¿Qué es la L-Carnitina?

Los beneficios de la L Carnitina para el corredor

Qué es la L Carnitina
Qué es la L Carnitina

Seguro que en algún momento has oído hablar de la L-Carnitina como un producto milagroso para adelgazar o quemar grasas. Pero cuidado, no siempre hay que fiarse de ciertas publicidades o el marketing agresivo que se utiliza para vender productos con L-Carnitina. Así que te vamos a contar, resumidamente, qué se sabe al respecto y las propiedades de la Carnitina.

La L-Carnitina no es un 'quema grasas'

QUÉ ES LA L-CARNITINA

La L-Carnitina, o levocarnitina, es un aminoácido el cual es sintetizado por nuestro cuerpo, normalmente por órganos como el hígado, riñón y cerebro. La L-Carnitina, y de ahí su mitificación, se encarga de transportar los ácidos grasos hacia las mitocóndrias para poder producir energía en el Ciclo de Krebs. Osea, que es como la carretilla que lleva el carbón para quemar. Esta acción sólo se produce cuando la actividad, en nuestro caso correr, es aeróbica. Esto quiere decir que tiene que ser con bajas pulsaciones para que el oxígeno se encargue de la quema de grasas como fuente de energía, y no entre a participar el glucógeno muscular ni hepático. Este es un proceso natural que se produce en el metabolismo de cualquier persona. Al ser la L-Carnitina un mero transportador, no hay ningún estudio científico que avale la quema de grasas (o adelgazar) por el aporte de la L-Carnitina. Se hace por correr de forma aeróbica de manera prolongada.

La L-Carnitina, por tanto, ayuda a optimizar el proceso de producción de energía y a una buen estado mitocondrial. Si que hay estudios donde se ha visto que la suplementación con Acetilcarnitina tiene efectos beneficiosos en animales de edad avanzada y en humanos, incluida la regeneración de la función mitocondrial. Estos beneficios dependen de la dosis de Carnitina, también después de un ciclo corto. Esto puede provocar una mayor fosforilación oxidativa y, por tanto, una mejora del empeoramiento mitocondrial relacionado con la edad. El Ciclo de Krebs rendirá mejor durante más años.

La L-Carnitina se puede encontrar de manera natural en la carne de cordero, cerdo y vacuno, pescado, huevos y nada o muy poco en el mundo vegetal.

CUÁNDO TOMAR LA L-CARNITINA

Se dan casos genéticos o por ciertos tratamientos, que los niveles de L-Carnitina en el cuerpo son bajos y hay que suministrar un suplemento de este aminoácido al cuerpo para su funcionamiento normal, como por ejemplo si no dispones de lisina y metionina para sintetizar la L-Carnitina, si tienes bajas concentraciones de Hierro, vitamina C, B3, B6, si tienes una mala absorción intestinal, si hay problemas hepáticos o renales (porque ahí se sintetiza), si hay defectos en el transporte de la L-Carnitina. Si crees que sufres de alguno de estos casos, siempre te tienes que poner en manos de un médico para poner el tratamiento adecuado.

La forma ideal de suplementación es como L-carnitina, y nunca como D- carnitina por su toxicidad como complemento. La L-Carnitina se utiliza como tratamiento en estos casos:

  • Para bajar los niveles de colsterol y asociados a LDL.
  • Para bajar los niveles altos de trigliceridos.
  • En enfermedades cardiovasculares, y dolores de piernas causados por mala circulación.
  • Para mejorar el bajo rendimiento físico por carencia de carnitina.
  • En enfermedades como Alzehimer, depresiones seniles o falta de memoria.
  • En enfermedades renales, trastornos hepáticos y cirrosis hepáticas.
  • Para el tratamiento de la diabetes.
  • Porque aumenten las necesidades de L-Carnitina, como en el embarazo.
  • Cuando se necesita aumentar la movilidad de espermatozoides.

CÓMO TOMAR LA L-CARNITINA

Ahora que ya sabes qué es la L-Carnitina y cómo trabaja, si decides tomarla (se vende con receta en las farmacias) debes saber que no sirve cualquier cantidad y, como en casi todo, el exceso puede ser perjudicial. Según las publicaciones (no científicas) al respecto, se recomienda tomar 4 gramos al día, dividido en tres o cuatro tomas, cuando vayas a realizar ejercicio aeróbico durante al menos 40 minutos en un plazo de al menos un mes. Con 1,5 gramos al día, ya habría un beneficio en el transporte de ácidos grasos. También aparece que la dosis habitual suele ser 50-100 mg/kg/día. En personas con problemas renales, nunca se debería alacanzar la dosis máxima. El principal problema se puede agrabar. También se han detectado contraindicaciones con el sobre uso. Ciertas bacterias del intestino, al metabolizar la L-Carnitina, generan un producto llamado TMAO que está relacionado con la aterosclerosis (depositos de placas grasas en las arterias).

CONCLUSIÓN

Si quieres adelgazar, o reducir tu volumen de grasas, activa o umenta tu cantidad de ejercicio aeróbico semanal y cuida tu alimentación. Cuanto más tiempo pases moviéndote de manera suave, tu metabolismo recurrirá más frecuentemente a tus reservas naturales (grasas) para producir energía. La L-Carnitina sólo ayuda en el transporte y no quemarás más ácidos grasos por tomarla, según los estudios científicos que hay hasta la fecha.

Heinonen,Talkala y Kuist 1992. Investigación sobre el uso de la L-Carnitina. Decombaz, 1993. David Castill,1994. Klaus, Wutzke, Lorenz, 2004.