Cómo preparar tu próximo 5k

Además del propio entrenamiento físico, la motivación es sin duda la clave del éxito, también se entrena y puede mejorar. Te damos cuatro claves básicas.

Linda Sansegundo

Cómo preparar tu próximo 5k
Cómo preparar tu próximo 5k

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Cada una tenemos diferentes razones para correr, por lo que es importante no perder de vista nuestras motivaciones e ilusiones, especialmente cuando las energías o fuerzas flaquean. A lo mejor una buena opción es escribir tu propia lista de razones por las que empezaste a entrenar y, además, lo que esperas lograr con ello, ¡a ver qué sale! De vez en cuando es necesario parar, escribir para ayudarnos a visualizar y releerlo de vez en cuando.

Tener un recordatorio diario de nuestros objetivos, manteniéndolos visibles físicamente ayuda a mantenerse en la vanguardia de nuestra mente. Especialmente cuando estás tratando de cambiar un comportamiento o adquiriendo un hábito es fácil distraerse y perder el foco entre todas las demás exigencias diarias.

Toma nota de estos 4 consejos generales que pueden ayudarte a mantener tu rutina de entrenamiento:

1. Escoge un plan de entrenamiento adecuado

Comienza tu entrenamiento según sea tu nivel físico en este momento, ni demasiado exigente ni demasiado fácil. Si el plan es demasiado duro, corres el riesgo de lesionarte y perder el ánimo que puede llevarte al fracaso. Por otro lado, si el plan es demasiado sencillo, no va a estimular los efectos de entrenamiento necesarios.

Nuestro mejor consejo en esta línea será siempre que te pongas en manos de un entrenador cualificado.

2. Reserva ese hueco en la agenda

Siempre solemos recomendar realizar el entrenamiento a primera hora de la mañana, si es posible. Deja la ropa preparada la noche anterior, pon la alarma, levántate incluso antes de tener tiempo para pensar en ello, es la única manera. Pereza tenemos todas pero hay que vencerla lo más rápidamente posible.

Cuando hacemos ejercicio al final del día, tenemos todo el día para buscar excusas: cansancio, reuniones familiares o compromisos de trabajo a menudo pueden interferir con incluso las mejores intenciones.

3. Márcate un objetivo

Lo primero pasa por inscribirte realmente a la prueba y marcarla en rojo en tu calendario, así no habrá vuelta a atrás.

Además, marcarnos objetivos pequeños además del gran final nos ayuda a ir cumpliendo etapas y no desanimarnos por el camino; al igual que el día D una buena técnica es dividir los 5k en segmentos más pequeños.

4. Toma medidas más allá de las cronométricas

Mide tu frecuencia cardíaca en reposo, la presión arterial, el peso, el porcentaje de grasa corporal, los centímetros de la circunferencia de tu cintura, la shoras que duermes cada día... así llevarás un seguimiento mucho más personal además del kilometraje diario. Ver el cambio nos puede ayudar a mantener la ilusión.

Tu frecuencia cardíaca en reposo y la presión arterial deben ser inferiores cuando tu nivel de condición física mejore. Dosminuir tu peso, el porcentaje de grasa corporal, y la circunferencia de la cintura también pueden proporcionar la motivación necesaria. En tu diario de entrenamiento, ten en cuenta cómo te queda la ropa y cómo varía tu energía  durante el día. ¿Estás durmiendo mejor?


PÓDCAST: ¿Cómo afecta el gluten a nuestra salud?

Puedes suscribirte al pódcast CORREDOR en las principales plataformas: iVOOXApple y Spotify.

Bizcocho de limón sin gluten

Relacionado

Bizcocho de limón sin gluten

La cabeza es casi más importante que las piernas

Relacionado

La cabeza es casi más importante que las piernas

Los mejores vídeos