Errores más comunes a la hora de hacer sentadillas

Las sentadillas se incluyen en un buen número de entrenamientos, pero hay algunos errores a evitar, sobre todo relacionados con la postura
Noelia Hontoria -
Errores más comunes a la hora de hacer sentadillas
Vigilar la postura es una de las claves para hacer bien las sentadillas

Las sentadillas son un tipo de ejercicio que te ayuda a trabajar varios grupos musculares de todo el cuerpo al mismo tiempo. Las practican tanto principiantes como deportistas más experimentados, pues incluso forman parte de rutinas de alta intensidad como el CrossFit. Sin embargo, esta popularidad provoca precisamente que se cometan muchos errores a la hora de ejecutarlas, algo que afecta no solo a su efectividad, sino que también puede aumentar el riesgo de lesiones.

Beneficios de las sentadillas

Las sentadillas, también llamadas squats, ayudan a desarrollar y tonificar los músculos de las piernas (incluyendo los cuádriceps, los isquiotibiales y las pantorrillas), a quemar calorías y grasa, favorecer la circulación, mejorar el equilibrio y la movilidad, ganar fuerza, eliminar los residuos del organismo y sentirse más activo, entre otras ventajas.

Tradicionalmente, se solían incluir en el calentamiento. Sin embargo, ahora los expertos apuntan a que es mejor realizar un calentamiento dinámico en lugar de uno estático. Por ello, las sentadillas se han convertido en un elemento más dentro del entrenamiento, ya sea como parte de disciplinas tipo CrossFit o como complemento de otros deportes como, por ejemplo, correr, nadar o montar en bicicleta.

Errores más comunes a la hora de hacer sentadillas

Puedes añadir peso para aumentar las exigencias del ejercicio

¿Cuáles son los errores más frecuentes cuando se hacen las sentadillas?

Si acabas de introducir las sentadillas en tu rutina de ejercicios diaria, probablemente no sepas si lo estás haciendo correctamente. En un gimnasio, el preparador físico puede observar tu postura y corregir los fallos, sin embargo, en casa es más complicado darse cuenta de estos detalles. Por lo tanto, conviene hacerlas delante de un espejo para que tú mismo puedas observar si estás cometiendo alguno de los siguientes errores.

El más frecuente es no colocar bien los pies y las piernas. Las rodillas deben estar siempre alineadas con los pies, ni más adelantadas ni más atrasadas. Por su parte, los pies también deben estar alineados, en este caso con las caderas, y permanecer en todo momento pegados al suelo. Estos dos gestos te pueden ayudar a evitar lesiones y mantener mejor la estabilidad.

Siguiendo con la postura, también debes prestar atención a la espalda. Esta debe estar siempre recta para que no sea ella la que cargue con todo el peso, si no los abdominales.

En cuanto al ejercicio en sí, ten en cuenta que el propósito es bajar todo lo que puedas. De este modo, las piernas trabajan más, al igual que los glúteos y los abdominales, y el esfuerzo es mayor. Si te quedas a medio camino no estarás haciendo el ejercicio adecuadamente, reduciendo así su efectividad y alejándote de tu objetivo. Eso sí, tampoco debes forzar la máquina, puedes ir mejorando la marca a medida que aumentes tu forma física.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Si planificas correctamente tu temporada, el entrenamiento de base te protegerá el resto del año.

Te recomendamos

Uno de los modelos más dinámicos y ligeros de Joma...

Llega a su quinta generación mejorando su rendimiento y con nuevas tecnologías...

Más amortiguación en cada paso...

Descubre una de las zapatillas con más amortiguación del mercado...

Así son las Spire 3 de 361º, unas zapatillas que aportan máximo confort y con una gra...

La zapatillas más polivalente de New Balance...