Cuidado con el tirón del poplíteo

Si te duele la parte posterior de la rodilla puede que tu problema se llame "tirón del poplíteo".
Hernán Silván -
Cuidado con el tirón del poplíteo
Cuidado con el tirón del poplíteo

El poplíteo es un músculo profundo que cubre por detrás la articulación de la rodilla, y en ella se inmiscuye, pues se relaciona directamente con el menisco externo. De forma triangular, con el vértice dirigido hacia el cóndilo externo o protuberancia lateral del fémur y termina en la cara posterior de la tibia, en su cuarto superior. Su acción consiste en flexionar correctamente la rodilla. Si la rodilla ya está flexionada, produce una ligera rotación interna de la pierna (por ello para estirar correctamente este músculo se debe extender y rotar, a la vez, la pierna).

Su acción es, por tanto, fundamental para que nuestros entrenamientos discurran con normalidad. Por sus relaciones con la cápsula articular la contracción del músculo mide los pellizcamentos sinoviales al realizar la flexión de la rodilla.

EL CONSEJO DEL DOCTOR

Te ha cazado, y nosotros te compadecemos. El tirón del poplíteo es tan molesto que puede llevarte al sofá, con todo lo que lo odias, y alejarte por un tiempo del asfalto, la tierra, el tartán o la hierba. Si te ha pillado, estarás experimentando un fuerte dolor en la parte posterior de la rodilla, que podrías confundir con otras dolencias como la lesión del ligamento cruzado o, incluso, la rotura de los meniscos externos, con los que se encuentra directamente relacionado.

Si el reposo, parcial o total, no es suficiente, y las molestias persisten, prueba a aplicar sobre la zona un gel o spray antiinflamatorio para calmar el dolor y reducir la inflamación del tendón o la vaina que lo recubre. No nos cansaremos de decirlo, pero es que es mano de santo: "el hielo es fundamental para aliviar el dolor y reducir la inflamación". Además, junto con el gel o spray antiinflamatorio el efecto se multiplicará por dos seguro.

Si el dolor es elevado lo mejor es que pidas una cita con tu médico especialista.

¿No puedes estar sin correr? Lo ideal es que te pruebes tú mismo, saliendo a trotar suavemente, y parando a la más mínima señal de dolor en la zona dañada. No importa que estuvieras preparando una media o un maratón, lo importante es que si no te cuidas, la media o el maratón no lo correrás, y seguramente tampoco alguna carrera posterior.

Si el dolor es elevado, y no desaparece con los anteriores consejos, lo mejor es que pidas una cita con tu médico especialista para que explore tu rodilla y determine los pasos a seguir.

Cuidado con el tirón del poplíteo

Si el dolor es elevado lo mejor es que pidas una cita con tu médico especialista | iStock

¿Cómo identificar un tirón del poplíteo?

Todo dolor posterior de rodilla con sensación quemante que aumenta al flexionar la pierna o hacer una zancada más larga nos debe llevar a pensar en esta dolencia. A la palpación se observa un abultamiento muscular o contractura, que cruza todo el hueco posterior de la rodilla y que obliga a descartar algún daño muscular o tendinoso en la parte superior de los gemelos, sus músculos vecinos.

Para estirar el poplíteo extendemos la rodilla, giramos la pierna tensa hacia fuera e intentamos coger el pie para tirar de la planta de los dedos del pie hacia nosotros.

Un ligero cambio en el terreno o en el ritmo de carrera es suficiente para distender las fibras del tendón del poplíteo y causar una inflamación en su interior o en la vaina que lo recubre (tendinitis o tendovaginitis, respectivamente). Otra situación que confunde es el acortamiento de los músculos isquiotibiales en su inserción final a tibia y peroné. Pero estos músculos femorales muestran también retracción de las fibras musculares a lo largo de todo el muslo posterior.

¿Cómo evitar daños en poplíteo?

