Así es David García Zurita, el nuevo campeón de Europa Sub 18 de 400 metros

Repasamos la entrevista realizada durante la temporada invernal al actual campeón de Europa de 400 metros en categoría sub 18, un resultado obtenido en Jerusalén tras correr la distancia en 46.67 (récord de España de la categoría).

David García Zurita, nuevo campeón de Europa de 400 metros en categoría Sub 18, habló con la revista Corredor antes de su gran éxito. SPORTMEDIA.
David García Zurita, nuevo campeón de Europa de 400 metros en categoría Sub 18, habló con la revista Corredor antes de su gran éxito. SPORTMEDIA.
  • SI QUIERES RECIBIR LA ACTUALIDAD DEL MUNDO DEL CORREDOR EN WHATSAPP, PINCHA AQUÍ.

De un tiempo a esta parte, el paradigma de la velocidad española ha mutado hacia una nueva piel. El sector se ha quitado los complejos liderado por los éxitos internacionales de Bruno Hortelano primero y Óscar Husillos, después. El resultado arroja varias generaciones de esprínteres que solo conocen el descaro y no se arrugan ante ningún escenario. Juventud irreverente que el verano pasado sacó tres medallas individuales y dos colectivas en el Europeo sub-23, y otra más en el relevo largo femenino en el Europeo sub-20. Por detrás, el talento sigue manando, y es ahí donde aparece la figura de David García Zurita, quizás la cara insigne de esta insurrección de velocistas. El más completo de todos, la joya de la corona.

Ahora, pausa con él. No la ponemos nosotros, siempre apurados en encontrar al nuevo 'inserteaquíelnombredesuídolo'. La pone el propio David. Ni siquiera ha cumplido los 17, pero fuera de la pista —al contrario que cuando pisa el tartán— camina con pies de plomo y las ideas claras. Todo lo claras que las puede tener un adolescente que sobrevive sin excesivos agobios al Bachillerato Tecnológico en Badajoz. Bueno, probablemente algo más claras que un adolescente corriente.

El caso es que García Zurita, todavía un juvenil, colecciona récords de España sub-16 (en realidad, mejores marcas españolas, dichosa y confusa nomenclatura). En 60 y 300 bajo techo, en 100 y 300 al aire libre. Sin embargo, en su cambio de categoría a sub-18 es cuando ha mostrado al mundo que la distancia para la que ha nacido son los 400 metros. Una vuelta exacta a la pista. Sus amados 300 metros y un último hectómetro de supervivencia en el que ya empieza a desenvolverse con pericia.

Únicamente ha corrido siete 400 en competición al aire libre en su vida, todos el pasado 2021, y García Zurita ya posee la segunda mejor marca española de la historia con 47.28. Ni Bernat Erta, ni Gerson Pozo, ni Jesús Serrano, ni Aleix Porras, ni ningún otro velocista precoz en nuestro país ha sido tan rápido antes de cumplir la mayoría de edad, a excepción de Aitor Martín (47.21). Pero a David todavía le queda esta temporada en la categoría para pulverizar esa plusmarca (otra más) y estrenarse en un gran campeonato internacional como es el Europeo sub-18, que se celebrará en Jerusalén del 4 al 7 de julio.

Nota: David batió el récord de España en el Campeonato de Europa de Jerusalén con 46.67.

“Siendo ambicioso, intentaremos ir a por marca personal, y si cae el récord de España, fenomenal”, cuenta García Zurita, tremendamente comedido a la hora de ponerse una obligación cronométrica. “Sé que estoy para correr mucho. Hemos cambiado la forma de entrenar, nos lo estamos tomando bastante más en serio y tiene que salir. Voy con la mentalidad de decir ‘lo estoy haciendo, por qué no va a salir’. Mi cabeza va siempre en positivo”, apostilla el joven velocista, dejando entrever un horizonte mucho más lejano al que su entrenador, Luis Carretero, sí se atreve a poner números.

El momento en el que García Zurita es consciente de la barbaridad realizada en el Europeo de Jerusalén. SPORTMEDIA.
El momento en el que García Zurita es consciente de la barbaridad realizada en el Europeo de Jerusalén. SPORTMEDIA.

“Creo que podría hacer 46.5 (el récord de Europa es 46.43, del británico Mark Richardson en 1988). Ya sabes que luego tienes que enganchar la carrera, que el día que estás bien no te salga lluvioso o ventoso… Pero un chaval que el año pasado sin entrenar 400 hizo 47.28, y que corriendo a tope nunca se subió de 48 poco (48.27 en la final del Nacional sub-18), a nada que siga desarrollándose y entrenando algunos aspectos que ya hemos ido mejorando deberá correr en menos. Y con eso ya nos plantamos en 46”.

