A PRUEBA | Bidón flexible 226ERS Soft Flask

Muy útil y con medidas variadas

Pablo Martínez Serrano

Así es el práctico 226ers Soft Flask
Así es el práctico 226ers Soft Flask

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


Hemos tenido la oportunidad de probar los bidones flexibles de 226ers. Hemos sometido a test los siguientes formatos: de 250ml y de 500ml. Sin embargo, también hay una opción de 300ml. Decidirse por cuál comprar no es sencillo ya que habrá entrenos o carreras cortas donde con el bidón más pequeño sea suficiente y entrenos en las que agradecerás haber llevado más agua. 

La opción de 250ml es ideal para carreras cortas de menos de una hora. El flask es muy pequeño y encaja a la perfección en los bolsillos de las mochilas de correr o un cinturón de porteo. Una vez en posición, te puedes casi te puedes olvidar de que lo llevas ya que con tan poca agua y siendo tan ligero no se nota en carrera.

En cuanto a la opción de 500ml puede que tengas mayor complicación para encajarla en bolsillos. En las mochilas de trail que hemos probado la botella encaja a la perfección. Sin embargo, en cinturones de porteo puede que los bolsillos no sean lo suficientemente grandes. Esto no implica que no puedas llevar la botella en el cinturón, simplemente tendrás que colocarla de forma que la boquilla sobresalga un poco, lo cual tampoco se nota ni es molesto en carrera.

Ambas opciones son “BPA free” y de materiales reciclables. Esto es un punto a favor para que no tengas que preocuparte porque el deterioro de la botella suponga un peligro para tu salud. Cada vez son más y más los fabricantes que apuestan por productos libres de BPA. Otro punto fuerte es la boquilla, la cual es muy cómoda de utilizar. Basta con morder levemente el final de la boquilla y el agua empieza a fluir.

Una cosa que hay que considerar en ambas botellas es que la boquilla debe cerrarse bien y asegurarse de que está cerrada. Con los saltos de la carrera, se genera presión en el interior del bidón y si la rosca no está apretada hasta el fondo puede filtrarse un poco de agua a través de la base de la boquilla. Con esto dicho, basta cerciorarse tras llenarla apretándola un poco que no haya pérdidas y listo para correr. La sensación general de los bidones que son de buena calidad y funcionan estupendamente. Ahora solo falta decidir cuál es la mejor opción para ti: 250ml, 300ml o 500ml.


226ers Soft Flask
226ers Soft Flask

 

A PRUEBA | Energy Shot 226ers

Relacionado

A PRUEBA | Energy Shot 226ers

Totum Sport Hypertonic Solution

Relacionado

A PRUEBA | Electrolitos de Totum Sport, hidratación ideal para largas distancias