo se corre la edición número 49 del maratón más famoso del mundo.
Corredor -
Las 15 claves para disfrutar del Maratón de Nueva York
Las 15 claves para disfrutar del Maratón de Nueva York
  1. Si vas con agencia oficial se va en bus hasta el mítico Puente de Verrazano, pero es muy recomendable ir el barco (es gratis) desde Baterry Park, una opción que permite apurar más y estar menos tiempo en el campamento de salida y además de regalo ver amanecer mientras navegas junto a la Estatua de la Libertad.

  2. A los campamentos de salida sólo puede entrar la gente con dorsal (lo revisan uno a uno). Hay estricto control de entrada con arcos de seguridad como si fueras a coger un vuelo. Sólo se permiten las bolsas transparentes que da la organización (cualquier tipo de mochila, incluso un camelbak, está prohibido y es requisado).

  3. La espera hasta la salida (hay 4 oleadas, la primera de ellas a las 9.40 y luego 10.15, 10:40 y 11) se hace en un campamento con tres villas: verde, naranja y azul que corresponde a las tres zonas de salida. Puedes estar en cualquier de ellas pero, ojo, localizar muy bien vuestra entrada del cajón ya que los cierran 45 minutos antes de la salida y no dan ni un segundo de cortesía. Si llegas tarde, tienes que esperar ya a la siguiente oleada.

  4. Hay que llevar mucha ropa de abrigo (que luego se recoge para dar a las personas necesitadas) ya que a esas horas del día y al lado del río hace normalmente un frío que pela. Este año además se esperan temperaturas por debajo de los 10 grados. Hay algunas carpas en salida (en una de ellas se puede escuchar misa) pero evidentemente no hay 50.000 plazas por lo que toca esperar al descubierto sentado en un bordillo. Desde el atentado en el maratón de Boston se prohibieron tiendas de campaña, sacos de dormir, edredones de cama, además de las caretas que impidan verte el rostro y los disfraces que se excedan del perímetro del cuerpo (ya no es posible, por ejemplo, ir vestido de la Torre Eiffel).

  5. Esta espera, junto al madrugón (lo normal es salir de los hoteles no más tarde las 6 de la mañana) y el duro perfil de la segunda mitad es lo que hace que no sea un maratón para salir a hacer el marca sino para disfrutar de cada detalle. Hay 1.700 cabinas de baño, pero en ningún orinéis fuera de ella ya que no dejarán correr.

Publicidad
  1. Más importante que nunca el desayuno. Por el cambio horario en realidad para tu cuerpo se da la salida sobre las 3 de la tarde y es fácil tener hambre durante la carrera si no desayunas bien. El maratoniano Asier Cuevas nos decía hace dos años cuando fue el mejor español en meta que si era hora de comer había que comer más que desayunar. Allí en la salida te dan bagels, café, té, agua, plátanos, Gatorade y barritas en plan “buffet” pero lo normal es llevar tu yogur con cereales o lo que sea tu desayuno habitual.

  2. Siempre recomendamos usar la salida azul o naranja ya que son las que salen por la parte superior del puente que ofrecen las mejores vistas. Si te ha tocado el dorsal verde, puedes cambiar pero a un cajón cuyo número sea superior a tu número de dorsal. Lo mismo si sois varios amigos y queréis ir juntos. Podéis hacerlo yendo a la salida del que tenga el dorsal más alto.

Las 15 claves para disfrutar del Maratón de Nueva York

Las 15 claves para disfrutar del Maratón de Nueva York
  1. Los momentos previos están marcados por el canto a capela del himno nacional americano y tras el cañonazo de los marines empieza a atronar el “New York, New York” de Frank Sinatra mientras avanzas hacia el Puente. Un truco, mantener una sudadera de abrigo hasta que bajéis el punto (son unos 3 km) porque suele hace mucho viento y es fácil coger frío. Puedes parar a hacer fotos pero no a mear (lo hace gente pero dejan claro que si te pillan estás descalificado).

  2. En los puentes no está permitido el acceso al público, pero en cuanto bajas entras en Brooklyn que es dónde más anima la gente. Entre la emoción, el recorrido favorable hasta el medio maratón y el griterío ensordecedor es fácil lanzarse por la entre la emoción…y luego pagarlo. Ponte tu nombre en el frontal de la camiseta en letras bien grandes. Te sentirás como en casa de lo que te van a chillar por tu nombre. Animan tanto que hasta cuando entras en Williamsburg, sobre el km, 16, casi te relaja el silencio en la zona de los judíos dónde ese día es valorable (no hay tampoco puntos de animación).