El de 2020 era un Zurita que salía a morir. El año anterior, como sub-16 de primero, había ganado una plata y dos bronces en el Campeonatos de España y cuando me veía favorito en sub-16 de segundo, llegó el Covid-19 y hasta luego todo.

García Zurita tiene la receta para alcanzar esas cotas: recuperar la versión que mostró en 2020. “Si vuelve el Zurita de 2020, lo demás sale solo”, asegura este adolescente de 16 años, que cumple 17 el próximo mes de julio. “El de 2020 era un Zurita que salía a morir. El año anterior, como sub-16 de primero, había ganado una plata y dos bronces en el Campeonatos de España y cuando me veía favorito en sub-16 de segundo, llegó el Covid-19 y hasta luego todo. Tenía esa rabia y esa consciencia de que cuando volviera a competir lo iba a reventar porque estaba entrenando como nadie”, explica. Y vaya si lo reventó.

En ese otoño de 2020, el esprínter del Atletismo Badajoz batió las mejores marcas españolas sub-16 de 100 (10.74) y 300 (34.90) al aire libre, y de 60 (6.90) y 300 (34.70) en pista cubierta y ganó los títulos nacionales de su categoría en las cuatro pruebas. Un póker brutal. “Sabía lo que era capaz de hacer e iba a cada competición pensando ‘hoy la rompo’”, señala David. El cambio a sub-18 le desmotivó inicialmente, pues no pudo conseguir ningún oro nacional en pista cubierta, aunque sí ganó el de 400 al aire libre. “Ese año aprendí que tenía que dejarme de tonterías, que no siempre iba a hacer récord de España o marca personal. Cuando eres pequeño siempre quieres mejorar, no eres capaz de entender que hay competiciones en las que no va a salir”, expresa con una madurez impropia de su edad.

¿Por qué no ser campeón de Europa?

El pasado 31 de julio, García Zurita cumplió “un sueño” al debutar con la camiseta de la selección española en el Encuentro Internacional sub-18 disputado en Franconville (Francia), donde acabó tercero en el 400 con 48.18 en la que sería su última competición del verano, un mes después de hacer 47.28 en el Campeonato de España absoluto de Getafe, apenas a siete centésimas de la mejor marca española de la historia.

“Viví mi debut muy tranquilo. De hecho, me sorprendió ir tan tranquilo”, comenta el pacense. “Una vez que tienes el trabajo hecho disfrutas de la carrera. Creo que pasé más nervios en Huelva (en el Campeonato de España sub-18), jugándomela porque solo iba a Franconville el primero. Decía ‘es que si no gano, no voy’, pero cuando lo consigues es una satisfacción, una tranquilidad, que ya solo te queda disfrutar la experiencia”, confiesa. ¿Y después, qué? Echando un primer vistazo al calendario, en el horizonte aparece el Europeo sub-18, donde le gustaría hacer un buen papel, “aunque una medalla de oro sabría a gloria, claro”. En las dos únicas ediciones del campeonato, el título en 400 se ha vendido a 47.16 (2016) y 46.85 (2018). Ahí debería andar David. “Creemos que por potencial se puede. El hándicap son las tres carreras seguidas, que estamos trabajando en ello. El primer objetivo es clasificarse para el Europeo y luego no ponernos límites”, explica su entrenador, Luis Carretero.

Más lejos quedan los campeonatos en categoría absoluta, si bien al prometedor velocista le gustaría (¿a quién no?) verse en unos Juegos Olímpicos. “Ir a París 2024, que me pillará con 19 años, sería una locura. Suena como ‘¡guau!’, una flipada. Me conformaría con seguir haciendo marcas personales, ganando Campeonatos de España, pasármelo bien y disfrutar”, apunta García Zurita.

La sensación del trabajo bien hecho de un joven que no ha cumplido los 18 años. SPORTMEDIA.
La sensación del trabajo bien hecho de un joven que no ha cumplido los 18 años. SPORTMEDIA.

El 300, su distancia favorita

Aunque ya sea un cuatrocentista de presente y, sobre todo, de futuro, el pacense todavía se aferra a una distancia poco común en el atletismo de élite —aunque típica en el formativo— como son los 300 metros. “Sé que es una prueba que se queda en sub-16, pero si te soy sincero es mi favorita”, relata. “Siempre he sido muy testarudo y perezoso con el 400, que es de sufrir muchísimo con el láctico, pero mi entrenador me decía que tengo cuerpo para hacer el cuatro y si no lo comprobaba ahora lo comprobaría en el futuro”, añade.

