¿Nos envejece correr?

El deporte de “cierto” rendimiento tiene dos caras, por un lado aporta numerosos beneficios para la salud y por otro un mayor riesgo de lesión por desgaste tendinoso y articular, en especial los deportes de resistencia. A esa sobresolicitación del organismo en ocasiones “al límite” de la competición, hay que sumarle el efecto negativo que una excesiva exposición solar durante años tiene sobre la piel, lo que acelera su envejecimiento.
Alberto Cebollada -
¿Nos envejece correr?