Recuento de eritrocitos: cuándo es un valor normal, bajo o alto

Los eritrocitos son los glóbulos rojos que se encuentran en la sangre, por lo que su recuento nos puede dar pistas sobre nuestro estado de salud.

Noelia Hontoria

El recuento de eritrocitos mide la cantidad de glóbulos rojos.
El recuento de eritrocitos mide la cantidad de glóbulos rojos.

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


El recuento de glóbulos rojos o eritrocitos busca evaluar la cantidad de oxígeno que los tejidos reciben. Esto es debido al transporte de hemoglobina, que permite que el oxígeno llegue a los tejidos para que funcionen correctamente. Si el recuentro de eritrocitos da unos valores anormales, esto indica una deficiencia de oxígeno en la sangre por causas diversas como, por ejemplo, una nutrición indeficiente.

El recuento de eritrocitos se puede evaluar a través de un análisis de sangre rutinario, también llamado hemograma completo (CBC), donde podemos conocer el estado de todos los componentes de la sangre: glóbulos rojos, glóbulos blancos, hemoglobina, hematocritos y plaquetas.

Valores normales del recuento de eritrocitos

Los resultados esperados dependen del género y la edad del paciente y, aunque puede variar de un laboratorio a otro, normalmente se encuentran dentro de los siguientes intervalos. En el caso de los hombres, el recuento de eritrocitos normal es de 4.32 a 5.72 millones por microlitro, mientras que en las mujeres desciende ligeramente, con un valor normal que oscila entre 3.9 y 5.09 millones por microlitro.

¿Qué puede pasar si tenemos más o menos eritrocitos?

Recuento de eritrocitos: cuándo es un valor normal, bajo o alto

Con un examen de sangre podremos tener un recuento de eritrocitos

Si un análisis de sangre indica que tienes eritrocitosis, es decir, un recuento de glóbulos rojos por encima de la media, puede ser un indicativo de que padeces problemas cardíacos, deshidratación, fibrosis pulmonar o problemas de riñón. El tabaquismo también puede estar detrás de dicho diagnóstico.

Por el contrario, si presentas unos valores por debajo de lo normal, puede estar relacionado con una alimentación deficiente, anemia, hemorragias, problemas en la médula o un avanzado estado de gestación. Además, si estás siguiendo algún tratamiento farmacológico, este puede influir en el recuento de eritrocitos, por lo que es necesario que lo pongas en conocimiento de tu médico.

La receta para volver a tener una cantidad adecuada de glóbulos rojos depende en su totalidad de lo que ha originado esa anomalía. No es lo mismo que esté causada por un problema de corazón que por una anemia. Por lo tanto, debe ser el doctor quien, con el historial clínico y las pruebas complementarias que considere oportunas, evalúe la causa y decida el tratamiento más recomendable en cada caso.

Como ves, en muchas ocasiones la alimentación es el origen de ciertos problemas de salud, por lo que debes prestarle atención y tratar de seguir una rutina nutricional equilibrada y saludable, incluyendo el deporte en tu vida y alejando ciertos hábitos nocivos, como el estrés o el tabaco.

Análisis de Sangre, cómo interpretarlo

Relacionado

¿Cómo interpretar un análisis de sangre?

La razón por la que no debes donar sangre en la semana de una carrera | iStock

Relacionado

La razón por la que no debes donar sangre en la semana de una carrera