Debutó en maratón con 2h34 teniendo 1h19 en media

La asombrosa historia de Ricardo Sánchez en el pasado Maratón de Valencia.

Ricardo Sánchez en el Maratón de Valencia Trinidad Alfonso EDP 2019 | soycorredor.es
Ricardo Sánchez en el Maratón de Valencia Trinidad Alfonso EDP 2019 | soycorredor.es

Si bajar de 3 horas es para muchos maratonianos populares su gran objetivo, resulta que este madrileño de 39 años casi baja de 2h30 en su debut en la distancia, con apenas cuatro meses de preparación específica y con marcas previas en distancias inferiores que mejoró durante el maratón. Pero es que además acabó tan entero que se hizo 14 kilómetros más. Leer para creer.

Como tantos de los corredores actuales, Ricardo –Richi para familia y amigos- comenzó a hacerlo con asiduidad ya mayor, rondando los 35 años, lo que oficialmente se considera veterano para el atletismo federado: “he hecho deporte toda la vida: fútbol, tenis, pádel. En el colegio era de los que más corría pero nunca había competido en atletismo. Ni me llamaba la atención ni la gente de mi entorno lo hacía". Hasta que comenzó a hacerlo con el triatlón como objetivo: “Mi hermano Javier, que tiene dos años menos, había empezado con el triatlón y en el parcial de correr era donde mejor iba y de niños yo siempre le ganaba corriendo, es decir que aparentemente yo tenía facultades para ello". Empezó a entrenarse a principios del 2015 y ese verano ya hizo un Medio Ironman, en Pescara: “en estos años he hecho tres Medio Ironman y muchos triatlones y duatlones de otras distancias. Por ahora no he hecho Ironman y pensé que antes de hacerlo tenía que probar con el maratón".

No he hecho otro deporte en estos meses: ni nadar, ni bici, ni gimnasio. Tampoco carreras de menos distancia.

Sus mejores marcas en carreras populares hasta plantearse el reto del maratón ya eran de cierto nivel -35 minutos en 10km y 1h19 en el Medio Maratón de Madrid en abril de 2019- pero nadie se podía esperar lo sucedido en Valencia. La decisión fue casi más por impulso de su mujer, ya que ella era la que quería debutar en maratón: “nos inscribimos en mayo, pero no fue hasta el 1 de agosto cuando empecé un plan específico". Para ello decidió ponerse en manos de David Solís (atleta además de entrenador, que ha competido internacionalmente con la selección nacional en cros y pista y con mejor marca de 2h18 en maratón) que era quien ya entrenaba a su mujer así como a muchos otros corredores, ya sea de los grupos que salen de la tienda Bikila como online: “He seguido su plan al milímetro, pero sin necesidad de vernos ni de estar dentro de un grupo de entrenamiento. Apenas he dejado de correr algún día suelto por viajes de trabajo. Y no he hecho otro deporte en estos meses: ni nadar, ni bici, ni gimnasio. Ni tampoco he hecho carreras de menos distancia".

Debutó en maratón con 2h34 teniendo 1h19 en media

 

Richi tiene un trabajo de gran responsabilidad –Director General de una empresa de servicios de limpieza en hoteles, con unos 1.200 empleados y clientes tanto en España como en el Caribe- que le obliga a viajar pero que le permite poder entrenar a diario: “normalmente en mi barrio, en Montecarmelo y alrededores, donde hay aceras anchas y tengo circuitos medidos. Pero también lo he hecho durante los viajes. Casi siempre en solitario y sin tocar la pista de atletismo excepto para un test días antes del maratón". Un plan en progresión, desde unos 90km a la semana al principio hasta llegar a una con 160, sin molestias ni lesiones aparte del lógico cansancio: “He entrenado a veces muy cansado, pero David siempre me decía que ya descansaría la semana previa al maratón. Me he dado masajes semanalmente y he cuidado bien los calentamientos y otros ejercicios y así he podido cumplir con el plan". Cuatro meses en los que no ha dejado de progresar, para sorpresa suya y de su entorno. Por ejemplo su hermano triatleta Javier –apodado Fito- alguien capaz de hacer 33 minutos en 10km: “no he corrido muchas veces con él en estos meses, pero cada vez que lo hacíamos me quedaba flipado. De ser yo quien le torturaba a ser él quien me dejaba atrás". Un proceso en el que evidentemente Richi afinó su cuerpo: “mido casi 185 y estaba en unos 80 kilos, con bastante musculatura. He bajado hasta quedarme en 71, sin hacer sacrificios ni regímenes especiales con la comida".