Al final, en 2021 sucumbió a los cantos de sirena del 400, y ahora ya no hay vuelta atrás. “Viendo mis primeros dos 400, en 48.80 y 47.60, dije: Joder, he hecho esto sin entrenarlo, por qué no seguir por ahí”, expone. Eso sí, todavía se le hace larga la última recta: “Sigo prefiriendo el 300 porque se sufre, pero soy capaz de sentirme cómodo y rápido al final. No es tan explosiva como el 60 o el 100, y por eso es una distancia perfecta para mí”. Sólo nos queda darle la razón, pues en su primera competición de 2022 pulverizó la mejor marca española sub-18 de 300 al aire libre con 34.19.

En el espejo de Lyles, del ‘Pájaro’…

De su reciente pasado como velocista corto, DGZ todavía conserva a sus primeros ídolos. “A nivel español mis referentes son Bruno Hortelano, prácticamente una leyenda, y Ángel David Rodríguez, el ‘Pájaro’ (explusmarquista español de 60 y 100, de familia extremeña), que desde que comencé a resaltar hemos hablado, y los consejos que te puede dar después de todo lo que ha sido se agradecen”, confiesa, y añade también a Óscar Husillos: “Es el representante del 400, mi prueba”. Comparado precisamente con Hortelano y Husillos, García Zurita rehúye la carga extra que eso pueda suponerle. “Me lo tomo con ilusión. Me queda un abismo hasta llegar adonde han llegado ellos dos, pero si me comparan con ellos, que lo han logrado casi todo, significa que lo estaré haciendo bien. Más que presión, lo que siento es felicidad y orgullo”, mantiene.

Muy aficionado al atletismo internacional, el joven extremeño asegura estar pendiente de la actualidad de la Diamond League y los mítines del Continental Tour. Por eso no sorprende que entre sus ídolos se encuentren dos de los grandes dominadores del circuito mundial de World Athletics: “Por supuesto, me encanta Usain Bolt, aunque me pilló muy niño (cuando el jamaicano ganó su primer oro olímpico David tenía tres años; cuando ganó el último, 11). Más reciente Noah Lyles, no solo por su forma de correr, sino por lo que transmite al público. Es una de las cosas que más me gustan del atletismo, que la gente se alegre cuando ganes y no se canse de verte ganar. Pasaba con Bolt y pasa con Lyles, que la gente se divierta con ellos y haya felicidad, emoción al verlo”.

Sucumbió a las zapatillas “ilegales”

Hablando largo y tendido de atletismo es imposible que no salga a escena el tema estrella de 2021: las superzapatillas, que además han entrado de lleno en la velocidad después de cinco años reventando récords en ruta y dos temporadas haciéndolo en mediofondo y fondo en pista.

Me hacen volar. Te juro que se notan muchísimo, como un muelle que según pisas el tartán rebota.

García Zurita todavía no recibe material de ninguna compañía deportiva, “aunque mi entrenador está en ello”, recalca. Se declaraba fan incondicional de las tres bandas… Hasta que recientemente ha probado el último modelo de la competencia norteamericana, con el que se ganaron 10 medallas entre velocidad, vallas y medio fondo en los pasados Juegos Olímpicos. “Me hacen volar. Te juro que se notan muchísimo, como un muelle que según pisas el tartán rebota. Es una pasada cómo ayudan en los metros finales de un 400”, exclama. Y eso que él, pese a su juventud, era bastante purista respecto a la evolución del calzado: “Hasta el año pasado pensaba que tenían que ser ilegales. Ponía el ejemplo de la Fórmula 1. Si Verstappen y Hamilton tienen mejor coche que el resto, qué sentido tiene que los demás corran, si no van a ganar aunque conduzcan mejor. Aquí, lo mismo. Qué más da que yo corra mucho con clavos clásicos si otro que corra menos me va a ganar con los nuevos”.

IMG 0080

Luis Carretero, más que entrenador, “un hermano”

El despegue de David García Zurita en los dos últimos años no podría entenderse sin la figura de su entrenador en el Atletismo Badajoz, Luis Carretero. No llevan juntos más de cinco años, pero entre ambos se ha formado un vínculo muy estrecho. Tanto que el joven velocista lo toma “más como a un hermano”, un referente. “La conexión atleta-entrenador tiene que ser sí o sí buena si quieres triunfar en el deporte, no es solo que te diga a la hora que tienes que entrenar y lo que tienes que hacer”, señala David.

