¿Por qué sufro dolor en el empeine? Motivos principales

Existen diferentes motivos que pueden propiciar dolor en el empeine, como tener pie cavo, pie plano o una tendinitis.
Noelia Hontoria -
¿Por qué sufro dolor en el empeine? Motivos principales
Una de las causas más comunes del dolor en el empeine es el pie cavo.

El dolor en el empeine no suele ser el reflejo de algo preocupante. Por lo general, está propiciado por una estructura ósea anómala o una pequeña lesión. Sin embargo, no debes dejarlo pasar y, ante cualquier síntoma de que algo no marcha bien, lo ideal es acudir a un profesional que evalúe tu estado físico y evitar que sea el desencadenante de algo más.

Causas principales del dolor en el empeine

La morfología del pie influye mucho en este tipo de daño. Si experimentas dolor en el empeine, es posible que tengas pie cavo, una pequeña alteración estructural que se caracteriza por un arco plantar muy pronunciado. Esto puede provocar que no apoyes dicha extremidad como deberías, además de rozarla continuamente con el calzado.

En la otra cara de la moneda encontramos el pie plano. De nuevo, es una estructura anormal del arco plantar que, en este caso, no tiene apenas curvatura y también condiciona la pisada, la distribución del peso o la tensión muscular. Sin embargo, la probabilidad de que esta sea la causa del dolor en el empeine suele ser más reducida.

En ambos casos, tanto si sufres pie plano como pie cavo, lo normal es acudir a un especialista que te ayude a corregirlo, ya sea mediante intervención quirúrgica en los casos más graves como por medio de plantillas o un calzado especial. Con estos métodos es posible aliviar el dolor en el empeine.

¿Por qué sufro dolor en el empeine? Motivos principales

El pie cavo puede darnos tantos problemas como el pie plano.

Otro motivo detrás de este tipo de dolencia es la tendinitis. Se trata de una inflamación o rotura de los músculos extensores del pie. Estos suelen influir en el dolor en el empeine, por lo que si ya padeces esta pequeña lesión, podría ser uno de los primeros síntomas. También puedes escuchar una especie de “chasquido” al mover el pie.

Por último, encontramos la sobrecarga o el sobreesfuerzo de los músculos y los tendones de los pies. Si te sometes a un ritmo intensivo de actividad física, utilizas un calzado inadecuado o corres por terrenos poco apropiados, puedes sobrecargar los músculos del pie y propiciar la aparición de dicho dolor.

En algunos casos, este dolor se palia utilizando un buen calzado, dejando el pie en reposo y haciendo ejercicios específicos para recuperar la zona. Siempre es importante que sea un especialista quien determine cuál es la causa que provoca el dolor, para así seguir el tratamiento más adecuado según tu caso.

También te puede interesar

Soy CORREDOR\ desde que tengo uso de razón y cuanto más razono, más corro.

Te recomendamos

Con un nuevo look y nuevas características de rendimiento, la versátil y polifacética...

Más amortiguación en cada paso...

Descubre una de las zapatillas con más amortiguación del mercado...

Así son las Spire 3 de 361º, unas zapatillas que aportan máximo confort y con una gra...

La zapatillas más polivalente de New Balance...

El calcetín alto compresivo cada vez más de moda...