Laura García: "Me imagino a Vicky con pompones en el cielo aplaudiendo"

Con el objetivo de recaudar fondos para financiar proyectos de investigación del cáncer infantil, Laura, la madre de Vicky, participará en el próximo Movistar Medio Maratón de Madrid 2020 con su fundación "El Sueño de Vicky".

Laura García: "Me imagino a Vicky con pompones en el cielo aplaudiendo"
Laura García: "Me imagino a Vicky con pompones en el cielo aplaudiendo"

La historia de Laura es de esas que dejan huella, que te marcan y te hacen ver con diferente perspectiva el resto de tu día.

Al día siguiente de cumplir dos años, a Vicky se le empezó a cerrar un párpado. Algo que al principio parecía un simple resfriado, una alergia o una picadura no acaba de mejorar. Laura, su madre, estaba sola en Panamá con sus hijos cuatro hijos ya que su marido se encontraba de viaje; y después de varias pruebas médicas le comunicaron el diagnóstico: Vicky tenía un tumor cerebral inoperable.

![Laura García: "Me imagino a Vicky con pompones en el cielo aplaudiendo"](/uploads/static/corredor/upload/images/gallery/5e62860c0ee6940250349472/5e6288070ce694cc708b45d1-laura-garcia-me-imagino-a-vicky-con-pompones-en-el-cielo-aplaudiendo.JPG "Laura García: "Me imagino a Vicky con pompones en el cielo aplaudiendo"")

Laura y Vicky

Volvieron a Madrid y, ya aquí, los médicos confirmaron los peores pronósticos, Vicky tenía un glioma de tronco encefálico con una esperanza de vida de tres meses.

Lejos de venirse abajo, a base de leer sobre cáncer infantil, la primera causa de mortalidad por enfermedad hasta los 16 años, Laura se dio cuenta de que el camino para vencer el cáncer infantil es financiando proyectos de investigación. Y así surgió “El sueño de Vicky".

El Sueño de Vicky es una fundación que tiene como objetivo recaudar fondos para financiar proyectos de investigación del cáncer infantil ya que no existen tratamientos específicos para niños.

Los niños, al tener sus órganos en desarrollo, no pueden ser tratados de la misma manera que los adultos, siendo crucial la investigación para desarrollar tratamientos adecuados para ellos, que les permitan no sólo superar la enfermedad, sino también continuar con su desarrollo sin secuelas.

“Tratamos de concienciar a la sociedad de la problemática de esta enfermedad y de la importancia de la investigación para poder vencerla".

"Sin investigación no hay cura", afirma Laura.

Hablamos con ella para que nos cuente su próximo reto, participar en la Movistar Medio Maratón de Madrid 2020.

  • Laura, ¿por qué una carrera?

En marzo de 2019, el Sueño de Vicky se unió al Club de los Gregarios para hacer un reto ciclista, unir el hospital Niño Jesús de Madrid, hospital donde el Sueño de Vicky ha creado una Unidad de Tumores Cerebrales, con el Hospital la Fé de Valencia, dónde se trató el hijo de Santiago Cañizares, embajador de la Fundación, y quien también falleció víctima de un tumor cerebral. Desde que Vicky se fue al cielo, tomaba 8 pastillas para poder ponerme de pie cada día; cuando tienes el alma rota en mil pedazos mantener tu propio peso es un esfuerzo y tenía que tirar de 3 hijos más que se merecían una mamá feliz, que les cuidase como lo había hecho con su hermana.

Con el reto ciclista sentí que mi cabeza y mi corazón fueron los que me acompañaron durante todo el reto, a pesar de no estar preparada físicamente. Fui capaz de hacer 435 kilómetros en 4 días, teniendo en cuenta que no montaba en bici desde los 8 años… y consecuentemente mentalmente fue un chute de endorfinas, “Mens Sana in córpore Sano".

Mi marido se apostó con una de mis compañeras del Sueño de Vicky que no seriamos capaces de correr una media maratón… me encantan los retos… y le dije: “¿Vicky me ayudas?" Y a finales de julio comencé a entrenar.

  • ¿Por qué la Movistar Media Maratón 2020?

Jamás me había llamado la atención correr, ni sabía que tipo de carreras existían, sabía que media maratón eran 21 km y me pareció un reto asumible.

Soy de Madrid y la media maratón era a finales de marzo, creí que con 8 meses de antelación me daría tiempo a prepararla.

