Antonio Agredano

Cuando corre no mira el reloj para medir pulsaciones, sino para saber cuánto resta para la siguiente cerveza.

Una imagen de la Mezquita de Córdoba. Foto: Eliott Van Buggenhout

Córdoba

Opinión

Cuando corro, intento descifrar las ciudades y Córdoba es la mía. He corrido en otras ciudades y en ellas siempre me he sentido un extraño.

Bollycao. Ese objeto de deseo.

Bollycaos

Recuerdo las calles de mi barrio. De pequeños jugábamos a ‘Policía y Ladrón’. Por gordo, siempre me elegían el último. Las sudaderas de color gris olímpico. Las Yumas. Los Bollycaos de antes.