Carta aclaratoria de Isaac Viciosa tras la polémica con Mo Katir

Isaac Viciosa: “He pedido perdón a Mo Katir por el daño que le han podido hacer mis palabras. Espero poder verle en el futuro y darle un abrazo”.

Carta aclaratoria de Isaac Viciosa tras la polémica con Mo Katir
Carta aclaratoria de Isaac Viciosa tras la polémica con Mo Katir

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


A continuación reproducimos en este texto las palabras de Isaac Viciosa después de la entrevista publicada en este medio de comunicación.

Antes de nada, me gustaría transmitir que, después de ver la entrevista publicada en la revista Corredor y en la que el periodista fue fiel a las declaraciones que realicé, lo primero que hice fue enviar un mensaje a Mo Katir pidiéndole disculpas por mis declaraciones y por lo que le haya podido sentar mal. Además, también lo he hecho por haberle distraído de su preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio, pues habrá recibido mensajes tanto de medios de comunicación como de personas relacionadas con el atletismo.

Creo que esta situación me ha ayudado a reflexionar sobre cómo soy y cómo me he comportado a lo largo de mi vida con personas de otros países, razas o religiones, ya que es lo que más comentarios ha suscitado de la entrevista. Pese a ser de un pueblo pequeño de apenas 300 habitantes en el que la inmigración apenas existe, en mi familia la he tenido muy presente, pues muchos han tenido que salir de España y sé lo que se siente. Mi hermana vive en Lisboa, casada con un portugués; mi hermano, en Ecuador casado con una ecuatoriana. Con esto quiero decir que en mi familia se vive con total naturalidad el fenómeno de las migraciones de personas, respetando siempre a todos sean del origen que sean.

En mis primeros años como atleta compartí habitación con corredores de Marruecos y pude conocer en profundidad a algunos de ellos, hablando de temas personales, de nuestras creencias o como eran nuestras familias. A pesar de profesar religiones diferentes, llegamos a rezar juntos, y eso es algo muy íntimo para un creyente. Tan interesantes y fructificantes fueron estas experiencias que incluso otros atletas se acercaban, porque sabían que estábamos en un espacio de respeto y armonía. Ese es mi primer recuerdo con personas de otros países.

Con el tiempo y ya siendo padre, a mis hijos les he ido educando siempre en el respeto y la solidaridad, siendo varios de ellos colaboradores con varias asociaciones en las que trabajan por la sociedad, por las personas más desfavorecidas, sin importar su raza o su origen. En casa jamás habrá oído hablar mal de nadie, sea del origen que sea.

Qué decir de la escuela de atletismo que dirijo y que lleva mi nombre. Que arremetan contra ella es lo que más me dolería, pues somos un club que, aunque hayamos podido cometer errores, tratamos de ayudar a cualquier persona. Recuerdo varios casos de atletas llegados de África, algunos incluso en patera, que sin papeles y sin la situación regularizada encontraron nuestra ayuda, colaborando activamente para que regularizaran su situación, encontraran trabajo y pudieran integrarse en España como un ciudadano más. Creo que esos ejemplos, pues son varios las personas que hemos tenido cerca en esta situación, marcan mi forma de ser en cuanto a este tema. Recordarlo me ayuda a ver cómo he sido, cómo soy y en qué puedo mejorar.

Si algo tiene este deporte es que cuenta con la capacidad de integrar a todas las personas y eso es lo que hacemos en todos los clubes de atletismo. Muchas personas vinculadas a clubes de atletismo que lean esta carta podrán contar miles de casos de chavales que se integran en una sociedad nueva gracias, en parte, a la labor de los clubes de atletismo. Ese tiene que ser nuestro objetivo, facilitando su integración y su desarrollo como personas.

Con todo ello quiero decir que me resulta muy chocante que se me tache de racista o xenófobo, más todavía cuando son personas que no me conocen. Lo que pretendo con este texto es que la gente me conozca y sepa cómo soy más allá de una entrevista en la que había tres partes muy diferenciadas: la del viejo atleta de los años ‘90 que se aferra a su época, la del que fuera hombre récord que ha perdido una marca a la que guardaba cariño y una última parte dedicada a la esperanza por un joven atleta como Mo Katir que ojalá sea el futuro del atletismo español.

Y sí, en la entrevista hay comentarios que no son propios y por ello lo primero que hice y quiero volver a reiterar es pedir perdón sincero a Mo Katir, al que espero conocer en persona en el futuro y poder darle un abrazo.

El atleta Isaac Viciosa en el Campeonato de Europa de Budapest 1998 en el que triunfó en los 5.000 metros. Foto: RFEA.

Relacionado

Viciosa: "El atletismo necesita que Katir dure muchos años"

Mo Katir se ha convertido en el atleta español de moda. Foto Diamond League

Relacionado

Katir: "No escucho a nadie. Esta marca es fruto del trabajo duro"

Los horarios del atletismo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021

Relacionado

Los horarios del atletismo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Los mejores vídeos