  • No habías corrido nunca hasta ahora, ¿cómo llevas los entrenamientos?

Empecé con 2 kilómetros y me ahogaba, decidí ponerme en manos de un profesional para que me asesorara. El Dr. Corbalán se cruzó en mi vida y me hizo las pruebas pertinentes de esfuerzo, aún recuerdo sus palabras: “Laura no eres apta para correrla, no tienes masa muscular y apenas capacidad pulmonar, ¿por qué no eliges otro deporte menos exigente?"

Él sabía lo cabezota que soy y que no me iba a frenar…Vicky me iba a ayudar…así que me puso una dieta y me recomendó hacer ejercicios de fuerza.

Yo corría por mi cuenta, sin ningún plan, hasta que me lesioné de hacer locuras. He estado casi 3 meses sin poder correr, descubrí que tengo una dismetría, me han puesto plantillas, he cambiado de zapatillas, sesiones de fisio… no ha sido fácil, pero cuando tienes un objetivo tan claro, nada puede pararte.

He tenido mucho apoyo y asesores de lujo como mi gran amigo Emilio Amavisca, quien me acompañaba a correr por las mañanas en Laredo, los consejos de Chemita Martinez, Eli Pinedo quien también se estaba preparando la maratón de Sevilla, y un grupo de runners de la empresa Alain Afflelou con quien corría los miércoles y han ido aplaudiendo mi evolución.

JOMA me ha apoyado con su ropa para los entrenamientos y mi familia y el Sueño de Vicky, que aunque lo veían un poco locura, me animaban y, de hecho, me bautizaron con el nombre de “Blade Runner".

  • ¿Qué es lo que más te está costando?

Lo que más me ha costado, aunque parezca mentira, no han sido los entrenamientos en sí o madrugar para entrenar. Iba a las 6 de la mañana a entrenar con mi querido Javier Abreu en Crys Diaz, Javi me ha metido mucha caña, pero siempre ha confiado en mis posibilidades y eso me ha ayudado a seguir mi lucha.

Lo más difícil ha sido la época en la que no he podido correr por la lesión, el running crea adicción, y cuando veía a alguien correr me daba envidia, me entraban ganas de hacerle la zancadilla, ¡si yo no puedo correr tú tampoco! Veía que el tiempo se acortaba y necesitaba entrenar.

  • ¿Y lo más gratificante?

Lo más gratificante…terminar las carreras, llevar mi cuerpo al límite, retar a mi cabeza y superarlo, he de decir que tengo ayuda divina.

También ha sido muy relevante lo que me ha ayudado a dejar toda la medicación psiquiátrica que tomaba.

  • ¿Qué te está aportando a nivel personal?

A nivel personal me está aportando muchas cosas, primero lo bien que me siento físicamente y mentalmente, la gente que estoy conociendo en este mundo, a no esconderme tras las excusas y llevar una disciplina a la hora de entrenar y, por encima de todo, a sacar tiempo para mí.

Siempre me he desvivido por los demás y me olvidaba de mí misma; ahora tengo mi tiempo de correr, soy capaz de abstraerme, voy al fisio, me alimento mejor, me estoy queriendo a mí misma, siempre sin olvidar a mi familia, y a mi “Sueño de Vicky".

  • ¿Vislumbras esa meta ya en el horizonte?

Vislumbro la meta ya en el horizonte, claro que sí… sueño con el día de la carrera y me imagino entrando en meta con mi sonrisa que jamás perderé y agradeciendo a la vida por la oportunidad que me ha dado de correrla. Hay mucha gente que no tiene salud para hacerlo, y yo la correré por mí y por mi niña.

Me imagino a Vicky con pompones en el cielo aplaudiendo. No pienso en hacer tiempos, solo en llegar, superarme.

  • ¿Has pensado en el salto al maratón con El Sueño de Vicky?

Maratón con El Sueño de Vicky…. la verdad es que no me lo he planteado pero el deporte ha cambiado mi vida y no voy a colgar las zapatillas.

Seguiré corriendo, en mayo me vuelvo a ir a Pamplona en bici a unir la Clínica Universitaria de Navarra en Madrid, con el CIMA (Centro de Investigación Médica Aplicada) perteneciente a la Clínica de Navarra con el reto #400xvicky con el Club de los Gregarios.

Si alguien me reta al maratón y puja por mí por la investigación del cáncer infantil, sé que voy a decir que “sí", ¿alguien se anima?