15 rutas para correr este verano: bosque de Chelo

Os seleccionamos quince rutas (esta es la décima) por las que correr, a las que escaparse a bajar las cervezas, por las que hacer más sitio para la siguiente merienda, esmorzaret o lo que se tercie. Que para eso estás de vacaciones. Para eso y para más, pero ya nos entendemos.

Hacer cualquier cosa en Galicia siempre es un placer. Luis Arribas.
Hacer cualquier cosa en Galicia siempre es un placer. Luis Arribas.

El equipo de CORREDOR\ sigue trabajando con gran esfuerzo e ilusión para manteneros informados. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de las ventajas de hacerte prémium, suscríbete a nuestra web aquí (el primer mes es gratuito*).


En las rías coruñesas he descubierto un trozo de bosque de río que no puedo quedarme para mí. Es el pequeño río Mandeo, que termina desembocando en la marinera Betanzos. Es cuestión de tomar el coche hasta la aldea de Armea. Hay una zona cómoda de aparcamiento pegados a la carretera N-651, al lado de un hórreo y un par de bares. Cruza las calles de la aldea siguiendo las indicaciones de Corax (una pluma del cuervo negro). Irás descendiendo por un preocupante entramado de carreteras asfaltadas pero bajo una frondosa cubierta de bosque original de ribera.

El paraíso es más exagerado al llegar al puente de Teixeiro, al que se llega sin pérdida alguna. Cruza el Mandeo y gira a la derecha por la otra orilla del bosque. Esta pista de tierra es solamente un prólogo a la exagerada vegetación de río por la que vamos a ir. En unos minutos más llegamos a Chelo. A su centro de interpretación cruzamos por la pasarela. Llevamos dos kilómetros y medio e iniciamos un tramo en el que quizá haya que alternar correr y caminar. Esto convierte a esta ruta en un paraíso para todos los niveles. Lo que se trata es disfrutar de la cantidad de verdes y del sonido y el frescor del agua. Así que seguimos senda del río adelante. En la ida nunca hay que dejar de tener el Mandeo a nuestra izquierda. Tendrás áreas de agua remansadas, escalones para esquivar el inevitable tronco caído y decenas de pausas para la foto más verde de tus vacaciones.

Un lugar ideal para darle sosiego a nuestras zancadas. Luis Arribas.
Un lugar ideal para darle sosiego a nuestras zancadas. Luis Arribas.

Sobre el kilómetro 4,5 llegamos al viejo balneario de Bocelo, que estuvo en funcionamiento el siglo pasado pero que en los años cuarenta fue pasto de las llamas. Hoy dia es un fantasma espectacular comido por el verde. Apenas trescientos metros más de progresión llevan al puente de Zarzo, que no tenemos que cruzar sino que, en él, nos damos la vuelta resistiendo las tentaciones de abrazar un castaño o chapotear en sus aguas. Podréis recuperar el trote, río abajo, pasados unos tramos que ya conocéis, y encarar la bajada al centro de interpretación de Chelo bordeando unas aguas remansadas que parecen sacadas de una película.

SI QUIERES RECIBIR LA ACTUALIDAD DEL MUNDO DEL CORREDOR EN WHATSAPP, PINCHA AQUÍ.

Tras la pasarela y regresar por la pista de tierra a Teixeiro, cruzamos el Mandeo a la izquierda, hacia la dura subida asfaltada y sin equivocarnos de lado. Un par de revueltas a más de un 15% nos llevan agónicamente a nuestro punto de salida aunque no son más que 800 metros de rampa, gentilmente ofrecidos a tus piernas por esta geología homicida del noroeste español. Pero no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo aguante. Además, la recompensa que te ofrecemos a continuación lo compensa con creces.

EL SECRETO DE CORREDOR

Betanzos está en el punto de mira de las dos Españas, las que matan por la tortilla de patata con cebolla y sin ella. Ambas miran con recelo el estilo de esa tortilla característica, poco cuajada, todas opinan y pocas han cogido el coche para hincharse a tortilla y entender lo de las patatas y los huevos de corral. Pero Betanzos guarda un secreto más. Al lado del puente de entrada de los peregrinos, en la orilla de las aguas de su ría, hay un lindo restaurante nuevo donde todo resplandece. El producto marino y las hortalizas y carnes de la zona brillan porque un matrimonio de jóvenes cocineros regentan un sitio que va más allá de la cocina gallega. Abandónate a uno de los todavía económicos menús degustación de A Artesa da Moza Crecha (Pº Antolín Faraldo, 10, Betanzos) y disfruta de las cosas que saben hacer los cocineros de hoy día. Luego nos cuentas.

Archivado en:

A pocos kilómeyros de Salou disfrutas de paisajes tan bonitos como este. Freepik.

Relacionado

15 rutas para correr este verano: Pasarelas de Salou

Menos mal que nos queda Portugal... que por otra parte es bien bonito. Luis Arribas.

Relacionado

15 rutas para correr este verano: Oporto, ver irse el Duero

La ruta castellonense nos regala rincones tan acogedores como este.

Relacionado

15 rutas para correr este verano: entre naranjos por Burriana

Nuestros destacados