Irene Sánchez-Escribano vuelve a correr: "Sé que no soy peor atleta por no ser olímpica"

Hablamos con Irene Sánchez-Escribano 9 semanas después de su fatídica lesión. Ya vuelve a correr y tiene claro que quiere ser olímpica, "pero también he aprendido que no soy peor atleta por no haberlo sido".

Irene Sánchez Escribano durante una sesión de entrenamiento en el CAR de Madrid. SPORTMEDIA.
Irene Sánchez Escribano durante una sesión de entrenamiento en el CAR de Madrid. SPORTMEDIA.

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Fue el martes 13 de julio cuando Irene Sánchez-Escribano se rompió el segundo metatarsiano de su pie izquierdo. El lunes, 69 días después de aquello, la toledana volvió a trotar en el mismo lugar, la pista del CAR de Madrid. Han sido más de nueve semanas de recuperación en las que se celebraron los Juegos Olímpicos de Tokio, para los que había entrenado como nunca. "A nivel emocional me he reafirmado en algo que siempre he pensado: lo importante es disfrutar no solo del objetivo, sino del proceso y del día a día", explica la atleta con la calma necesaria tras unos meses difíciles. Y no duda en extrapolar lo ocurrido más allá del deporte: "A mí me ha pasado en el deporte, que es mi trabajo, pero puede ocurrir en cualquier ámbito de la vida. Hay que tener esa resiliencia y pensar que aunque trabajes mucho las cosas a veces no pasan como esperábamos".

De esos Juegos Olímpicos que nunca llegaron y con los que sigue emocionándose al pensar en ellos, dice que "por supuesto que quiero ser olímpica, y lo intentaré cuando toque, peor también sé que no soy peor atleta por no haber estado en los Juegos". 

De esta lesión, "la más grave de mi carrera y también la que más me ha cortado en seco", comenzó a recuperarse poco a poco, en periodos de dos semanas. "Primero estuve dos semanas con muletas sin apoyar el pie, después otras dos apoyando pero con dos muletas y por último otras dos con una sola muleta. Por último, cuatro semanas caminando poco a poco y siempre sin molestias", cuenta sobre su proceso de recuperación.

"Desde que los médicos me permitieron plantar el pie con las dos muletas he estado haciendo entrenamientos de carrera en el agua, ya que la natación no era recomendable para el antepié, y también trabajo de core y abdominales. Sabía que si quería recuperarme y llegar al punto en el que estoy ahora con garantías de entrenar tenía que seguir una rutina como si no tuviera lesión", cuenta la atleta a la revista Corredor.

Esos trabajos en la piscina fueron poco a poco intensificándose y, ya en Madrid una vez llegado septiembre, comenzó con trabajo en la elíptica y sobre la bicicleta. "Además, los médicos me permitieron realizar trabajo en el gimnasio con carga, excepto los saltos, por lo que he podido realizar los ejercicios que hacemos cada año en pretemporada". 

Ahora, con el hueso ya soldado y sin ningún tipo de daños colaterales por la lesión, la obstaculista ha comenzado a correr después de más de dos meses sin hacerlo.

LAS LÁGRIMAS DEL PRIMER TROTE

"El lunes tuve un día muy largo, porque estuve con los médicos por la mañana y después con el fisioterapeuta y el psicólogo, y a las ocho de la tarde me puse a entrenar porque ya me permitían correr. Me esperó mi entrenador, Antonio Serrano, e hice tres repeticiones de dos minutos trotando. Íbamos lento y al poco de comenzar se me saltaron las lágrimas. Antonio pensaba que me había vuelto a pasar algo... pero era de emoción", relata la atleta. "Pensaba que iba a ir como un pato mareado después de tanto tiempo pero me sentí muy bien, sin dolores y sin la sensación de estar haciendo un gran esfuerzo".

De todo este proceso, Sánchez-Escribano ha sacado muchas lecciones, tanto físicas como emocionales. "Es una pequeña mancha en mi trayectoria deportiva, que es mucho más amplia que este periodo de tiempo", cuenta para agradecer también el apoyo de toda la familia del atletismo. "Me he sentido apoyada, pero sobre todo valorada. Muchas personas anónimas y conocidas me han escrito para decirme cosas bonitas de verdad, en las que no solo hablaban de mí a nivel deportivo, sino también como persona".

Una charla con Irene Sánchez-Escribano.
Irene Sánchez Esribano en el Campeonato del Mundo de Doha 2019. Foto: Sportmedia

Relacionado

Carta a Irene Sánchez-Escribano

La atleta española Irene Sánchez Escribano en el último Campeonato del Mundo en Doha. Foto Sportmedia

Relacionado

Las mínimas para el Campeonato del Mundo de Eugene 2022

Los mejores vídeos