Con esa progresión en los entrenamientos, el objetivo inicial de marca fue cambiando: “Al principio lo realista era bajar algo de 3 horas, pero con la mejora en los entrenamientos todo el mundo me empezó a decir que podría rondar 2h40 o incluso algo menos. Por eso el ritmo que me aconsejó David Solís fue de 3’45/km, que de cumplirlo sería en meta 2h37." A pesar de su larga experiencia como atleta y como entrenador, David se ha había ido quedando impresionado de la mejora de Richi durante los cuatro meses: “al venir del triatlón, yo ya sabía que estaba acostumbrado a esfuerzos de más de tres horas y por ello le pude ir metiendo sesiones largas desde el principio del plan. Sin hacer falta que nos viésemos ni mucho menos correr juntos, sino simplemente con los datos que me daba, ya me di cuenta de su gran potencial. A las seis semanas se notaba una gran mejora y se tenía que ir frenando para cumplir con los ritmos de rodaje previstos. Yo ya iba teniendo claro que no es que fuese a bajar de 2h50 sino que podría rondar 2h40. Lo hablaba con mi mujer, que estábamos ante un tío con unas grandes cualidades como atleta que hasta ahora no las había desarrollado. Y ya en las dos últimas semanas estaba convencido de que bajaba de 2h40. Tendría eso sí que ir sin forzar al principio, sino guardando fuerzas, avituallándose y bebiendo bien para llegar entero al km30. Sus sesiones más largas fueron de 2h, pudo hacer cinco. Creo que no hace falta hacerlas de más duración que esa. En alguna de las semanas finales del ciclo llegó a 160km. Lo importante es que pudo cumplir con todo lo previsto. El descanso lo tuvo la semana del maratón, con sesiones muy suaves excepto un test de ritmo en pista".

Aceleré y siguieron las buenas sensaciones. Empecé a hacer kilómetros en 3’35, luego en 3’30 y al final ya pisé a fondo el acelerador…

Y a 3’45/km empezó Richi en Valencia, con el problema inicial de que al estar en la salida muy retrasado -en el cajón de 2h50 a 3h, la marca que esperaba hacer cuando se inscribió en mayo- tardó unos 30 segundos en cruzar la línea tras el disparo y en el primer kilómetro casi se fue a 4 minutos al haber embotellamiento. “Iban pasando los kilómetros y yo no me enteraba, casi me tenía que frenar para no ir más deprisa de 3’45. Pasé la mitad en 1h18’30 netos, es decir 1’20" mejor de lo que había hecho en el Medio Maratón de Madrid. Seguí a ese ritmo hasta el 30, con la misma sensación de facilidad y con la euforia de ir adelantando gente. Todo el mundo me había avisado de que partir del 30 iba a ser muy duro y que me costaría mantener el ritmo. Pero resulta que fue todo o contrario. Aceleré y siguieron las buenas sensaciones. Empecé a hacer kilómetros en 3’35, luego en 3’30 y al final ya pisé a fondo el acelerador… desde el 40 a meta incluso a 3’20. Es decir que en los últimos 10 hice mejor marca que la que tenía en un 10km. La euforia final fue tremenda, 2h34’43 netos, 2h35’17 del crono oficial". Pero si este éxito ya suena a ciencia ficción, todavía quedaba el postre. Saludó a su suegra y dos hijos, cogió su móvil de la mochila en el guardarropa, localizó a su mujer por la aplicación oficial del maratón ¡y se fue a buscarla en sentido contrario!. Corriendo a unos 4’30/km se la encontró en el km 35 y se puso a correr a su lado hasta la meta que ella cruzó en 4h02. Es decir que en vez de quedarse tieso con las patas como Robocop que es lo habitual tras un maratón a tope, pudo correr 14km más.

Debutó en maratón con 2h34 teniendo 1h19 en media

 

Su entrenador pudo ir siguiendo la carrera gracias a la aplicación informática: “viví el éxito como si hubiese sido yo el que corría. Ha demostrado que tiene posibilidades de bajar de 2h30 en el siguiente, pero no hay que darlo por hecho. Tiene que recuperar bien y que volver a seguir un plan. Yo preferiría que esperase a otoño para hacer el siguiente, que dedicase la primavera a carreras de 10 y 21 en las que puede hacer buenas marcas. Es algo que tenemos que decidir". Richi tampoco lo tiene claro todavía; si bien la semana siguiente ya pudo correr deprisa algún día, en el mes y medio posterior al maratón todavía no ha vuelto a competir: “me recuperé bien físicamente pero mentalmente me está costando volver a coger rutina de entrenar fuerte. Me gustaría hacer un maratón en primavera, que todavía no he decidido cual; y otro en otoño, ya sea Berlín en septiembre o Valencia en diciembre… ¡o incluso los dos!"

En cuanto al tema de moda -las zapatillas- ni que decir tiene que en Valencia usó las famosas Nike Vaporfly Next, con las que previamente había hecho unos 100km para conocer las sensaciones. Mientras que en los cuatro meses de preparación específica gastó dos pares de Nike Pegasus Turbo, es decir un modelo de entrenamiento de máxima calidad; con el mismo material Zoom X en la mediasuela que las Vaporfly –que ofrece una amortiguación que contribuye a un menor castigo muscular- pero sin la placa insertada en fibra de carbono que teóricamente te hace correr más deprisa. ¿Y aquello de que hacer un maratón era paso previo al Ironman?: “por supuesto que sigo queriendo hacer Ironman; es un reto pendiente pero por ahora no le pongo fecha. Tendrá que ser cuando pueda dedicarle casi un año con entrenamientos metódicos y bien planificados". Pues teniendo lo bien que le ha salido el primer maratón, ojo lo que podría ser el debut de Ricardo Álvarez Sánchez-Arenas en el Ironman ¡que tiemble Jan Frodeno!

Debutó en maratón con 2h34 teniendo 1h19 en media

Debutó en maratón con 2h34 teniendo 1h19 en media