4 cosas que debemos hacer a medida que cumplimos años

Una vez que descubres que correr es un viaje que te devuelve diez veces lo que siembras, podrás tomar mejores decisiones acerca del entrenamiento... y de la vida.

Linda Sansegundo

4 cosas que debemos hacer a medida que cumplimos años
4 cosas que debemos hacer a medida que cumplimos años

Los excesos de joven se llevan de otra manera, es una realidad… entrenamientos sin control ni descanso pautado, alimentación durante varios días a base de pizza, hamburguesa o lo que se tercie… las pesas de refilón, el core de lejos…

Pero cuando cumplimos años estos excesos no perdonan y probablemente paguemos los anteriores… por lo que, tengas la edad que tengas nunca es tarde para tomar las riendas del orden y la constancia, tanto en el entrenamiento, como en la alimentación como en el descanso.

DESCANSA

Una cosa en la que por lo general todos los atletas, expertos y entrenadores están de acuerdo es en dormir lo suficiente para un rendimiento óptimo.

A medida que envejeces, necesitas más tiempo de recuperación entre esfuerzos duros para que tu cuerpo se pueda “reparar” adecuadamente.

Las corredoras necesitamos reparar el daño para reconstruir adecuadamente el tejido muscular. El sueño adecuado no sólo nos favorece ese proceso sino que también permite también que la mente descanse y se recupere.

La testosterona promueve la síntesis de proteína que es vital para la reparación y el crecimiento muscular; por lo tanto, las mujeres necesitamos más tiempo de recuperación de entrenamientos duros que los hombres y más descanso y tiempo de recuperación integrado en sus programaslos planes de entrenamiento.

HIDRÁTATE BIEN

A medida que envejecemos nuestro nivel de sed disminuye , lo que puede conducir a la ingesta insuficiente de líquidos. La tasa de sudoración también disminuye con la edad, y la función renal se reduce. Como resultado, es más probable que nos deshidratemos.

Debemos empezar a tomar líquidos adecuados en las 24 horas anteriores a entrenar o competir y continuar para hidratar durante y después de la actividad. Sin embargo, también sabemos que si tomas demasiada agua puedes llegar a sufrir una hiponatremia (trastorno hidroelectrolítico definido como una concentración de sodio en sangre por debajo de 135 mmol/L). 

Las mujeres tenemos mayor riesgo de hiponatremia debido a varios factores, donde las hormonas tienen mucho que decir.

ENTRENA LA FUERZA

Muchos estudios muestran que a medida que envejecemos, perdemos masa muscular y más si somos sedentarias. Estas pérdidas se pueden compensar, sin embargo, con el aumento  de ejercicio y trabajando la fuerza.

¿Cuántas veces hemos insistido en que debería ser obligatorio que las mujeres entrenemos la fuerza independientemente de que seamos corredoras o no? Pero si además nos gusta sumer kilómetros, con más razón aún.

HAZ LO QUE TE APETEZCA

No lo has leído mal...  no significa que debas ser descuidada, pero sí que de vez en cuando le des al cuerpo lo que te pida y entrenes lo que te apetezca a los ritmos que tu corazón te marque, sin reloj, solo por sensaciones.

Disfruta de esa sensación de libertad y seguridad que además te aporta el conocerte perfectamente.

Piensa en el tiempo que deseas entrenar. ¿Es solo por esta semana? ¿Este mes? ¿Este año? ¿O es para muchos años ? Una vez que averiguas que correr es un viaje de por vida que te devuelve diez veces lo que sufres, podrás tomar mejores decisiones acerca de el entrenamiento... y de la vida.

Las subidas y bajadas de estrógenos implican riesgos de lesión

Relacionado

Las subidas y bajadas de estrógenos implican riesgos de lesión

Qué no debe faltar en la alimentación de una corredora

Relacionado

Qué no debe faltar en la alimentación de una corredora