Carta a Irene Sánchez-Escribano

Nacho Barranco escribe una carta para Irene Sánchez-Escribano, que se perderá los Juegos Olímpicos por una fractura en su pie izquierdo a dos semanas de la cita nipona.

Irene Sánchez Esribano en el Campeonato del Mundo de Doha 2019. Foto: Sportmedia
Irene Sánchez Esribano en el Campeonato del Mundo de Doha 2019. Foto: Sportmedia

Ayer, cuando quedaban 300 metros de la última repetición de 1.500 que estábamos realizando en la pista del Centro de Alto Rendimiento de Madrid, escuche un grito. Era Irene. Se había roto el segundo metatarsiano de su pie izquierdo. Se había roto el alma. En ese momento nadie lo sabía con certeza, pero solo 12 horas después el diagnóstico ha sido claro. No estará en los que iban a ser sus primeros Juegos Olímpicos, los de Tokio, para los que había esperado un año más de la cuenta por la pandemia y para los que llegaba en el mejor estado de forma de su vida.

Ahora me dirijo a ella.

Somos muchos los que te apoyamos, física y virtualmente, en este duro momento. En tu publicación de Instagram hablabas de lo bien que te lo habías pasado entrenando para estar en tu mejor forma de siempre y yo pienso que, a tu lado, también han sido preciosos los meses y años que hemos pasado acumulando kilómetros de verde, bosque y tartán. Sé que vas a odiar las palabras que voy a escribir después de esta coma, pero ahora toca descansar, recuperarse y volver más fuerte para esos mundiales de cross en Australia y de pista en Eugene.

El sonido de las muletas, ese que escucho en este momento cuando avanzas por el pasillo, te va a acompañar varias semanas y yo no puedo dejar de pensar en lo injusto que es que tú, una de las personas que más ha merecido estos Juegos Olímpicos, te vayas a quedar en casa por una lesión que ni tú ni nadie esperaba. Tantos ratos en el fisioterapeuta para prevenir lesiones. Tantas sesiones de core, fortalecimiento y gimnasio. Tantas horas que ahora parece que no han servido para nada…

Pero todo ese trabajo y esta horrible situación va a convertirte en una mejor atleta y en una mejor persona (si es que es posible ser mejor persona). Los Juegos Olímpicos de París 2024 están ahí para nosotros. Quiero pensar que los viviremos sin mascarillas, con abrazos tras las carreras, con tus padres, tu hermana y Nico sentados en la grada y con Marta como compañera de habitación.

Ahora son momentos de lágrimas que se secarán en los hombros de los tuyos. Semanas de pensar “y por qué a mí” cuando tú, que tanto has dado por este deporte, no merecías un castigo tan cruel. Yo no dejo de pensarlo, pero también te imagino de nuevo vestida con esa equipación de la selección que tan bien defiendes y con la sonrisa en la cara, subida a un pódium internacional. También te veo batiendo récords de España. Y sí, también cruzando la meta de un maratón. Espero poder vivirlo junto a ti.

Pasa un buen verano y desconecta lo que puedas del atletismo. Te vemos a la vuelta.

Irene Sánchez-Escribano se rompe antes de los Juegos. Foto: Sportmedia.

Relacionado

La peor de las noticias: Irene Sánchez-Escribano se rompe antes de los Juegos

Relacionado

¿Se puede vivir del atletismo en España? Responde Irene Sánchez-Escribano

Los mejores vídeos