¿Cómo sé si tengo fascitis plantar?

Daniel Bueno
Corredor -
¿Cómo sé si tengo fascitis plantar?
Fascitis Plantar I Conócela

Si estás aquí leyendo esto seguramente es porque una mañana te has levantado con dolor en el talón, en la planta, o el arco del pie. Y quizás también estás pensando, o te han dicho que pueda ser una fascitis plantar.

No todo dolor en el talón es un problema de la fascia, aunque ciertamente es un dolor que está extendido entre los deportistas, y los que no lo son. Pero debes saber que existen otros problemas como irritaciones de la grasa del talón, dolores de los músculos del pie o problemas dermatológicos, antes de tratarte como fascitis plantar.

NO TODO DOLOR EN EL ARCO DEL PIE ES UNA PROBLEMA DE LA FASCIA

¿Qué es la fascia plantar? Es un tejido fibroso y poco vascularizado, con altas cualidades para soportar cargas, que va desde el hueso del talón (calcáneo) a la base de los dedos de los pies. Su función es la de influir sobre el mantenimiento de la forma del arco del pie y ayudar en la estabilidad de la pierna.

**¿Qué es la fascitis plantar? ** Esto se responde rápido. Es la inflamación de la fascia plantar.

Pero este término pocas veces debería emplearse, dado que son pocas las ocasiones, cuando nos duele la fascia plantar, que sea un proceso inflamatorio doloroso y por tanto agudo, provocado hoy. La mayoría de las veces, realmente, es un proceso que lleva mucho más tiempo del que piensas latente, y a lo largo de ese periodo se ha ido cambiando la morfología/forma de la fascia hacia un modelo más grueso, repleto de un tipo de colágeno menos funcional, menos maduro.

Esto es muy fácil de visualizar en pruebas de imagen diagnóstica, como la ecografía, con las que a diario trabajamos los profesionales sanitarios. Es lo que llamamos degeneración de la fascia, una fasciosis.

Fascitis Plantar I Conócela

Hay que ponerse en manos de un profesional lo antes posible

¿Qué provoca la degeneración de la fascia plantar? La situación que nos lleva hasta este punto, sin duda, es la sobrecarga de trabajo de este tejido plantar debido a una disminución de las cualidades físicas del miembro inferior. La pierna, al someterla a trabajo, incluido el deportivo, no es capaz de absorber las fuerzas que se producen con la actividad, probablemente por una sucesión de fallos musculares, y éstas fuerzas se transmiten hasta tejidos que generalmente solo están para asistir como ayudantes, como es la fascia plantar. El cuerpo se ve obligado a cambiar su estructura, su forma, en un intento por seguir aguantando esas tensiones, y se engrosa. Pero es un cambio fallido, que debilita la zona, es un cambio degenerativo. Una vez llegado a este punto, la zona de inserción en el talón se convierte en un "charco" de sustancias con propiedades irritantes para los nervios que se encuentran allí. Y se irritan tanto que llega el dolor. Un típico dolor matutino en el talón, que mejora con unos pasos, un típico dolor cuando andamos/corremos.

LA FASCITIS PLANTAR PUEDE TRAER CALCIFICACIONES A LARGO PLAZO

Además estos cambios en la forma de la fascia plantar suelen acompañarse de cambios metabólicos y vasculares que se traducen frecuentemente en un proceso calcificante, al que solemos llamar espolón calcáneo, que tiene una forma muy característica y curiosa de ver en una radiografía, pero tranquilo, no es la fuente del dolor. Hay que intentar no llegar a este punto con una exploración temprana en los primeros síntomas de esa posible fascitis plantar por parte de un profesional.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Aprendamos a tratar y prevenir las lesiones del ligamento cruzado anterior, una de la...

La condropatía rotuliana es una patología recurrente en el mundo del running....

La nueva colección de Salomon se adapta a tus necesidades...

La Noosa es el modelo más famoso del triatlón ...

New Balance actualiza su tecnología para que sea más ligera y con más rebote....

El pulsómetro Suunto 5 reaparece con nuevos colores para adaptarse a todos los gustos...