Consejos nutricionales para mujeres según su edad

Cuidar nuestra alimentación no es una cuestión de moda, sino de personalizar según el sexo, la etapa de la vida o la edad, las necesidades energéticas y el nivel de ejercicio físico.

Julia Niño

Consejos nutricionales para mujeres según su edad
Consejos nutricionales para mujeres según su edad

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Muchas veces creemos ser invencibles, capaces de llegar a todo, haciéndolo todo a la perfección y a la vez, pero no debemos engañarnos… En ocasiones, la salud de la mujer se puede resentir debido a un ritmo de vida frenético donde las pautas de alimentación se adaptan más a las prisas o al deseo de adelgazar que no a las necesidades nutricionales y energéticas.

La mejor dieta es aquella que satisface nuestras necesidades energéticas y asegura el aporte suficiente de todos los nutrientes

Aunque las recomendaciones de tener unos hábitos saludables, tanto de llevar una buena alimentación como realizar una correcta actividad física, son importantes en cualquier edad, cada etapa de la vida de una mujer trae consigo necesidades específicas que deben atenderse con el fin de mantener la salud.

CONSEJOS DE NUTRICIÓN SEGÚN LA EDAD DE LA MUJER

  • Edad adulta (20 y 59 años)

La edad adulta, según la OMS, comprende el período entre los 20 y los 59 años. Durante esta etapa las recomendaciones generales de nutrición para mujeres se basan en una alimentación saludable (rica en vegetales y frutas, cereales integrales y legumbres, carnes magras, pescados y grasas cardiosaludables), una buena hidratación, el consumo adecuado de fibra y el mantenimiento del ejercicio físico.

El ejercicio físico de cada mujer, en particular, unido a sus quehaceres diarios, harán que se deba hacer un equilibrio personalizado en los requerimientos energéticos y nutricionales.

  • El embarazo y la lactancia

La alimentación de la mujer embarazada o lactante no es sustancialmente diferente a la de la mujer adulta; sin embargo, se deben tener en cuenta algunas recomendaciones que ya hemos explicado con anterioridad.

  • La menopausia

Con la llegada de la menopausia, entre los 45 y 55 años, se produce un descenso de los estrógenos que da lugar a desequilibrios hormonales, mayor retención de líquidos y grasa localizada, pérdida de masa ósea…

Más que nunca es vital cuidar la alimentación y la práctica de ejercicio, también es importante incrementar la ingesta de fibra, reducir la cantidad de sal/azúcar y vigilar los aportes correspondientes de vitamina C,D, E y B12 omega 3, calcio y zinc.

  • La edad avanzada

A partir de los 60 existen más factores patológicos que pueden evidenciar enfermedades crónicas como la hipertensión o la artritis, entre otras.

Aunque la existencia de ciertas patologías pueda requerir una pauta alimenticia concreta, es importante que la oferta de alimentos mantenga la frescura, la variedad y la suculencia para evitar que desaparezca el apetito y así asegurar una ingesta óptima de macronutrientes.

En este periodo, además, la hidratación, la fibra y una ingesta calórica suficiente (rica en vitaminas y minerales como el hierro, el ácido fólico, la vitamina B12 y el calcio) adquieren una relevancia especial pues las consecuencias de la desnutrición o las carencias en edades avanzadas se relacionan con la alteración de la inmunidad, un deterioro físico y cognitivo más notable, la alteración en el metabolismo de los fármacos, el descenso de la capacidad respiratoria máxima y, en definitiva, un declive anticipado en la calidad y esperanza de vida.


PÓDCAST | Cómo evitar las lesiones en verano, con Álvaro Morán

Puedes suscribirte al pódcast CORREDOR en las principales plataformas: iVOOXApple y Spotify.

Vigila tus niveles de hierro

Relacionado

Vigila tus niveles de hierro

No subestimes al ácido fólico

Relacionado

No subestimes al ácido fólico