Cómo Cuidar el Hueco Poplíteo

No descuides está parte del poplíteo

Equipo C

Cómo Cuidar el Hueco Poplíteo
Cómo Cuidar el Hueco Poplíteo

El poplíteo es un músculo profundo que cubre por detrás la articulación de la rodilla, y en ella se inmiscuye, pues conecta directamente con el menisco externo. De forma triangular, con el vértice dirigido hacia el cóndilo externo del fémur y termina en la cara posterior de la tibia, en su parte alta. Su función es flexionar correctamente la rodilla. Si la rodilla ya está flexionada, produce una ligera rotación interna de la pierna por esto, para estirar bien el poplíteo tienes que extender y rotar la pierna. Su acción es fundamental para el funcionamiento normal de la rodila, y por tanto, de toda la pierna al correr.

Cómo identificar el problema

El dolor en el hueco poplíteo que aumenta al flexionar la pierna es un síntoma claro de que puedes tener un problema ahí, en el hueco, pero no necesariamente en el músculo Poplíteo. A la palpación se siente un abultamiento, que cruza todo el hueco poplíteo. Esto desecha la posibilidad de que sean las inserciones de los gemelos, pero hay que chequearlo por si acaso. Un cambio en el terreno o de ritmo puede llevar distender las fibras del tendón del poplíteo y causar una inflamación en su interior (tendinitis) o en la vaina que lo recubre (tendovaginitis). El acortamiento de los músculos isquiotibiales cerca del hueco poplíteo, puede llevar a confusión también. Pero en este caso sentirás tensión y dolor en toda la musculatura posterior.

Cómo evitar la lesión del poplíteo

Lo más sencillo y efectivo es calentar bien antes de empezar y estirar al final. También puedes aplicar calor al hueco poplíteo antes de empezar para que el músculo esté más preparado. Para estirar el poplíteo al acabar tienes que extendemos la rodilla, gira la pierna tensa hacia el exterior e intenta coger la punta de la zapatilla para tirar hacia ti. Procura no llegar al punto de dolor. Repite varias veces más de diez segundos hasta que veas que vaja la tensión.

Cómo Cuidar el Hueco Poplíteo

Estira la pierna y gira el pie hacia fuera

Cómo tratar el poplíteo

En el primer lugar de nuestra búsqueda diagnóstica no deberían situarse las resonancias o ecografías, pues una buena exploración (realizada por manos expertas, no “manazas" que puedan añadir más gravedad a este comprometido cuadro clínico del atleta) debería encabezar, como mandan los cánones, el rastreo de la lesión. Supongamos un tirón en el poplíteo, recién producido. Una vez identificado el alcance y extensión del daño muscular, se procede a aplicar hielo, pues la actitud inicial ante esta lesión es de prudencia con crioterapia o frío, contención o vendaje terapéutico de tipo funcional (taping) y reposo deportivo con elevación de la pierna, durante el mayor tiempo que podamos. Bien es cierto, que si estamos en la pista o zona de competición o entrenamiento, nuestra actuación vendrá precedida de suave estiramiento terapéutico para evitar la total retracción muscular.

Según Daniel Bueno Martínez (CEO Clínica Deltaterapias en Segovia), .el músculo Poplíteo se daña pocas veces porque tiene muy bajo recorrido muscular. Es más probable que los dolores en el hueco poplíteo pueda ser del nervio ciático que se divide justo ahí por excesiva tensión, las cabezas de los gemelos, los cóndilos femorales o la parte terminal de los isquiotibiales. Pero si se confirma que es una lesión de músculo poplíteo debes acudir a un fisioterapeuta, porque la profundidad de este músculo es tal que no podrás hacer nada en casa por ti mismo.

Desde el punto de vista de la Medicina Manual este tratamiento hay que completarlo con la normalización articular de la tibia y el peroné. Esto hay que tenerlo en cuenta porque la función del músculo tibial es la rotación interna de la tibia, por lo que podría tratarse de una excesiva rotación de la tibia, ya sea externa o interna, o tratarse de una tibia en excesiva posterioridad o anterioridad (hay que revisar su posicionamiento en el tobillo, también). Pero, igualmente, la lesión puede agravarse por un mal posicionamiento del peroné, en maleolo o en la cabeza de este hueso externo de la rodilla.