Combate el frío con la alimentación

Para combatir el frío no basta con abrigarse bien, nuestro cuerpo demanda alimentos calientes y calóricos, por lo que es vital que nuestra alimentación se modifique.

Julia Niño

Combate el frío con la alimentación
Combate el frío con la alimentación

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


La bajada de las temperaturas ya es una realidad, ha llegado el frío. Además de abrigarnos bien, ducharnos nada más terminar de entrenar para no quedarnos frías, el cuerpo nos pide comida caliente, dejamos los gazpachos para dar paso a las sopas... y de ahí que debamos modificar nuestra alimentación.

Pautas para modificar tu alimentación en invierno

1. Hidrátate bien aunque en invierno el cuerpo nos pide menos agua. Es el primer punto y casi más importante ya que las necesidades de hidratación siguen estando ahí. Una buena manera de hacerlo es con infusiones y caldos de huesos.

2. Cocina con cebolla, jengibre y ajo que refuerzan nuestro sistema inmunológico y se pueden añadir a prácticamente cualquier plato. La cebolla tiene propiedades antireumáticas; el jengibre puede añadirse a infusiones, asados, guisos o zumos y tiene propiedades antiinflamatorias y expectorantes, por lo que es recomendable su consumo en caso de infección de garganta o catarro y el ajo contiene alicina, un compuesto con efectos antibióticos y antioxidantes.

3. Prepara caldos y sopas caseras. Son imprescindibles en inviernos ya que nos ayudan a mantener la temperatura corporal adecuada y además nos mantiene hidratados pero huye de las comerciales que son totalmente artificiales e incluyen demasiada sal y añade siempre verduras.

4. No te olvides de los cereales, la clave está en escoger aquellos que más fibra contienen. Los cereales integrales, los granos enteros, las legumbres, además de energía aporta una buena cantidad de fibra y nos ofrecen más vitaminas y minerales que sus pares refinados.

5. Ni de la fruta aunque en verano sea más atractiva, debes consumir al menos 3 raciones al día, sobretodo ricas en vitamina C como son las naranjas, mandarinas o el kiwi.

4. Aumenta el aporte calórico ya que te lo pide el cuerpo, con el frío gastamos más calorías y por ello el aporte energético de los alimentos debe ser mayor. Apuesta por el consumo de grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra, el pescado azul, el aguacate, las semillas, los frutos secos...


PÓDCAST: ¿Por qué los problemas dentales pueden afectarnos muscularmente?

Puedes suscribirte al pódcast CORREDOR en las principales plataformas: iVOOXApple y Spotify.

Las necesidades de hidratación de las mujeres

Relacionado

Las necesidades de hidratación de las mujeres

Las necesidades alimentarias de las corredoras

Relacionado

Las necesidades alimentarias de las corredoras

Nuestros destacados