Calcetines Rockay Razer Trail y Accelerate: primer contacto

Los calcetines de running de la marca danesa Rockay nos han sorprendido por su buen fabricado, detalles técnicos y precio.

David Rivas

Calcetines Rockay Accelerate
Calcetines Rockay Accelerate

Un corredor ha de vestirse por los pies, no queda duda. Dedicamos bastante tiempo a elegir las compañeras de batalla ideales: pronadoras, "trotonas" o "voladoras", pero normalmente, no tanto al par de piezas en contacto con directo con tus pies: los benditos calcetines. La pasada semana recibimos una muestra de dos de los modelos de la marca danesa Rockay: el Accelerate, pensado para carreras del día a día, y el Razer Trail, más apropiado para la práctica de carrera de montaña.

Señalemos que servidor desconocía por completo al fabricante, especializado en calcetines y accesorios para corredores fundada por el corredor de ultra distancia danés Daniel Chabert. La marca cuenta con un reconocible halo ecologista, ya que todo el hilo utilizado para sus calcetines proviene de restos de basura tirada al mar (similar a otras marcas como ECOALF). Tratan de enclavarse en el sector premium y, como tal, a primera vista el producto presenta un packaging trabajado. 

Así se hacen los calcetines Rockay

ROCKAY, CALCETINES PREMIUM

La segunda de las características es la resistencia de la prenda al sudor. El tratamiento Polygiene afirma que sólo es necesario tenderlos a secar después de cada uso y que el mal olor generado por las bacterias será absorbido por las fibras. Al no oler tanto no será necesario tantos lavados lo que redunda en la misión de la marca: sostenibiilidad mediante el ahorro de agua, energía y, por qué no, aumentar el ciclo de vida del producto.

Una vez puesto el calcetín, lógicamente ajustado, muestra características propias de un modelo de gama alta: la puntera no tiene costuras, lo que evita ampollas y rozaduras, cuenta con almohadillado en la zona del antepié para prevenir ante el aterrizaje en carrera, logo reflectante en el tendón de Aquiles para mayor seguridad, malla de ventilación en la zona del empeine y refuerzo en el arco plantar.

La principal diferencia entre el modelo Accelerate y el Razer Trail radica en la longitud de los mismos. El Accelerate es un modelo que cubre justo el tobillo a la altura de los maleolos, mientras que el Razer Trail cubre media pantorrilla. Ambos son modelos cómodos y en apariencia durables, aunque todavía no hemos realizado los suficientes entrenamientos con ellos como para poder atestiguarlos.

LA ENCUESTA ¿Cuánto sueles gastarte en calcetines de correr?

 

Calcetines Rockay Razer Trail
Así son los calcetines Rockay Razer Trail

GARANTÍA DE POR VIDA ROCKAY

Según el fabricante, un calcetín Rockay tiene garantía de por vida. Esto es, además de un plazo de devolución de 60 días desde la compra del producto, permite solicitar un cambio o devolución en caso de que el producto sea defectuoso, siempre y cuando la compra se haya registrado en la página web de la marca. Un detalle que no suele publicitarse.

El precio de los calcetines Rockay Accelerate es de 14,05€ por par, pero la web tiene descuentos por compras de packs (5% para 3 unidades, 20% para 12 unidades). El calcetín Rockay Razer Trail cuesta 18,44€ por unidad, con descuentos similares por compra de pack. Están disponibles en 4 tallas (S, M, L y XL, recomendamos mejor pedir una talla superior a la habitual de pie) y una gama de 7 colores para elegir (Razer Trail), 8 colores en el caso del Accelerate. Los envíos son gratuitos a partir de 50€ en su tienda oficial.

Más información en la página web de Rockay.

CÓMPRALOS EN AMAZON: PRECIO EN TIEMPO REAL

 

Archivado en:

Los calcetines para correr más adecuados son los de materiales sintéticos

Relacionado

Aprende a elegir los calcetines de running más adecuados

El calcetín de la fascitis | soycorredor.es

Relacionado

El calcetín de la fascitis plantar

Cómo debemos cuidar nuestros pies

Relacionado

Cómo debemos cuidar nuestros pies

Mimar tus pies te evitará muchos disgustos como corredor.

Relacionado

Los grandes olvidados al volver a correr: los pies