  3. El Medio Maratón está en la mitad de la subida de la subida del puente Pulasky con el que pasas al barrio de Queens en el que estarás hasta el Puente de Queensboro (km 25). Es 1’5 km de subida que resulta algo agobiante, es bastante cerrado y de pronto se hace el silencio…pero justo al bajar y entrar en la Primera Avenida vas a vivir un momento muy especial ya que según vas bajando el puente oyes el griterío de los miles de personas que te espera en la Primavera Avenida ya en Manhattan.

Publicidad
  1. Yo siempre digo que el muro en Nueva York está antes. El cuerpo viene con la paliza del viaje en avión más el jet lag y el madrugón y si le sumas la subida al Puente si no has reservado es fácil empezar a tener problemas ya en la Primera Avenida una recta de casi 7 km muy ancha en la que te vas haciendo pequeño. Está a rebosar de público y es una buena idea ir pegado a un lateral para sentirse más arropado. En el km 30 tienes el único punto de gel (los colores de los voluntarios que los reparten te indican el sabor), mientras que agua y Gatorade tienes en cada milla desde la 3 a la 25. Comida sólo tienes plátanos en la milla 20 y 23 aunque hay gente se monta su propio avituallamiento y te dan desde chuches a papeles para que te seques el sudor.

  2. En el Bronx estás 3 km escasos, hay menos público pero muy enrollado. Un nueve puente, el de Madison Avenue, te lleva a Harlem camino del gran reto final: recorrer la Quinta Avenida, 79 calles, desde las 138 a la 59, la última milla una subida con un desnivel moderado pero que en el km 36 hace mucho daño. Sales de la Quinta para entrar a Central Park. Nada más entrar hay una zona llana, aprovecharla para recuperar fuerzas porque luego vienen las continuas subidas y bajadas en el parque. Sales a la Quinta Avenida a la altura del hotel Plaza y tienes que recorrer la calle 59 hasta la Estatua de Colón (ya en la octava Avenida) en la que a ritmo del grupo que está tocando en la esquina vuelves a entrar al parque para hacer los últimos 600 metros con la avenida de las banderas de los países. Para que no te falle la cara de esfuerzo en meta, los últimos 800 metros son un repecho elegante. En ningún caso entres en meta si no has hecho el recorrido completa ya que la organización te va a descalificar y prohibirte correr el Maratón de Nueva York nunca más.

  3. Al cruzar la meta un voluntario te dará tu medalla de finisher y su mejor “Congratulations”. Luego recibirás la manta térmica e incluso un voluntario te pondrá una pegatina cerrando la manta térmica para que no se te caiga. A continuación te dan la “recovery bag” con una manzana, agua, bebida isotónica, una barrita de proteína y un bagel.

  4. Luego arranca otro “maratón”, volver al hotel. Al apuntarte has podido elegir entre bolsa de ropero (que habrás en un camión en la salida) o recibir un poncho en meta (que está increíble, con forro polar interior y capucha). Si tienes bolsa, deberás caminar mucho más para poder salir; con el forro abandonas antes el Parque, aunque no te quita una caminata de media hora o más hasta volver a Columbus dónde podrás coger el metro para volver a tu hotel.

  5. Luce tu medalla. Al día siguiente sal con tu medalla al cuello a pasar por la ciudad. Te sorprenderá la cantidad de veces que te van a felicitar por la calle gente que no conoces de nada para los que eres un pequeño héroe sólo por haber corrido “su” Maratón.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Por qué el Maratón de Nueva York es la carrera más emblemática del mundo.

Te recomendamos

A partir de este viernes 15 y hasta el 30 de noviembre. El sorteo será el 9 de diciem...

Te enseñamos todo lo que tienes que saber sobre el esguince de tobillo, una de las le...

Muchos corredores populares terminan haciendo series simplemente porque han oído habl...

La contaminación en las grandes ciudades es un hecho que afecta a toda la población, ...

Hace dos años Hannah Gavios se dañó la columna vertebral huyendo de un intento de vio...

Porque es clave lo que el corredor ingiere antes y durante para conseguir unos 42 km ...