A PRUEBA I INOV-8 TrailFly Ultra G300

Las nuevas TrailFly Ultra G300 son un compendio de toda la última tecnología de INOV-8 aptas para ultratrails

Inov-8 TrailFly Ultra G300
Inov-8 TrailFly Ultra G300

Cuando en la sección de pruebas de la revista CORREDOR te avisan que te va a llegar un pepino la verdad es que sientes un cierto nerviosismo sobre todo cuando lo que te mandan es un estreno mundial de Grafeno. Si hablamos de Grafeno, esta claro que hablamos de la marca inglesa INOV-8 que es la que ha introducido este material mas duro que el acero en la construcción de las zapatillas de Trail Running.

La TrailFly Ultra G300 no solo lleva Grafeno en la suela sino que la gran novedad es que lo han incorporado también en la mediosuela mejorando la duración de la reactividad y de la amortiguación.

Empecemos por los “cimientos” para construir bien. La suela de estas TrailFly Ultra G300 esta fabricada con el ya conocido G-Grip, un compuesto de goma mezclado con polvo de grafeno que aumenta la durabilidad y la resistencia de los tacos, pero en el caso de la nueva TrailFly Ultra G300 la configuración de estos tacos en mucho mas agresiva. Tiene unas ranuras longitudinales que facilitan la flexión y entre lo que se hunden dichas ranuras en la suela y lo que salen los ya de por si agresivos tacos de 4 mm nos encontramos con unas dimensiones de 8 brutales milímetros de agarre lo que hace que estas suelas se comporten extraordinariamente bien en zonas mas blandas, aunque no son, por la forma de los tacos entre otras cosas, específicas para ello. En terreno más duro entra en juego en famosos Grafeno y tengo que decir que con la caña que le hemos metido no se nota ni por asomo una señal de desgaste. Después de unos 150km la suela esta nueva con uso en terreno variado, piedras, tierra, mojado y seco.

IMG 0222
INOV-8 siempre destaca por sus potentes suelas

En el medio, entre el talón y la puntera hay una ranura que INOV-8 ha llamado ADAPTER-FLEX que de alguna manera separa la movilidad de la parte trasera y delantera de la zapatilla facilitando en apoyo en superficies desiguales, lo normal en trail running. El juego que da ese corte facilita que ambas partes de la zapatilla se comporten como piezas casi independientes, de hecho la zapatilla es sorprendentemente flexible a la torsión.

Si seguimos subiendo seguimos con lo bueno ya que el grafeno hace su presencia en la mediasuela con la G-Fly. Básicamente lo que consigue este material es que las propiedades de la EVA utilizada en la fabricación de la mediasuela reaccionen mejor y durante más tiempo al trabajo requerido, en este caso, correr por la montaña. La reactividad y la amortiguación inherentes a la espuma EVA se mejoran, según INOV-8, en un 25% de acuerdo a sus pruebas de laboratorio, lo cual es una subida considerable aunque difícil de medir. En las pruebas de campo que hemos realizado si que hemos notado una reactividad excepcional y desde luego una amortiguación muy buena, aunque para ser objetivos habría que probar las mismas zapatillas sin el Grafeno para ver las diferencias, algo realmente complicado, por no decir imposible.
En cualquier caso y creo que eso es lo que importa, la reacción de las zapatillas a la presión de la zancada es muy buena y tienen desde luego una adecuada estabilidad. A pesar de correr por terrenos inestables, la zancada es segura y firme.

IMG 0201
TrailFly Ultra G300

El upper es bastante ligero, aunque sujeta perfectamente el pie. Una malla sintética relativamente fina rodea el pie con varios refuerzos de TPU colocados estratégicamente  que aseguran la durabilidad de la zapatilla frente a las exigencias del uso en montaña y la verdad es que con los kilómetros recorridos, que quizás no sean muchos objetivamente, pero si suficientes para hacernos una idea de la respuesta, está ha sido muy buena: ninguna señal de desgaste. El talón no esta reforzado de manera brutal, pero la verdad es que es mas que suficiente para sujetar el pie en su sitio y además del cuello es suave con lo que la sensación de uso es muy agradable.

Otro desarrollo tecnológico interesante es el cambrillón, una pieza de la zapatilla que normalmente ninguna marca utiliza pero que INOV8 ha recuperado. El cambrillón es en zapato de calle una pieza metálica que sirve para unir el talón con la suela y en este caso, la marca inglesa ha presentado el DFB™, acrónimo de “Dynamic Fascia Band que consiste en una pieza de TPU duro implantada en el talón con 4 tentáculos que van hacia los metatarsos. Esta pieza está alojada justo encima de la mediasuela y el objetivo es imitar el trabajo de la fascia y mimetizar el efecto windlass que hace que funcione el arco plantar de la manera adecuada para correr, sobre todo en terreno desigual pero que se pierde ligeramente al estar el pie dentro de una zapatilla. En teoría, el DFB™ descarga la fascia del esfuerzo máximo y ayuda a la reactividad de la zapatilla.

En definitiva, estas nuevas TrailFly Ultra G300 son un compendio de toda la última tecnología de la casa inglesa INOV-8 que nos presenta este modelo apto para ultratrails y perfectamente adecuado para corredores de pesos medios por la gran durabilidad tanto de la mediasuela como de la suela.

Una buenísima opción que con algo mas de los 300 gramos del nombre (327 según mi báscula, por pie) se ofrece desde ya por 195 € de PVP, que si bien no es barato, nos permitirá tener zapatilla para muchos kilómetros.

Chaleco Naked HC

Relacionado

A PRUEBA | Chaleco Naked HC

Relacionado

VÍDEO | Cómo usar los bastones para correr por montaña

Los mejores vídeos