Diario de un debutante | CAPÍTULO 4

Un día de mucho vicio ha desembocado en una resaca de varios días que no me ha dejado completar la semana con normalidad. Pero no penséis mal.
Nacho Barranco
Diario de un debutante | CAPÍTULO 4
Diario de un debutante | CAPÍTULO 4

Esta semana ha sido rara y, probablemente, poco adecuada en un proyecto de maratoniano como yo. En un principio los entrenamientos estaban planteados de la misma forma que en las semanas precedentes, con unos 74 kilómetros acumulados, sesiones de series, gimnasio, rodajes… Pero se me cruzó el cable y me fui al Pirineo de Huesca con la mirada puesta en Monte Perdido, el tercer pico más alto de la cordillera que separa Francia y España por detrás de Aneto y Posets.

Total, que el lunes rodé e hice gimnasio como siempre y me fui con la furgoneta hacia el Pirineo. La previsión del tiempo del martes no era muy halagüeña así que decidí retrasar la subida al miércoles. Ese martes hice un pequeño rodaje de algo más de una hora por montaña y dejé el cuerpo listo para lo que me esperaba el miércoles: 32 kilómetros y 2.364 metros de desnivel positivo. A continuación os dejo una pequeña crónica de esa subida:

Monte Perdido (3.355 m). Solo y rápido.

  • Todo lo solo que se puede estar en el Pirineo en agosto.
  • Todo lo rápido que me permitieron mis piernas.

El miércoles subí a Monte Perdido desde el aparcamiento de Ordesa en 2 horas y 46 minutos. Después bajé en 2 horas y 15 minutos. En total, 5 horas, un minuto y 53 segundos de bastante diversión. 32 kilómetros y 2.364 metros de desnivel positivo.

Tenía en mente una actividad de unas seis horas si todo salía bien, pero desde que salí a las 6:20h de la mañana del aparcamiento me encontré muy bien. Llegué al Refugio de Goriz en 1h23, cogí agua y seguí hasta arriba. La parte final, conocida como la Escupidera por su mala fama invernal, se me hizo eterna. Prefiero 10 pasos de Mahoma (la parte final del Aneto) seguidos a ese kilómetro interminable.

Diario de un debutante | CAPÍTULO 4

La belleza del Valle de Ordesa desde la cumbre del Perdido.

En la bajada noté bastante las alegrías del ascenso, pero pude ir a buen ritmo hasta que llegué de nuevo a la Cola de Caballo. Ahí comencé a correr en la parte llana y tuve que sufrir en los kilómetros finales tomándomelos, evidentemente, como una competición para tratar de bajar de las 5 horas.

La conclusión es que el Perdido es una montaña muy constante pero accesible, sobre todo si haces noche en Goriz. Hay dos pasos complicados (equipados con cadenas y clavijas) y un tramo final muy duro. Por lo demás, su principal dificultad son las piedras que resbalan y que en algunos momentos se hacen algo incómodas. Mientras subía pensé en varias personas para volver en otra ocasión.

Con esta ya he subido Aneto, Posets y Perdido (en ese orden), las tres cimas más altas del Pirineo. A por el Vignemale.

Os dejo aquí la actividad en Strava (sale menos tiempo porque quita las dos paradas en Goriz a beber agua y el rato que estuve en la cumbre).

Diario de un debutante | CAPÍTULO 4

Esto indicaba el reloj después de la subida a Monte Perdido. Le hice un poco de caso.

Todo este esfuerzo desembocó en unos cuádriceps cargados que tardaron en recuperarse. El día siguiente (jueves) di un pequeño paseo, el viernes rodé unos 10 kilómetros y el sábado hice un trote de 20 minutos. Se unieron dos cosas: que estaba bastante tocado de piernas y que no tuve mucho tiempo teniendo en cuenta que tenía que viajar hasta la costa alicantina para disfrutar del Campeonato de España de Atletismo celebrado este fin de semana en La Nucía (una localidad al lado de Benidorm). La última actividad de la semana fue subir al Peñón de Ifach en Calpe con dos amigos a ritmo tranquilo, por lo que la semana ha sido, en parte, bastante montañera.

MATERIAL UTILIZADO

Esta semana he cambiado mis zapas habituales de rodar por las Brooks GTS Adrenaline 19, un modelo que es bastante más reactivo que las Clifton 5 de HOKA y que, además, me resulta muy estable y cómodo para acumular kilómetros. En cuanto a los dos días en la montaña, utilicé las Pegasus 36 Trail, que me siguen sorprendiendo para bien. Es verdad que en el Perdido acabé notando cómo en terreno muy pedregoso son algo blandas en su suela, clavándose algunas piedras en las plantas de los pies. Pero en conjunto son un modelo muy bien estructurado, cómodo y fiable.

Diario de un debutante | CAPÍTULO 4

Ayer recibí estas zapas, las HOKA ONE ONE Rincon. Muchas ganas de utilizarlas en series.

LOS DATOS DE LA SEMANA (26-1 SEPTIEMBRE)

  • Kilómetros acumulados: 65.
  • Sesiones: 4 (incluyendo la subida a Monte Perdido).
  • Nivel de fatiga (sobre 10): 3
  • Lugar de entrenamiento: Madrid, Pirineo de Huesca y Benidorm.
  • Tresmiles subidos: 1.
  • Planes de maratón cumplidos: 0.
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

¿Cuál es el número mínimo de kilómetros que tienes que acumular para entrenar un maratón?

Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

La Ultraboost mejora todas sus partes resultando perfecta para hacer kilómetros...

La FuelCell 5280 es la zapatilla a la que New Balance le ha aplicado una placa de fib...

Así son las Spire 3 de 361º, unas zapatillas que aportan máximo confort y con una gra...

Las Super Cross y las Storm Viper tendrán edición especial para los 20 kilómetros de ...

Perfecta adaptación, firme y rápida para hacer los kilómetros que quieras es el resul...