Pues, simplemente, estirándolo después de correr. Si hemos tenido una dura sesión de cuestas, o tras un interval-training con clavos en la pista o un rodaje con cambios de ritmo o por terreno exigente deberíamos conocer bien el ejercicio o los ejercicios adecuados para estirar y, por tanto, acondicionar la longitud y elasticidad de este músculo tan sobre-exigido en la mencionada sesión. Para estirar el poplíteo extendemos la rodilla, giramos la pierna tensa hacia fuera e intentamos coger el pie para tirar de la planta de los dedos del pie hacia nosotros. El pie de la pierna estirada está girado hacia fuera (como en el estiramiento de los músculos isquiotibiales internos, el semitendinoso y el semimembranoso).

La tensión muscular conseguida debe ser indolora y mantenida, al menos, veinte segundos. Podemos repetir, con suavidad, el ejercicio hasta tres veces; tras ir comprobando por palpación, si el músculo va cediendo en su tensión. Otro test casero para saber si el músculo se descongestiona consiste en intentar flexionar al máximo la rodilla ya en posición de pie, pero suavemente para no despertar el reflejo de protección muscular, también llamado “reflejo miotático”.

¿Cómo tratar una distensión o tirón del poplíteo?

En el primer lugar de nuestra búsqueda diagnóstica no deberían situarse las resonancias o ecografías, pues una buena exploración (realizada por manos expertas, no “manazas” que puedan añadir más gravedad a este comprometido cuadro clínico del atleta) debería encabezar, como mandan los cánones, el rastreo de la lesión.

Supongamos un tirón en el poplíteo, recién producido. Una vez identificado el alcance y extensión del daño muscular, se procede a aplicar hielo, pues la actitud inicial ante esta lesión es de prudencia con crioterapia o frío, contención o vendaje terapéutico de tipo funcional (taping) y reposo deportivo con elevación de la pierna, durante el mayor tiempo que podamos. Bien es cierto, que si estamos en la pista o zona de competición o entrenamiento nuestra actuación vendrá precedida de suave estiramiento terapéutico para evitar la total retracción muscular.

Cuidado con el tirón del poplíteo

La aplicación de un antiinflamatorio de acción local es fundamental para aliviar el dolor y reducir la inflamación | iStock

Durante los siguientes tres días iremos cambiando el vendaje y realizando sesiones de veinte minutos de hielo a lo largo del día y aplicando spray o gel antiinflamatorio en la zona dolorida. A los cinco días se pueden realizar ligeros masajes de contorno articular en toda la rodilla, con especial atención al hueco poplíteo, o zona posterior.

Después fricciones y amasamientos nudillares con suaves bombeos linfáticos, pues la zona es rica en estos vasos. Es el principal problema que plantean las técnicas manuales en esta zona, la gran riqueza de linfáticos. Por ello hay que realizar las técnicas con mucho cuidado.

Otras técnicas como el “deep massage” o masaje profundo de Cyriax se realizan desde el quinto día de la lesión. Tienen un fin desfibrosante, aunque en los primeros días también parece probada su capacidad para reorientar la regeneración de fibras musculares, favoreciendo la correcta cicatrización y evitando fibrosis inoportunas. Los estiramientos terapéuticos, desde la primera semana, y tras aplicar frío vaporizado son necesarios para finalizar estas sesiones de terapia. Desde el punto de vista de la Medicina Manual este tratamiento hay que completarlo con la normalización articular de la tibia y el peroné. Puede tratarse de una excesiva rotación de la tibia, ya sea externa o interna, o tratarse de una tibia en excesiva posterioridad o anterioridad (hay que revisar su posicionamiento en el tobillo, también). Pero, igualmente, la lesión puede agravarse por un mal posicionamiento del peroné, en maleolo o en la cabeza de este hueso externo de la rodilla.

Cuidado con el tirón del poplíteo

La aplicación de un antiinflamatorio de acción local es fundamental | soycorredor.es
También te puede interesar

Realmente la primera pregunta debería ser si estiras, porque aunque las mujeres somos más flexibles que los hombres, no por eso debemos dejar de hacerlo.

Suelen ser algo habitual entre los corredores, especialmente en aquellos que realizan entrenamientos o carreras de larga distancia.