A PRUEBA | New Balance Hierro V6

La New Balance Hierro V6 es una zapatilla que va muy bien en terrenos pisteros, compactos, senderos en buen estado, e incluso por asfalto no nos sentiremos tan incómodos como con otras zapatillas de montaña

Probamos a fondo la New Balance Fresh Foam Hierro V6
Probamos a fondo la New Balance Fresh Foam Hierro V6

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Una de las zapatillas que más ilusión nos hacía probar esta temporada era la New Balance Hierro en su sexta versión. Estamos ante el modelo más emblemático para trail running de la marca americana. Y es que, desde su nacimiento, hace ya un lustro, la casa de Boston tenía claro que quería convertir a la Hierro en una de las mejores zapatillas del mundo para correr por montaña. Y lo ha conseguido. Porque no ha escatimado en esfuerzos ni tecnología para convertir a este calzado en un ‘superdotado’ de su segmento. ¿El secreto? Apostar por la sencillez y priorizar la comodidad al peso.

A simple vista ya comprobamos que esta nueva versión de la Hierro no presenta cambios drásticos respecto a su predecesora. Buenas noticias. Porque ya durante el pasado año, a pesar de la escasez de carreras y las restricciones por la pandemia que nos limitaron mucho a todos para correr por la montaña, las Hierro V5 nos dejaron unas sensaciones exquisitas. Sensaciones que hemos mantenido e incluso mejorado. Pero lo cierto es que sí hay ciertos cambios que a continuación analizamos.

Y el cambio más significativo en el upper es posiblemente la nueva lengüeta, de corte clásico, acolchada, voluminosa y esponjosa. Se ha eliminado esa “sobrelengüeta” que tenía la anterior versión y que nunca nos llegó a convencer.

El más considerable lo encontramos en el upper, donde se ha sustituido el material que recubre la zapatilla por otro más transpirable y resistente; también más elástico y más próximo al hilo que al plástico. Se perciben rápidamente las perforaciones de la malla que sirven como puntos de ventilación, aspecto básico en estos próximos meses de verano. La pieza Toe Protect se mantiene intacta en la puntera para servir como escudo ante el posible choque de nuestros dedos contra piedras o roca del terreno. Y el cambio más significativo en el upper es posiblemente la nueva lengüeta, de corte clásico, acolchada, voluminosa y esponjosa. Se ha eliminado esa “sobrelengüeta” que tenía la anterior versión y que nunca nos llegó a convencer. A nuestro criterio, acierto de New Balance. Los cordones también se han modificado, son más robustos y dan más empaque a la zona del empeine. Por su parte la plantilla se mantiene idéntica: espumosa, cómoda y resistente (de momento no hemos notado el desgaste que sí notamos en otras tras el mismo número de kilómetros).

El talón es otra de las partes en las que encontramos un cambio sustancial. La zapatilla amplía el refuerzo en toda esta zona, con una pieza más contundente y rígida (no dura, sino rígida); detalle que hemos agradecido al correr por zonas con más piedra suelta y senderos en mal estado. Toda la pieza que envuelve el talón no solo ayuda a proteger el pie sino que aporta un plus de estabilidad ayudando a no dar pasos en falso. De igual modo el collarín también tiene ahora algo más de densidad en su material espumoso. En este tipo de acabados entra el gusto personal de cada corredor, pero en mi caso es algo que agradezco, sobre todo porque soy propenso a romper las zapatillas por esta zona: destrozo el collarín mucho antes que la suela o el upper.

LA NUEVA HIERRO, MÁS ESTRECHA

Otro de los cambios destacables es la horma de la zapatilla, más estrecha en esta Hierro V6. Una decisión que a los corredores de pies más anchos no gustará pero que los que tenemos los pies más finos hemos agradecido porque la zapatilla así gana un plus de ajuste y sujeción. No he notado agobio en los pies en ningún momento. De hecho, a pesar de ese ligero estrechamiento, considero que es una zapatilla que podemos categorizar de horma ancha.

Veamos sus cifras: 8 milímetros de drop y 339 gramos de peso. En pleno 2021 es posible que a muchos usuarios les parezca que la zapatilla es demasiado pesada. Y lo cierto es que, mirando esa cifra de tres dígitos, cualquier podría pensarlo. La buena noticia llega al calzarte la Hierro V6 y comprobar que en los pies se nota más ligera de lo que su etiqueta dice. Siendo un corredor de peso bajo (63 kg), no he notado la zapatilla especialmente pesada. De hecho, mi sensación ha sido muy parecida a la que llevo con la zapatilla que he estado usando anteriormente y cuyo peso es de 306 gramos.

MEDIASUELA CON FRESH FOAM X

En la mediasuela la Hierro V6 integra su sistema de amortiguación Fresh Foam X, una tecnología que mejora en varios aspectos al clásico Fresh Foam de New Balance, entre ellos la suavidad, el retorno de energía (es más rebotona) y la flexibilidad. Los primeros días de uso la sensación era la de llevar una zapatilla más esponjosa que otras de la colección de New Blance con sistema Fresh Foam (el clásico, no el X). He corrido muchos kilómetros con ella y la espuma no pierde identidad en ningún momento. Gran noticia, sobre todo para los corredores de larga distancia.

Si nos centramos en la suela, ningún cambio. Se mantiene la apuesta por la suela Vibram Megagrip, una de las más prestigiosas del mercado, con tacos bidireccionales y variedad en sus geometrías según las zonas de apoyo del pie. Se mantiene la aleta en la parte trasera, una pequeña prolongación de la suela que nos otorga un mayor porcentaje de superficie de apoyo y mayor estabilidad cuando pisamos de talón. Esta fue una novedad de la versión 5 que se mantiene en la 6 y que aunque algunos usuarios han criticado, en mi opinión no es que no solo no moleste; es que, como digo, ayuda en el aterrizaje de la pisada si eres muy talonador, como es mi caso.

La New Balance Hierro V6 es una zapatilla que va muy bien en terrenos pisteros, compactos, senderos en buen estado, e incluso por asfalto no nos sentiremos tan incómodos como con otras zapatillas de montaña, ya que su suela no tiene un perfil demasiado agresivo y sus tacos no son excesivamente altos. Por este mismo motivo en terrenos mojados o embarrados hay que extremar las precauciones; algún resbalón nos hemos llevado al pasar por zonas con mucho barro acumulado.

En resumen, zapatilla para correr largas distancias con comodidad y amortiguación, con una sensación esponjosa permanente que no desaparece con el paso de los kilómetros.


6 zapatillas para INICIARTE en el TRAIL RUNNING

 

Probamos a fondo el cinturón Nakama de HOKO Sport

Relacionado

A PRUEBA | Cinturón Nakama de HOKO Sport

Pantalon corto training HEAT.RDY de Adidas

Relacionado

A PRUEBA | Pantalon corto HEAT.RDY de Adidas

Los mejores vídeos