“Empezó a entrenar conmigo cuando tenía 12 o 13 años, era infantil y estaba en las escuelas del club. Ya se veía que apuntaba maneras desde chiquinino y quería hacer las cosas más serias, se aburría con los pequeños. Comenzó a venir solo un día a la semana haciendo técnica y según ha ido creciendo, con los años, ha pasado a entrenar todos los días con los mayores”, desvela Carretero.

Ahora él dice que quiere hacer 400, pero también te digo que si mañana hace un 200 muy rápido cambia de opinión.

Para el técnico, David es cuatrocentista puro. “Se lo he dicho mil veces, pero siempre le ha dado miedo, hasta que el año pasado lo probó, le salió bien y le gustó. Ahora él dice que quiere hacer 400, pero también te digo que si mañana hace un 200 muy rápido cambia de opinión”, explica entre risas. “Como aún es pequeño le dejo que vaya eligiendo y disfrutando, y cuando sea mayor ya se centrará más”, añade.

Tanto la figura del entrenador como la de sus padres ha tenido una importancia vital para que el fulgurante éxito de David como cadete y juvenil no le juegue una mala pasada. “Hemos tenido que hacer de freno tanto sus padres como yo. No deja de ser un chaval de 14 o 15 años que consigue todo eso, pero lo endiosa más la gente de fuera. Personalmente tú no lo notas subido con sus compañeros, con el club o entrenando, pero sí es verdad que en lo privado se le escapa algún comentario, que si esto es muy fácil… Es ahí donde hay que frenarle un poquito. Por lo demás sigue igual que de chico, disfrutando y siendo humilde”, cuenta el mentor, y el pupilo corrobora. “Luis me tiene con los pies en la tierra, no deja que se me suba nada. Me dice que soy un pequeñajo, un sub-18 de mierda, y que poco a poco lo voy haciendo bien, pero que de momento los pies en la tierra”, relata entre risas García Zurita.

En cuanto a la carga de trabajo, por ahora entrena cinco días a la semana: dos de gimnasio y tres de series. ¿Sus favoritas? Las que más se asemejan a la competición: “Hoy (por el sábado a principios de enero en el que tuvo lugar la entrevista) acabo de hacer 2 x 300 a morir, recuperación completa, que me gusta. Dos, máximo tres series, pero a tope”. Al contrario, aborrece las series cortas que antes prefería: “El tener que hacer 12 x 60, 4 x 30, 4 x 50… Lo que sea, me resulta cansino de cabeza y además aburrido al hacerlo”.

Cuenta su entrenador que lo que más le cuesta, en realidad, es lo aeróbico: “Es trabajador, pero llorón. Que igual son dos 500 y dos 300 en zapatillas, pero como no está acostumbrado a lo largo le asusta. Luego los hace y hasta le tienes que frenar, porque si son 500 a 1:20 no es a 1:15. Llora un poco con el trabajo largo aeróbico, pero si le pides un 300 a tope a eso no le pone pegas”.

Lo cierto es que esta es la primera temporada en la que trabaja por arriba. “Hasta ahora no habíamos metido series largas porque no me gusta que de pequeños odien esa parte del atletismo. Cuando maduren sabrán valorarla. Todavía tiene 16 años y no lo vamos a reventar por una medalla juvenil”, explica Luis Carretero.

En el gimnasio, García Zurita asegura haber “pegado un cambio bastante grande” en los últimos meses: “Creo que ya lo necesitaba”. Por ahora no acude a ningún nutricionista, lo cual no quiere decir que no le preste atención: “Soy consciente de no tomarme esto o lo otro, de cuidarme un poquito más en la semana de competición, de no comer pipas después de entrenar y recuperar comiendo fruta, que será mejor”.

Le quedan este y otro curso en el instituto, y después no sabe qué le deparará el futuro. Aunque a David le gustaría compaginar el deporte y la universidad o el trabajo, intentará que sea cerca de Badajoz: “No tengo ni idea de qué haré, pero siempre digo que mejor que en casa no me van a cuidar en ningún sitio. Y teniendo la pedazo de pista y el pedazo de gimnasio que tenemos, y a mi entrenador, que gracias a él he conseguido todo, no creo que en ningún Centro de Alto Rendimiento ni en Estados Unidos me fuera a ir mejor”.

Primeras imágenes de las nuevas adidas Adizero Prime SP2. SPORTMEDIA.

Relacionado

Primeras imágenes de las "súper-zapatillas" de adidas para velocidad

Las opciones de suceder a Usain Bolt en los 100 metros de Tokio.

Relacionado

7 candidatos a ocupar el trono de Usain Bolt

El horario del Campeonato del Mundo de Atletismo en Eugene 2022.

Relacionado

El horario del Campeonato del Mundo de Atletismo en Eugene 2022