A PRUEBA | Frontal Olight Array 2S

1000 lúmenes en solo 130 gramos

Carlos Ultrarun probando el frontal Olight Array 2S
Carlos Ultrarun probando el frontal Olight Array 2S

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Cuando se habla de frontales, sobre todo desde hace unos pocos años, hay que hablar de Olight ya que es un serio competidor de las marcas más conocidas y habituales en el mundo del trail running. La gama Array es el modelo de trail por excelencia y recientemente hemos asistido a una mejora considerable con la puesta en el mercado de dos modelos nuevos, el Array 2, del que hablamos AQUÍ y el 2S del que hablaremos ahora.

La marca Olight tiene como origen el suministro de material de iluminación a las fuerzas de seguridad del estado, tanto policía como militares y ahí el listón está mucho mas alto que entre los corredores de trail, aunque las necesidades son claramente diferentes. El resultado es que tenemos en las manos un frontal construido con estándares de calidad elevados y que nos dará un buen servicio. Si queréis revisar conmigo toda la gama de frontales ligeros de la marca, lo podéis hacer mirando el vídeo que grabé a propósito AQUÍ.

Al contrario que el HS2, el primer frontal ligero de Olight que ni siquiera llevaba el nombre Array, el cabezal es rectangular pero sigue siendo de aluminio de manera que disipa muy bien el calor generado por el led. El cabezal del Array 2S lleva dos led, uno grande de más intensidad y profundidad y otro más pequeño de bañado.

Los modos de funcionamiento son dos:

El más bajo implica el funcionamiento del led de bañado únicamente y va de 30 lúmenes hasta 500 con una posición intermedia de 250. En máxima potencia este led nos da una duración de 5 horas. En el test que hemos hecho nos sale entre 4 horas y 29 minutos y 4 horas y 45 minutos.

Si queremos más intensidad, tendremos que recurrir al led más potente junto con el de bañado y con ese ajuste obtendremos unas potencias de 30, 500 y 1000 lúmenes, la potencia máxima del frontal. Según la marca, a toda potencia debería aguantar encendido unas 4 horas aunque en las pruebas que hemos realizado no ha aguantado tanto, apagándose a las 3 horas y 34 minutos. La distancia total a la que llega es de 140 metros.

En cuanto al calentamiento de la cabeza del frontal, hay que decir que para alcanzar esa potencia es casi obligatorio que se caliente para disipar esa energía generada por el led. La medición que hemos hecho es en torno a los 41º a la hora y media encendido pero también hay que decir que con el sistema de anclaje que tiene separado de la cabeza, no se transmite esa temperatura a la piel. De hecho la sensación térmica es bastante limitada.

La batería, la clave de todos los frontales es de 2600 mAh y la carga se realiza con un puerto USB-C de 5V el que carga de cero en poco más de 4 horas. En la parte inferior de la batería, lleva 6 pequeños led rojos que nos evitará tener que cargar con una luz roja extra para las carreras que lo obliguen. Los led son intermitentes y lo que vemos que es una pena es que no se pueden apagar, es decir, mientras esté el frontal encendido también lo estarán los 6 led intermitentes traseros, de noche o de día.

El frontal esta catalogado como IPX4, es decir, aguanta salpicaduras y tiene un límite de 1 metro de altura como garantía de caída.

Una cosa que nos ha gustado de manera especial es el sistema de ajuste sin manos. El cabezal lleva un sensor por debajo de la luz de bañado y el led rojo que controla la intensidad de ambos led. Si tenemos el led de bañado pasando la mano hacia arriba por delante del cabezal, subirá la intensidad: 30, 250 y 500 lúmenes. Si cambiamos, con un doble click, el modo y activamos el led de bañado y el de profundidad, podremos controlarlos igualmente, pasando la mano subirá de 100 a 500 y a 1000 lúmenes y pasando la mano hacia abajo reducirá la intensidad.

Nos ha resultado muy cómodo de cara al uso en trail running donde es clave el control de la intensidad lumínica para optimizar nuestra visión según el tipo de terreno y por supuesto para alargar el consumo de la batería.

Nos ha resultado muy cómodo de cara al uso en trail running donde es clave el control de la intensidad lumínica para optimizar nuestra visión según el tipo de terreno y por supuesto para alargar el consumo de la batería.

Como no podía ser todo excepcional y por poner una pega, es una pena que se haya eliminado el sistema de sustitución de batería del Array anterior, aunque por otro lado podemos utilizar el Array 2S con un powerbank conectado, por lo que si la carrera es larga, el suministro de energía podría ser infinito.

El precio de esta joya es de solo 94,95 €, un precio bastante contenido para lo que ofrece.

Más información: https://bit.ly/3pTszTs

Frontal Olight Array 2S
Frontal Olight Array 2S

 

Frontal Olight Array 2 para practicar trail running

Relacionado

A PRUEBA | Frontal Olight Array 2

Óscar Husillos y Manuel Merillas se retaron en la montaña gracias a Goya Foods.

Relacionado

Óscar Husillos se atreve con el trail running

Los mejores vídeos