Cómo un problema dental puede perjudicarte muscularmente

Mantener una higiene bucal correcta para mantener nuestra boca y dientes en unas condiciones saludables redundará directamente sobre nuestro rendimiento deportivo, por no hablar de nuestra salud en general.

Giuliano Frágola

iStock 1139907631
iStock 1139907631

Acciones tan mecanizadas como lavarnos los dientes después de cada comida es algo que debemos hacer de manera más consciente y cuidada ya que la repercusión de no hacerlo de la manera correcta puede tener graves consecuenciamos.

Mantener la boca en unas condiciones saludables redundará directamente sobre nuestro rendimiento deportivo, por no hablar de nuestra salud en general.

Para intentar concienciarnos de ello hablamos con Giuliano Frágola, director médico de Estudio Dental Majadahonda y, además corredor.

¿Cómo afecta una mala salud bucodental a un corredor?

Es muy importante para los corredores una exhaustiva limpieza bucal diaria en casa y un control adecuado de la salud periodontal ya que el simple acúmulo de la placa bacteriana pueden desencadenar no solamente patología oral, sino cardiovascular. Las bacterias pueden entrar en el torrente sanguíneo, dando lugar a la formación de coágulos y/u obstrucciones vasculares con el consiguiente riesgo para la salud general.

Diversos estudios demuestran una disminución en el rendimiento deportivo con afectación articular y muscular en personas con enfermedad periodontañ derivadas del acúmulo de bacterias de la cavidad oral que penetran en el torrente circulatorio y se depositan en músculos y articulaciones siendo más frecuentes las lesiones musculares por desgarros o roturas y los dolores articulares.

Por ejemplo, la gingivitis es una enfermedad periodontal que junto con la caries, es una de las patologías bucodentales más frecuentes y que mayor repercusión tiene a nivel deportivo dentro de las afecciones orales.

¿Qué es una enfermedad periodontal (EP)?

La EP se define como la enfermedad que afecta de forma progresiva al sistema de soporte de los dientes, hueso, cemento radicular, ligamento periodontal y tejidos blandos circundantes, originada por la actividad combinada de muchos microorganismos que se encuentra en la boca y que ven aumentada su actividad cuando el medio huésped (cavidad oral) ve alterado su equilibrio.

Hay factores predisponentes familiares y de carácter individual, siendo el acúmulo de placa bacteriana con o sin factores coadyuvantes como el tabaquismo la principal causa de esta afección.

El acúmulo de estas bacterias sobre la superficie de los dientes y de las mucosas produce una respuesta inflamatoria del huésped que trata de alejar el hueso sano de la zona afectada, con la consiguiente pérdida de soporte dentario y posterior movilidad de los mismos.

Las bacterias alteran el equilibro de la flora oral creándose asociaciones de patógenos que comienzan a atacar los tejidos de soporte dentario con la consiguiente afectación de todas las estructuras que rodean al diente.

¿Cómo puedes saber si padeces una enfermedad periodontal?

Es importante prestar atención a los signos que evidencian inflamación periodontal tales como enrojecimiento de las encías, sangrado gingival durante la noche (sabanas o almohada con rastros de sangrado), sangrado espontaneo, al masticar o al cepillarse, movilidad dentaria, abscesos mucosos y otros.

Todos estos signos deben ponernos en alerta para sospechar la presencia de una posible inflamación de las mucosas o mucositis que pueden indicarnos el inicio de una patología periodontal más severa.

Existen fármacos que pueden dar lugar a una inflamación del tejido oral, por lo que habrá que hacer un correcto diagnóstico diferencial, pero también existen otras causas como la respiración oral, e incluso otras causas orgánicas propias de las mujeres como los efectos producidos por el empleo de anticonceptivos orales, el embarazo o menopausia, siendo más frecuentes las gingivitis.

 

¿Cómo evitar la enfermedad periodontal?

Para evitar la enfermedad periodontal debemos actuar de un modo racional, manteniendo una meticulosa higiene oral de nuestros dientes, lengua y mucosas. La eliminación de la placa bacteriana, ya sea en casa mediante el cepillado o por profesional especializado, es el mejor mecanismo de control del que se dispone en la actualidad.

Se debe prestar especial atención en aquellos casos con tratamientos de coronas protésicas, puentes, implantes, prótesis removibles, ortodoncia y otros ya que la higiene oral requiere más tiempo y cobra vital importancia.

Por otro lado, las revisiones periódicas y visitas de urgencia ante aparición de sangrado espontaneo sin causa aparente, movilidad o dolor, deben considerarse como parte de la prevención de la instauración o evolución de la enfermedad.

Debemos recordar que un paciente con enfermedad periodontal debe someterse a revisiones cuya periodicidad varía según el grado de afectación pudiendo ser desde trimestrales a anuales, siendo el odontólogo el encargado de aconsejarnos cada cuanto tendremos que revisarnos.

La reducción de los hábitos de tabaquismo, consumo de alcohol, de alimentos con elevada sustantividad y el establecimiento de una dieta equilibrada favorecen el bienestar oral y por tanto ayudan en el control de este tipo de patologías. 

Existen actualmente en el mercado de gran cantidad de “herramientas” que nos ayudarán en la higiene dental diaria como cepillos manuales o eléctricos muy diversos, cepillos interdentales, hilo dental, pastas específicas, colutorios y otros muchos de los que podrás ser informado por profesionales especializados.

¿Qué debes hacer si sufres enfermedad periodontal?

Lo primero, y más importante, es visitar a tu odontólogo que actuará según el grado de afectación..

En caso de existir afectación de las mucosas se establecerá una pauta de limpieza para disminuir la cantidad de placa, asociada al empleo de colutorios cuya utilización deberá estar pautada y supervisada por el odontólogo ya que podría desequilibrar la flora de la cavidad oral por un uso prolongado, teñir los dientes e incluso alterar el gusto.

Si la afectación es más profunda se realizarán tratamientos de raspado y alisado radicular para eliminar el tejido enfermo y/o la cirugía periodontal para intentar reparar los daños y tratar de recuperar parte de los tejidos afectados y destruidos por la enfermedad.

Arbeloa es el protagonista de la portada del número 13 de CORREDOR. Foto: Jaime de Diego.

Relacionado

Consigue el número 13 de CORREDOR por 3,99€ en formato digital

Elige tu zapatilla favorita y consíguela gratis
Entre todos aquellos usuarios de CORREDOR que completen la encuesta sorteamos unas zapatillas de la marca y modelo que elija el ganador.
elige tu zapatilla favorita y lle vate las ganadoras de este an o