Por qué no deberías fotocopiar el dorsal de una carrera

El caso vivido en el Zurich Maratón de Sevilla es el último desgraciado caso de una lacra en la que el primer perjudicado es el participante.
Maikel Gómez -
Por qué no deberías fotocopiar el dorsal de una carrera
Por qué no deberías fotocopiar el dorsal de una carrera

La anécdota, en principio, podría resultar graciosa cuando empezó a correr por Twitter. New Balance daba a conocer hoy el ganador de su promoción "De Sevilla a Nueva York", que premiaba con un viaje y dorsal, con todos los gastos pagados, al Maratón de Nueva York, entre todos los participantes del Zurich Maratón de Sevilla que finalizaran la prueba calzados con unas New Balance. La sorpresa fue mayúscula cuando, al conocerse el dorsal del ganador y mirar las fotos de la prueba, se descubrió que existían hasta 3 corredores que participaron en el maratón con el mismo dorsal.

La decisión fue rápida: basados en el artículo 10 del reglamento de la prueba, el participante fue descalificado del maratón con lo que, además de perder el premio, se ha quedado sin marca en la prueba y con unos minutos de "fama" en las redes sociales. Pero el problema principal va más allá del escarnio público, de no aparecer en clasificaciones o de perder un premio valorado en varios miles de euros. La cosa no va de correr en Central Park invitado por New Balance, ni de bajar de 3:30 en Sevilla, ni de poder subir a Instagram las fotos de la carrera.

Cuando corres un maratón con un dorsal fotocopiado no engañas al organizador, ni gorroneas avituallamiento, ni consigues una medalla por la cara. Los organizadores de las carreras tienen preparado, por norma general, un excedente de fruta, agua, isotónicos, medallas y mantas térmicas. Las calles suelen ser amplias, y donde caben tres, caben cuatro, pero hay un punto en el que el organizador no puede hacer nada por ti: el seguro de la carrera.

Más allá de la ética y la moral que hay detrás de un robo (porque sí, corriendo con dorsal fotocopiado estás robando al organizador, que le ha echado meses para que tú disfrutes de la carrera), hay un punto, mucho más egoísta: corriendo con un dorsal fotocopiado el organizador no sabe quién eres y, por tanto, no podrá comunicar tu nombre a la compañía aseguradora, con lo que no tendrás ningún tipo de cobertura médica ni en caso de accidentes. El organizador, por supuesto, no desea que te pase nada, pero no puede hacer nada por ti en caso de contratiempo.

Sabemos que te da igual menospreciar al resto de corredores, que no te importa no aparecer en clasificaciones, que las carreras son muy caras y los organizadores se enriquecen con el sudor de miles de participantes... Sí, eres lo suficientemente egoísta como para ahorrarte los euros que supone un dorsal, pero suponemos que tendrás en mayor estima tu organismo y tu cuerpo. ¿No te parece razón suficiente?

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Una reflexión sobre los tres en uno: un maratón, un maratón antes del maratón y un maratón después del maratón.

Sólo unos pocos elegidos consiguen dorsal para el Maratón de Nueva York a través de la famosa lotería. ¿Cómo funciona?

Te recomendamos

Aprendamos a tratar y prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior, una de la...

Es el aire que respiramos (y en el que entrenamos). Si te preocupa el medio ambiente,...

Saucony estrena tecnología de amortiguación con la Triumph ...

La Storm Viper II de Joma viste tus pies con los motivos más alegres de Ibiza...

Asics rehace la Nimbus para que todo sea más suave y lujoso....

Más protección y confort para blindar al corredor durante la época de frío con el tej...