Nunca es tarde para comenzar a correr

Aunque nunca te lo hayas planteado, las etapas de la perimenopausia y menopausia son idóneas para comenzar a correr y sus beneficios van más allá de alcanzar un buen estado de forma.

Linda Sansegundo

Nunca es tarde para comenzar a correr
Nunca es tarde para comenzar a correr

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Puede que seas de las que buscaba un "atajo" cuando tocaba dar vueltas al campo en la clase de educación física en el colegio y en el instituto, pero nunca es tarde para empezar algo y correr tiene muchos beneficios para nosotras así que cálzate las zapatillas y empieza a correr.

BENEFICIOS DE CORRER A PARTIR DE LOS 45 AÑOS

  • Un 35 % de las españolas perimenopáusicas y menopáusicas tienen problemas de sueño. Los motivos no se deben exclusivamente a las hormonas. Las responsabilidades y la “doble vida” dentro y fuera de casa también influyen. Correr facilita el descanso.
  • Un trote suave es la mejor crema antienvejecimiento. Facilita la eliminación de toxinas en el sudor y la  orina y estimula la renovación celular, mejorando el aspecto de la piel. Por si fuera poco, mejora la autoestima,  que es lo más importante a la hora de verte (y que te vean) guapa.
  • Correr mantiene y mejora la actividad sexual en cualquier momento de la vida, pero se nota  especialmente  en los momentos en que se revolucionan tus hormonas.
  • El running puede ayudarte a llenar vacíos de la manera más saludable posible cuando tus hijos sean  más independientes o en algunos momentos de cambio como la jubilación.

COMBATE LOS SÍNTOMAS DE LA PERIMENOPAUSIA Y MENOPAUSIA

  • Aumenta tu ingesta de alimentos ricos en vitaminas E, C y B6; en calcio (almendras, nueces...) y en boro (fresas, tomates,  manzana...). Es importante favorecer la eliminación de toxinas bebiendo agua o infusiones de plantas diuréticas (vara de oro) y  depurativas (alcachofera). Echa mano de plantas ricas en isoflavonas, como la soja, que contiene genisteína, daidzeína y gliciteína, fitoestrógenos naturales que actúan en los mismos lugares y en la misma forma que los estrógenos.
  • El dong quai es otra fuente  natural de fitoestrógenos al que se le atribuye la capacidad de regular la presencia hormonal. Tiene efectos analgésicos, antiinflamatorios y antiespasmódicos, por lo que está indicado para problemas asociados a la menopausia como jaquecas, dolores  de espalda y articulares, incluso sofocos y sudores nocturnos.
  • La  onagra y la borraja contienen ácido linoleico y ácido gammalinoleico, dos ácidos grasos esenciales de la serie omega 6,  precursores de las prostaglandinas, moléculas reguladoras que intervienen como antiinflamatorias.
  • Para tratar otros síntomas como dolores de cabeza, podemos tomar tanacetum pathernium, y como remineralizantes, cola de  caballo, ortiga verde, alfalfa y espirulina.

PÓDCAST:  La incidencia del ejercicio físico en las mujeres en menopausia

Puedes suscribirte al pódcast CORREDOR en las principales plataformas: iVOOXApple y Spotify.

El 73,2% de las mujeres manifiestan los sofocos como uno de los síntomas más frecuentes

Relacionado

El 48,1% de las mujeres consideran que la menopausia es una etapa invisible para la sociedad

Intenta realizar 50 saltos a la comba diarios.

Relacionado

Qué tipo de ejercicio se recomienda para las mujeres en menopausia

Los mejores vídeos